Monday, March 13, 2006

Más medios, menos periodismo

"La nueva paradoja del periodismo es que más medios cubren menos informaciones". La redundancia y la falta de contenido propio son los mayores males del periodismo moderno y una de las razones de la falta de interés de la audiencia por los medios.
El informe The State of the News Media 2006, del Project for Excellence in Journalism, denuncia una tendencia que algunos señalamos desde hace años: los diarios y la mayoría de los medios son iguales, redundantes y aburridos.
Cada vez hay menos periodistas en los medios y más en los gabinetes de prensa y comunicación. Los reporteros ya no buscan noticias ni tienen tiempo para investigarlas, están demasiado atareados cubriendo el marasmo de ruedas de prensa, actos y presentaciones que se suman a los millones de notas de prensa que llegan a las redacciones.
Sobra comunicación y relaciones públicas y falta periodismo, información propia, original y diferenciada.
Y los nuevos medios no invierten suficientes recursos en producir información propia de calidad. Prefieren invertir en tecnología.
A pesar de la conversión en medios o distribuidores de contenidos de las empresas tecnológicas, los productos más valorados son producidos por los grandes medios y las grandes empresas de entretenimiento (música, cine, televisión). Sólo el periodismo 3.0 o ciudadano ha venido a crear contenidos originales (en cierta parte) y a ampliar la cobertura informativa y de opinión de determinadas áreas especializadas.
En muchas ocasiones, los únicos capaces de producir información de cercanía para los medios son los propios ciudadanos, que ya están empezando a ser profesionalizados para regular su participación y evitar problemas sindicales y de derechos de publicación.
La redundancia de los medios limita el conocimiento y el debate público, pero también el interés de la audiencia. Las grandes audiencias se reducen y crecen los productos de nicho y especializados, que sufren problemas publicitarios y suelen adolecer de falta de recursos para desarrollar sus redacciones y contenidos.
Llega el fin del modelo tradicional de mass media, de medios de comunicación de masas, y la resistencia de la publicidad a apostar fuerte por los medios digitales dificulta la creación de redacciones capaces de producir información propia y diferenciada.
El enemigo vive dentro del periodismo con la sustitución de la información de calidad e interés por las fuentes redundantes, los hechos y declaraciones repetidas, el famoseo, la lejanía entre medios y ciudadanos, la autocensura y el miedo a posiciones críticas con el poder (de cualquier naturaleza) y la propia sociedad.

Es el punto crítico de un informe que identifica otras cinco tendencias en gran parte también aplicables al periodismo español:
>> Crece la prensa nacional y pierden los grandes locales. La tendencia ya apareció en España hace dos años (y sigue) debido a las grandes campañas publicitarias y el esfuerzo promocional de las cabeceras nacionales. La crispación política también tiene su parte con la polarización de los lectores.
La prensa local sufre además su fuerte dependencia informativa y financiera de los poderes locales y autonómicos.
>> La búsqueda del negocio ha vencido a la vocación editorial en muchos de los grandes medios.
>> Innovación tecnológica: la apuesta es más firme en mercados como el norteamericano, pero los medios españoles también han comenzado a mejorar sus ediciones digitales y a invertir en nuevos medios y productos.
>> Nuevos medios vs. medios tradicionales. Cuanto más triunfan los agregadores y buscadores de noticias, más erosionan a los medios productores de información. Los portales incluyen contenidos y sustraen audiencia de los medios originarios, aunque también son responsables del aumento de tráfico de muchas ediciones digitales de medios tradicionales. Pero la saturación de contenido y la gratuidad restan fidelidad a la audiencia de los medios tradicionales.
>> La renuencia de la publicidad digital. El crecimiento es fuerte pero el pedazo del pastel es todavía escaso.
Son necesarios nuevos criterios para el periodismo de calidad, pero también nuevos modelos de negocio (como ya ocurre en la industria cultural) que vuelvan a fomentar la creación de contenidos e información, no su repetición y redundancia.

Sobre las bitácoras, la conclusión es clara: la mayoría de los contenidos de los blogs más leídos se nutren o dependen de la información producida por los Big Media y por otros blogs.
Eso sí, cambian el estilo y los formatos (subjetividad), animan la conversación (crisis de la mediación), amplían los puntos de vista y la selección de noticias (democratización informativa), y en determinados temas producen información propia, sobre todo en áreas especializadas y locales.
El estudio indica que están ayudando a mejorar y enriquecer la agenda de los medios tradicionales.

The State of the News Media 2006
P21 | Diarios aburridos e iguales
P21 | El enemigo vive dentro del periodismo
P21 | Nuevos criterios para el periodismo de calidad

13 comments:

  1. Sí, pero en los blogs la información "nueva" está demasiado diseminada, es difícil de localizar entre multitud de post repetitivos y, en muchos casos, carece de credibilidad si no está "enlazada" a un gran medio o fuente.
    A esto aún le falta otra vuelta de tuerca.

    ReplyDelete
  2. @ amalia

    La información en la red siempre estará muy diseminada, mas si se sabe buscar se encuentra. Con el tiempo yo he ido seleccionando mis fuentes bitacoriles. He ido optimizando el número de seguimientos, pasando de unos 140 a los 66 canales actuales, mediante un buen lector RSS (esa es la clave).

    Aquellas bitácoras que poco me aportan, pues las borro, que he de optimizar mi tiempo y energías. Y no soy el único que está en esa fase de reducción, hastiado de tanto ruido.

    La credibilidad se ha de trabajar día a día. Algunos ya la están adquiriendo, aunque sus opiniones no sean compartidas.

    Enrique Dans anota hoy al respecto en Lectores y lectores: http://edans.blogspot.com/2006/03/lectores-y-lectores.html

    Yo mismo he dejado de hacer el seguimiento diario a Menéame, eliminando el enlace fijo en la portada de mi web. Quien no mantenga un nivel de calidad/exigencia será de lectura prescindible. En mi caso, mi frecuencia de anotación ha ido disminuyendo estos meses, mas mantengo mi selección diaria de lo mejor, en mi entender, que leo cada día, compartiéndolo con el resto de mis lectores.

    ReplyDelete
  3. En pocas palabras, el periodismo 3.0 vive a expensas de lo que publican los otros medios... eso no es evolución sino tertulia de cafe o parasitismo

    ReplyDelete
  4. Sólo he querido decir que no me parece que esto esté "maduro", que está empezando y, al menos yo, no sé dónde terminará. Y me refiero al servicio, como información, como medio de comunicación, no a la tecnología, ni a casos concretos.
    Pero yo escribo uno de esos blogs que se hacen por pasar el rato. Como quien invita a los amigos a casa a tomar café. No soy una experta.

    ReplyDelete
  5. Amén a lo comentado en este post. No paran de crearse nuevos medios y, en igual proporción, crece el mimetismo en los contenidos de unos y otros. Si los grandes medios convencionales no apuestan por contenidos propios de calidad y exclusivos, los lectores perderán interés por leer uno u otro. Y al fondo de este problema está una verdad como un templo expresada en esta entrada: "Los reporteros ya no buscan noticias ni tienen tiempo para investigarlas (...)". Quizá los medios debieran replantearse su labor actual y reflexionar sobre una posible vuelta al origen de la profesión, al repoterismo a pie de los hechos noticiosos. Cuando la saturación informativa es creciente, la pervivencia de los medios informativos quizá pase por la creatividad y originalidad de sus contenidos. No se trata de abarcar mucho, sino de hacer una buena cobertura de aquello de lo que se informe. Creo yo.

    ReplyDelete
  6. Lo triste son las resistencias de determinados medios de comunicación.

    Mirar lo que pone el "Defensor del lector" del periódico de mi ciudad...no tiene desperdicio.
    http://www.elcorreogallego.es/index.php?option=com_wrapper&Itemid=60

    ReplyDelete
  7. Y, sí. Algo pasa con el periodismo. Y con los periodistas.
    Trabajo en un diario y después de 11 años de carrera -que incluyen en el medio experiencias en otros soportes- siento que la profesión me aburrió. Lo mismo sienten otros colegas. Algunos quieren salirse del camino, hacer otras cosas, alejarse de la presión del ambiente, radicarse en otro país y -me han confesado- hasta comprar licencia de taxi para ver qué pasa...
    En los establecimientos terciarios que dictan periodismo en mi ciudad, la matrícula se redujo a la mitad. Otro dato: la carrera de locución este año no se abre.
    Para colmo, he leído que se organizan jornadas para determinar qué camino seguir, cómo hacer para captar lectores, etc. y no encuentro que dichos coloquios arrojen líneas de acción concretas. Sólo los diagnósticos que todos conocemos.
    En fin.

    ReplyDelete
  8. Estoy de acuerdo con casi todos vosotros. Pero mi hastío, como periodista y lector, además de a los medios tradicionales, lo amplío a la mayoría de aportaciones del pomposamente llamado "periodismo ciudadano". El exceso de información provoca saturación. Lo más fácil del mundo, tanto en los medios como en los blogs, es repetir lo que ya han dicho otros. Pese a todo, no me canso de buscar y suelo encontrar perlas, aunque acostumbran a pertenecer al ámbito anglosajón. Lo más triste de todo es que también mantengo -más o menos- un blog...

    www.imaggomundi.blogspot.com

    ReplyDelete
  9. Internet ha supuesto para el desarrollo del periodismo grandes beneficios, sin ir más lejos el simple hecho de poder expresar públicamente lo que un periodista no puede expresar en su medio (por ejemplo www.sincolumna.com). Alcanza así una mayor independencia. Pero también ha supuesto efectos negativos para los que ejercen la profesión. Como describe Bella Palomo en su libro “El periodista on line”, el perfil del redactor ha cambiado. Las redacciones para esta función son minúsculas, con una o dos personas, normalmente jóvenes (becarios en muchos casos) con malos horarios y sueldos, lo que acentúa más si cabe la concepción negativa del periodismo en red al realizarse por gente inexperta sin apenas supervisión y que no sale de la redacción. Pero el medio se permite así tener un servicio las 24 horas del día. Se ha creado una figura del periodista que lejos de desarrollar su labor como creador de informaciones ve su capacidad limitada a transcribir textos del papel a la red para configurar la edición digital de su medio, o bien a base de teletipos, incumpliendo así uno de los tres objetivos que establece Leonard Sellers para el periodista on line: el de enriquecer una información más allá de un texto. La reducción de las plantillas (la informática permite que una persona haga la función de varias) deja poco tiempo para que estas redacciones digitales elaboren información propia, cosa que sólo se pueden permitir grandes medios. Esto no beneficia más que a la propia empresa, que es quién más sale ganando con un servicio de Internet, más barato y competitivo. Es ya necesario un ‘lenguaje de internet’ que evite que los medios conviertan sus ediciones digitales en un volcado de la prensa en papel.

    Adelina Sarmiento

    ReplyDelete
  10. nieves martín baena5/19/2007 12:21 PM

    ¿Periodista digital?

    ¿Hablamos de algo distinto cuándo decimos periodista y periodista digital? A priori, lo más lógico sería decir que no, un periodista es periodista independientemente del medio para el que trabaje. Al menos esa era mi opinión.
    Como estudiante de periodismo, la lección primera de redacción periodística en la facultad se nos explica la estructura de la noticia: “esta se escribe de acuerdo a la estructura de la pirámide invertida, en el lead se concentran las respuestas a las 6 preguntas claves del periodismo y posteriormente la información se ordenará jerárquicamente: lo más importante, en primer lugar”.Básico y sencillo consejo.
    El periodista digital, bien podría olvidarse de esa primera lección, su noticia así como su redacción textual pasaran a un segundo o tercer plano, él no informara al lector, el internauta sera quien elija como quiere informarse, este milagro solo es posible gracias a la infinidad de enlaces que acompañaran a su noticia a través de los cuales accederemos a fotografías, comentarios, foros, artículos relacionados, videos, audio...el saber universal en tu mano con un solo clic. Sin decir en ningún momento que esto sea negativo, mi duda reside en si realmente podemos llamar a este torbellino de datos periodismo.
    En mi opinión no, llamémoslo recopilación de fuentes o de datos, llamémoslo documentación informativa, pero no periodismo.
    El fuerte del “periodista digital” no son la palabras, su fuerte es saber relacionar datos a través de enlaces para que el consumidor se informe como le apetezca. Concedemos al periodismo digital y al hipertexto el titulo de la “nueva formula del periodismo” : rápido, interactivo, personalizado...y no caemos en la cuenta de que no es más que una base de datos o un catalogo informativo y, con perdón, deberíamos saber que eso hace ya tiempo que está inventado

    ReplyDelete
  11. omar quesada perez5/19/2007 6:32 PM

    Periodismo digital ¿apéndice del tradicional o profesión autónoma?

    Las diferencias entre el periodismo tradicional y el nuevo periodismo de los cibermedios empieza en la ley que no recoge ninguna de las dos. Las diferencias técnicas también los marcan como dos caminos paralelos. Por ejemplo, el texto lineal en el impreso (la información está limitada) frente al hipertexto del digital (la información parte de un tronco principal y tu vas profundizando en otras informaciones con los hiperenlaces). La subordinación del contenido frente al estilo en el primero y a la inversa en el segundo. Los periódicos tienen más deontologías y libros de estilo que el digital donde imperan la usabilidad, accesibilidad, correcto uso de imágenes y enlaces, claro mapa del web, etc. La difusión: crear miles de diarios y venderlos de forma individual o crear una única web y que miles asistan a consultarla, etc.
    ¿Qué es más relevante que compartan el mismo núcleo (informar al público) o sus diferencias técnicas? Y esto nos lleva a plantearnos la evolución digital (de la adaptación de los impresos a la creación propia) o la misma formación ofrecida a los estudiantes (no es lo mismo escribir una columna para un diario impreso que para uno digital, implica diferentes enseñanzas). La TV y la radio también comparten ese núcleo pero se diferencian drásticamente del impreso. El periodismo digital no entra dentro del impreso, sus técnicas se acercan más a los medios audiovisuales, pero su estética se acerca más a una página que a un telediario. Por todas estas razones lo más justo es concederle una autonomía como carrera, como rama y como profesión, pues su estructura, estilo, difusión, contenido, formación, uso y evolución lo han convertido en un medio a destacar al margen de los ya existentes.

    ReplyDelete
  12. Es triste, pero así es. Yo acabo de crear un blog con el firme propósito de publicar solo temas propios. Es más laborioso pero creo que merece la pena. Es cierto que las bitácoras que se nutren de lo que publican otros medios o recopilan información de diferentes portales pueden tener su utilidad y fomentar el debate, pero también contribuyen a perpetuar la agenda.

    ReplyDelete
  13. Super website with a great sharing and amazing stories is ur web.. please keep doing what u do now.. thanks to you.
    togel online

    ReplyDelete