Friday, September 22, 2006

Mala comunicación, mal periodismo (2)

Los periodistas reciben muchas notas de prensa y muy malas. Poca información y poco precisa.
Las ruedas de prensa se parecen cada día más a un anuncio promocional en muchos casos sin preguntas (otro ejemplo) y la señal institucional de partidos y empresas a las televisiones limita la información audiovisual.
Males de un periodismo inundado por el marketing y la comunicación apoyado en el recorte de gastos de muchos medios.
Responsables de comunicación de empresas y periodistas debatirán los problemas entre periodismo y comunicación el próximo martes en la Asociación de la Prensa de Madrid.

P21 | Mala comunicación, mal periodismo

3 comments:

  1. En mi opinión como periodista, las ruedas de prensa sin preguntas existen porque los propios profesionales las permitimos. Es tan sencillo como que si se hace una convocatoria con estas premisas, no se cubre. Un poco de consenso (que es nuestr asignatura pendiente) y seguro que no habría segunda vez. Personalmente, el "no hay preguntas" me parece una auténtica perversión del concepto de rueda de prensa.

    ReplyDelete
  2. Tenemos otro problema, a mi juicio, en el trato con las oficinas de prensa de empresas y administraciones, y afecta a algo tan relevante como la cuestión de la verdad. Como periodistas nos debemos a la búsqueda de la verdad, y si mentimos se nos puede llevar ante un juez por faltar a la verdad. ¿Qué pasa cuando el que miente es un portavoz autorizado, cosa que nos sucede todos los días?
    Pues que nos dice: bueno, es que yo me debo a quien me paga. Y yo sigo obligado a considerarle fuente. Creo que aquí hay un problema, y de los gordos.

    ReplyDelete
  3. Ambas me parecen cuestiones clave. La primera es clara. Muchos periodistas no son respaldados por sus medios ni sus jefes. Hubo un tiempo en que situaciones así convertían a los reporteros en un puño y se pactaba no informar o hacerlo sólo de lo esencial, si era importante, a través de un pool.
    Ahora casi nunca sucede algo semejante.
    El caso que supone Andreu es lamentable y demasiado frecuente. Pero los jefes de prensa, directores de comunicación o como se llamen por supuesto tienen la responsabilidad de la veracidad. Si ella no hay comunicación, sólo mala publicidada o propaganda perniciosa.

    ReplyDelete