lunes, junio 30, 2003

¿Sobrevivirá el fútbol a Beckham?


Beckham llega el miércoles a Madrid y con él cambia el partido. Beckham es una megaestrella de una constelación todavía inexistente en España. Une pasión adolescente, simbolismo de clase (para los ingleses), corazón cuché y fútbol.
La Liga no ha tenido nunca nada parecido. Hasta ahora los futbolistas son pateadores de balón y pese a las camisetas estridentes, los peinados de pasarela y las poses chulescas, nunca han pasado al ámbito del auténtico star system.
Ronaldo es grande, pero como balón de oro. Zidane puede ser estratosférico, pero nadie se imagina a las jovencitas corriendo tras él. Raúl tiene esa cara de niño bueno de instituto que su cambio agresivo de look (sobre todo después de su boda) no consigue disimular.
Las ruedas de prensa de los futbolistas son uno de los últimos reductos del machismo mal entendido, con jovenzuelos lenguaraces soltando tacos para solaz de apoltronados periodistas deportivos. Y el taco sin "intención" ya no se lleva.
Pero el ídolo no hace esas cosas.
Llega Beckham. Y en él confía Florentino Pérez para que la burbuja de la Liga de las Estrellas no caiga antes que la inmobiliaria. Ya le echará una mano Polanco, por Audiovisual Sport que le trae.
¿Se imagina la escena del ídolo con Alfonso Celemín –ese simpático español pequeño, regordete y feo– en el glorioso césped de Chamartín? ¿Resistirán las cámaras y la (supuesta) nueva audiencia el contraste? ¿Cambiarán al hispánico Celemín por Anne Igartiburu, esa nueva raza hispana y cosmopolita a la que no se conoce mala palabra? ¿Reconciliará el inglés a adolescentes y padres ante los minutos deportivos del televisor?
¿Pondrán definitivamente el fútbol antes del Telediario, con Ana a la cabeza? Así pelota, sexo aspiracional y glamour irán juntos. Quizá sea el momento para eliminar definitivamente del Telediario los muertos feos y los políticos horrorosos. Un mundo feliz.
¿Por qué no establecer un umbral de belleza (aunque sea artificial) para salir en la tele?
Dicen las malas lenguas que los Beckham, David y Victoria, se aburrirán en la meseta. No hablan español, no tienen amigos, Marbella no es Saint Tropez, Victoria aquí no pinta nada frente a las Ketchup, Pocholo y Sardá, y no tenemos prensa amarilla, sólo TV basura.
El Hola ya piensa en multiplicar sus ventas en el mercado hispano de Estados Unidos pero, ¿están preparados Marca y As para el ídolo y sus fans?
¿Cómo se recibirá a las chicas de Cosmopolitan en los entrenamientos? ¿Resistirán los raciales fotógrafos deportivos el empuje bucanero de los paparazzi?
Los cantantes de ópera se quejan de la pujanza de los directores de escena, empeñados en la buena presencia frente al virtuosismo sustentado en peso y potencia vocal.
¿Pasará lo mismo con los futbolistas? ¿Sólo los reservas y los defensas podrán ser feos?
Menos mal que Rivaldo ya no juega en España.
El Madrid intenta poner coto prohibiendo a la prensa del corazón asistir a la presentación.
¿Resistirá el mito Beckham sin prensa amarilla (declarada)?
¿y el fútbol a Beckham?

viernes, junio 27, 2003

La entrevista que no fue


Si la realidad no debe estropear nunca un buen titular, tampoco la falta de noticia lo debe hacer. Al menos eso deben creer Raúl Heras y El Mundo.
El pasado jueves, Heras, muy activo en el escándalo de la Federación Socialista Madrileña gracias a sus contactos con el sector de la construcción por las revistas que edita, publicaba una entrevista inexistente con la diputada traidora María Teresa Sáez.
Heras, a la caza de la noticia a toda costa, llama por teléfono a la diputada y reproduce su conversación para convencerla de que hable. En el diálogo la adula y trata con familiaridad, con una proximidad que no existe para el lector y que revela lazos no explicados en la información.
El periodista consuela a la diputada y la presenta como si fuese una figura del socialismo madrileño ("una mujer como tú, muy metida en la lucha en los barrios"), posición desmentida por su propio diario, que en casi un mes de crisis ha destacado repetidamente la escasa relevancia política de la penúltima diputada de la lista socialista (número 47) que consiguió escaño. El Mundo la llamó "la diputada que no habla ni escribe" por su mínimo trabajo en la anterior legislatura y por su silencio en la crisis.
El silencio persiste, pero Heras tiene su entrevista trampa. Un ejemplo de cómo la proximidad a las fuentes, las relaciones inconfesables y el ansia de triunfo emborrona la credibilidad.

jueves, junio 26, 2003

Escenas de la televisión de todos | Telediario 1

¡Qué bonita la cultura boba!


Lo malo de los ingleses es que siempre han despreciado al resto del mundo, a no ser que fueran sus colonias. Por eso no leen autores extranjeros, con excepción de algún americano, algún francés clásico y algún ruso imprescindible. Sólo García Márquez representa al castellano en la lista de las cien novelas más amadas por los británicos.
Por eso no es de extrañar que se líen, como hace Sarah Brightman, la estrella de los musicales de Andrew Lloyd Weber en la escena londinense.
TD-1, acabadas las genuflexiones al Gobierno y el relato del mundo feliz que nos rodea, Ana Blanco la emprende con la piececilla cultural que tan bien queda de remate.
Y sale Sarah. Ella es como nuestras folclóricas que nunca envejecen a fuerza de bisturí y gimnasio, pero en los michelines se va apagando su mirada de Yorkshire Terrier (que ella intenta colar por gatuna). El problema con Sarah es que mientras Cher y María Jiménez levantan Chueca, la Sarah no levanta ni la fila 12 del cine de mi pueblo.
Presenta su último disco, Harem y su visita a España en una pieza de esas que las discográficas deberían pagar en la televisión de todos. La chica se hace un lío intelectual con el Oriente Medio, Lawrence de Arabia y los Siete pilares de la sabiduría. Se ve que ella no ha pasado del atrio reimaginado por Prada para Hábitat. Y,claro, la pobre periodista tampoco.
Arranca el video de Harem y la voz en off la presenta como una canción de inspiración oriental, como todo el disco. TVE ni huele que Harem es una versión de Cançao do mar, una maravilla de Dulce Pontes, la renovadora del fado que declara padre adoptivo a José Afonso, madre espiritual a Amalia Rodrígues y primos a los cantos norteafricanos.
Es aquella canción que volvía loco a Richard Gere en una película antes y después de una matanza.
Lo malo no es que la periodista no lo sepa. Lo malo es que no lo averigüe. Está en el pressbook, está en la web de Sarah y su presentación del disco. Está en los créditos del CD.
La televisión boba de todos.
Para que luego José Antonio Sánchez diga que no hay telebasura. Será porque no ve los informativos.
Escenas de la televisión de todos | Los desayunos de TVE 1

El chapapote y la ministra


Elvira Rodríguez, ministra de Medio Ambiente, dice en Los desayunos de RTVE que las playas gallegas y cantábricas estarán resplandecientes en verano. Y se queda tan ancha, con perdón.
Entretanto tiene que reconocer que el chapapote ha enlutado 60 playas, pero eso sí, se recogerá enseguida gracias a la diligencia de su ministerio y el de Fomento, con el inefable Cascos al frente.
Desconozco el principio de Arquímedes del chapapote, pero si la ministra hoya con sus pies las arenas atlánticas o cantábricas comprobará que los pies negros no salen sólo en las películas de John Ford.

viernes, junio 20, 2003

Leed a Orwell


En estos días de diarios saturados de columnas y artículos perfectamente prescindibles, totalmente partidarios, a menudo poco inteligentes y todavía peor escritos, es un placer leer los escritos periodísticos y ensayos de George Orwell, muerto a los 47 años en 1950 y cuyo nacimiento cumple un siglo el próximo miércoles 25.
Orwell escribió como vivió. Comprometido, observador, reflexivo, sincero. Su estilo es musical, vivo, de gramática inteligente y verbo agudo, sin concesiones a la literatura. Sus novelas son un monumento antitotalitario –1984, Rebelión en la Granja–, sus artículos y ensayos una lección para todo periodista.
Leed a Orwell. En Birmania, donde fue policía colonial, abominó del colonialismo, y en España, donde luchó por la Republica y una bala dañó esos pulmones que lo llevarían a la tumba, se desengañó del socialismo y el nacionalismo, como tantos españoles hicieron y hacen. Vino a España a padecer los males de la tierra, más universales de lo a veces parecen, y volvió a la brumosa Inglaterra para escribir sobre ellos. Su testimonio es Homenaje a Cataluña, libro sincero.
Entre sus ensayos, algunos traducidos al castellano, hay maravillas como El ahorcado, testimonio vívido de la pesadilla colonial; Los chicos de los semanarios, sobre la prensa sensacionalista y sus torticeros mensajes; escritos políticos como El león y el unicornio, Apuntes sobre el nacionalismo o Mi país a la derecha o la izquierda; y delicias como Buenos malos libros o El declive del asesino inglés.
Leed a Orwell. Hay más estilo y más pensamiento en dos de sus frases que en la mitad de la prensa del día.
No te lo pierdas, aprovecha los aniversarios y apaga la tele. Sólo salen Beckham y Yola.

¿Un nuevo medio?


La explosión de los weblogs hizo pensar a muchos en el nacimiento de un nuevo medio. Pero si el medio es el mensaje, MacLuhan dixit, el gozo ha acabado. El negocio de los medios, la política y los asuntos que se mueven alrededor dominan los blogs más famosos. ¿Dónde está entonces la novedad? ¿En el lenguaje? ¿En el relajo de las exigencias de precisión, veracidad y diferenciación entre hechos y opinión?
Mark Glaser analiza la blogosfera norteamericana y llega a esa conclusión. Los más famosos bloggers son periodistas tradicionales que salen de los medios tradicionales –revistas y diarios, especialmente– montan un blog propio o lo escriben para un gran medio y comentan la actualidad con partidismo, sarcasmo, metalenguaje y mucho mirarse el ombligo mutuamente (blogrolling).
El estilo suele ser acerado, sarcástico y más dirigido a las tripas que al cerebro. La ideología anda repartida, con tendencia conservadora, pero son partidistas sin más concesiones que un punto antisistema muy marketinero.
No hay grandes escritores ni grandes pensadores, pero son ocurrentes y fáciles de leer. Algunos han desarrollado un lenguaje blog original y otros escriben como si lo hicieran en otro medio pero con hipertexto.
Un vistazo a la blogosfera hispana indica su temprano desarrollo. En un mapa de la blogosfera elaborado por Álvaro Ibañez se puede ver cómo dominan los informáticos y proveedores de herramientas de publicación: Barrapunto, Blogalia y Bitácoras, hay un fuerte grupo vasco alrededor de Bitako y dos núcleos más alrededor de Orihuela y Bandaancha. Por ahí andan también pioneros digitales como Juan Antonio Millán, Ramón Buenaventura o Libro de Notas.
O sea, gente de los ordenadores y de la comunicación con algún outsider.
El reflejo de lo que son los blogs en Estados Unidos estaría en España en los confidenciales, pero ahí el genio gansteril patrio ha encontrado acomodo. Eso es materia de un chapuzón con bombonas y linternas abisales. Para otra.

jueves, junio 19, 2003

La guerra empujó las webs de los diarios


La cobertura de la guerra de Irak produjo un fuerte aumento de visitas a las webs de los diarios, según los datos del último avance de OJD. El empujón de marzo fue de alrededor del 25% en los diarios nacionales y un poco más modesto en los líderes regionales.
En abril se mantuvo la afluencia de internautas, aunque con ligeros descensos, gracias sobre todo a la campaña electoral.
El Mundo fue el diario nacional que mas creció en el mes de marzo, casi un 28%, y llegó a los 25,7 millones de visitantes. Le siguió El Periódico de Catalunya, con un aumento del 26% y 1,48 millones de visitas. ABC fue el tercero con casi tres millones de visitas, un incremento del 25% respecto a febrero.
Entre los diarios regionales destaca el fortísimo tirón de Heraldo de Aragón, que en marzo llegó a los 535 mil visitantes, un crecimiento del 41%. Las visitas de abril, 496 mil, confirman el fuerte tirón del diario tanto en la guerra como en la precampaña electoral. Sin embargo, en Alexa no se refleja esa subida espectacular.
Diario Vasco subió un 22% hasta 428 mil visitantes. La Verdad atrajo a 454 mil, una subida del 18% sobre febrero. Ideal de Granada subió un 17%, hasta las 503 mil visitas. El Correo creció un 9% y registró 860 mil visitantes. La Voz de Galicia llegó a las 879 mil visitas con un aumento de un 8%.
Como se ve, crecieron más los diarios nacionales y los locales que los regionales.
Pero como ya comentamos respecto a los diarios nacionales (ver más abajo La política es más apasionante), los resultados del 25-M y la cobertura poselectoral. Véase por ejemplo la curva comparada de El Correo y La Voz de Galicia, los dos grandes diarios electrónicos regionales.

miércoles, junio 18, 2003

La Red se moviliza contra los diputados corruptos


La traición de los diputados Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez ha puesto a la Red en pie de guerra. Posiblemente, y tras el ensayo general de la oposición a la guerra de Irak, es la primera vez que en España la política y la movilización de los ciudadanos se mueve más rápido en internet que en la calle, y que el ciberespacio se convierte en foro político de relevancia e instrumento de movilización.
Un espacio que los medios tradicionales continúan sin atender.
Páginas como la del Foro Social de Madrid, que agrupa a sindicatos, asociaciones cívicas y de vecinos, alternativos, antiglobalización, periodistas sindicados y otros, o Democracia Cívica, página promovida y mantenida por el diputado e intelectual socialista Manuel Escudero, llaman a la respuesta directa ciudadana contra el transfuguismo de los diputados autonómicos madrileños.
Eduardo Tamayo también es relacionado en la Red con la oposición antichavista. El PSOE tuvo que desautorizar unas declaraciones contra el presidente venezolano Chávez realizadas durante una visita de parlamentarios al país sudamericano en 2002.
Los medios tradicionales siguen sin enterarse de que en internet actúa la gente más activa, la que crea opinión en su vida cotidiana y la multiplica en las comunidades virtuales
Tampoco lo hacen las instituciones tradicionales. Véase el ejemplo del propio PSOE, que no se da por enterado en su web de cómo anda de revuelto el ciberespacio por su causa y del aluvión de socialistas de base indignados por la falta de control y ética de sus cuadros.
Quizá hagan falta menos mítines y frases orondas para los medios y más escuchar a la gente, de viva voz o en la pantalla.

martes, junio 17, 2003

La política es más apasionante


El 25-M ha marcado el récord de visitas a los diarios españoles, según la clasificación de Alexa. El resultado de las elecciones locales y autonómicas aupó a los diarios de Madrid a sus mejores puestos en la clasificación mundial, por encima de la cobertura de la guerra de Irak.
Si la guerra fue muy seguida por Internet, más lo ha sido el resultado de las elecciones, que ha aupado a elmundo.es al puesto 140 de la clasificación mundial, elpais.es llegó al 500 y abc.es ha conseguido sus mejores registros históricos.
El Mundo continúa siendo la primera web informativa española y así lo demostró en la cobertura de las elecciones.El Mundo y ABC han tenido comportamientos prácticamente miméticos tanto en la guerra como en las elecciones. Contrastan con la marcha de El País, que tuvo un bache importante en la cobertura de la guerra. Sin embargo, la traición de los diputados autonómicos socialistas de Madrid le ha dado un empujón que lo ha aupado a su mejor registro en lo que llevamos de año.
El comportamiento de los diarios sugiere que la política nacional es uno de los grandes focos de interés en la web, como ocurre también en otros países como Estados Unidos o Gran Bretaña, en los que el desarrollo de las páginas y blogs políticos está siendo impresionante.
También se puede deducir que en las elecciones, los internautas han acudido a los diarios por adscripción, una pauta muy similar a la que siguen cuando compran el papel.
El best spot de El País indica que los socialistas han acudido a su biblia cuando las cosas se han puesto feas.

viernes, junio 13, 2003

Atento, pueden estar escribiendo sobre ti


Chesterton escribió una vez que el trabajo de los periodistas era decirle a la gente que "Lord Jones ha muerto" cuando nadie les había dicho que estaba vivo. ¡Cuánta razón! Lo malo del periodismo, y más en tiempos de saturación es que maldita la falta que tiene la gente de que le hablen de villanos y héroes de papel cuando hay tantas cosas reales para distraerse.
Los escritores de necrológicas de los diarios con más tradición en el género se han reunido en Las Vegas (Nuevo México) para hablar de sus cosas. No es una apuesta, es la Quinta Conferencia de Autores de Necrológicas. ¿Será para ponerse de acuerdo sobre quién escriben? ¡A temblar, malditos! Quizá intercambien nevera. ¿Cuántas necrológicas habrá sobre el Papa? ¿Y sobre Bin Laden?. Si Six Feet Under es un éxito en la televisión de todo el mundo porqué no iba esta gente a hacer un congreso en plan Hotel Glam.
Lo cuenta el especialista de The Daily Telegraph. No te pierdas la foto. Dos tipos y una mujer vestidos de negro en un cementerio. Uno lleva sombrero vaquero y todos leen sus respectivos diarios. Esa es la clase de chic que los españoles, con nuestro ridículo católico a cuestas, nunca tendremos.
Cuentan los escritores de necrológicas que mientras sus compañeros de la redacción cubren tormentas ellos escriben sobre el fallecido rey de Burma, ¿vivía? Sí, admiten que a veces es un poco raro, pero recuerdan que las colecciones de muertos de papel están siempre entre los libros más vendidos.
Anímate, date una vuelta por Las Vegas y escribe. Hay incluso renovadores del género como el Boston Globe (ver Necrógicas con historia) que han sacado a los muertos de sus tumbas.

Salam Pax, el misterio desvelado


Salam Pax lee The New Yorker en un hotel de Bagdad y espera a un periodista para el que trabajará como traductor. Salam es su nombre real y con el que será conocido en la blogosfera por sus crónicas vívidas, coloristas, reflexivas y escépticas de la guerra (ver Guerra y paz en la blogosfera).
Tiene 29 años, pertenece a esa clase media iraquí que pudo estudiar en Europa y Estados Unidos, protegidos por el petróleo del desierto y la tiranía de la que llegaron para librarlos los americanos de George W. Bush.
Hasta The Guardian investigó sin éxito quién sería el blogger que gastaba tiempo, dinero y hasta arriesgaba su vida para mantener a sus lectores enterados de lo que ocurría bajo las bombas.
Se temió varias veces por su vida, especialmente cuando su blog dejó de actualizarse. Las dificultades de comunicaciones no le dejaban seguir. Él no tenía un teléfono satélite ni conexión por parabólica a internet como sus periodistas empleadores.
Pero su dinero le mantenía vivo, sus revistas informado y hasta le daba tiempo a leer a Philip K. Dick entre razia y razia por algo de información.
Peter Maass, periodista norteamericano colaborador de Slate y The New York Times, y uno de los reporteros que mejor ha contado la guerra (léase su maravilloso Good Kills) lo ha identificado: era su traductor.
Salam vuelve a bloguear y cuenta la llegada del heredero de la monarquía bagdadí:
"El rey ha vuelto. Bien, el pretendiente está aquí, uno de ellos, al parecer hay tres con esperanzas…
Hubo un momento en el que el gentío que intentaba conseguir la comida era mucho mayor que los que lo aplaudían"

O relata cómo un blogger consigue volver a publicar bajo égida del Tercer Cuerpo de Ejército norteamericano:
"Alá es grande. El viejo centro estatal de Internet en el distrito de Adil ha sido tomado por anarquistas que ofrecen acceso GRATIS. Sólo necesitas marcar un número de teléfono, sin contraseñas, sin preferencias especiales. ¿Quién ha oído algo así?"
Salam sigue siendo una de las voces preferidas de Bagdad. Eso sí, es un intruso, un blogger que según las normas civilizadas de los periodistas oficiales, esos que se agrupan en colegios para patrimonializar la expresión, no es periodista, sólo un intruso.
Alá lo tenga en su gloria.

viernes, junio 06, 2003

Crisis de liderazgo en el New York Times


El escándalo de Jayson Blair fuerza la dimisión de director y director adjunto | El Times recupera al anterior director, Joseph Lelyveld, para enderezar la situación | La redacción se divide entre quienes lloran la marcha y los que empujaron el desenlace

"Inundar la zona". Ese era el lema más repetido de Howell Raines, 60 años, ganador de un pulitzer, como director de la vieja dama gris. El escándalo de plagios e inventos de Jayson Blair y la usurpación de autoría de Rick Bragg, una de las estrellas del diario, ha acabado con un periodista que se hizo cargo del New York Times para convertirlo en un diario agresivo, de exclusivas y pegada, además de ser el diario de referencia de medio mundo.
Con él se va su director adjunto, Gerald Boyd, 52 años, el negro que ha llegado más alto en la jerarquía del Times.
El editor, Arthur Sulzberger Jr., heredero del imperio creado por su bisabuelo Arthur Ochs, anunció ayer la dimisión de los dos mandos y su sustitución temporal por Joseph Lelyveld, de 66 años, el director que les había dado paso.
A los cinco días de asumir su puesto, Raines y Boyd se enfrentaron al 11-S. Resultado: una inundación de pulitzers para la extraordinaria cobertura del Times. El colofón fue Portraits of Grief, la impresionante colección de perfiles de todos los muertos en los atentados de las Torres Gemelas.
Raines, que había sido editor de las páginas de opinión del Times, llegó a la dirección para modernizar el diario y dinamizarlo. Quería reporterismo agresivo, exclusivas y reventar los grandes temas.
Su método de inundar de reporteros los grandes acontecimientos pretendía realizar la mejor cobertura y dejar saciado al lector.
Le acusaban de dar un giro demasiado progresista al diario. Arremetió contra los republicanos, contra los clásicos del golf por no dejar participar a las mujeres y situó al diario contra la guerra de Irak.
Intentó renovar la información política con un sesgo más literario, más atención a las personas y menos concentración en los comunicados y las declaraciones.
Quizá fue demasiado. Quería triunfar y tenía prisa. Su fama de autócrata y sus modos imperiales fueron soportados mientras los éxitos lo siguieron.
Es el problema de los líderes solitarios. Cuando las cosas van bien eres un genio. Cuando se tuercen nadie saldrá a defenderte.
Los fraudes de Blair y Bragg fueron demasiado. Sulzberger Jr. se reunió hace pocos días con la redacción de Washington, la más aristocrática del Times, cuna de grandes directores como James Reston o Max Frankel, y tuvo que escuchar reproches sobre la gestión de sus directores.
Quizá la dimisión no ha sido tan voluntaria. Wall Street ha saludado alborozada la sustitución.
Lelyveld tiene un encargo: devolver el cariño que el exigente y autoritario Howell Raines no supo dar.

La crónica de la dimisión de Raines y Boyd en el NYT
El editorial sobre los ceses
La versión del Washington Post