Wednesday, October 18, 2006

El envés de las noticias

Una anotación de Marcos Taracido en Libro de Notas sobre los motivos de la liberación de visones en Galicia por unos ecologistas me vuelve a llamar la atención sobre el enfoque de las noticias y el sesgo sustentado por la fuerza de los hechos.
Me ocurrió también hace un par de días al ver en el Telediario 1 de TVE la noticia sobre el anciano de 70 años que mató a su mujer en un geriátrico de Alicante.
En los dos casos, el hecho enmascara parte de la realidad.
Con los visones Marcos alerta sobre las causas, consecuencias, efecto y verdadera ética (o su confusión) del acto de los ecologistas.
La muerte de la anciana se asoció rápidamente con la violencia sexista (mal llamada de género) y se obvió de nuevo el debate sobre la eutanasia, activa y violenta en este caso, desde luego, pero hurtado muchas veces a la opinión pública.
Los hechos, desnudos, también engañan.

2 comments:

  1. Ciertamente mal llamada de género, pero el crimen lingüístico ya está perpetrado. Altamente recomendable al respecto el artículo "Al final, genero" de Pérez-Reverte recogido en su "No me cogeréis vivo".

    ReplyDelete
  2. Por una vez no estoy de acuerdo con ustedes. En lo del anciano sí, obviamente la premura informativa hizo que detalles clave quedaran fuera de la cobertura de la historia. Pero en lo de los visones discrepo. El enfoque de la mayoría de los medios me parece correcto: un grupo ecologista ha soltado unos visones, provocando a) daños económicos a un negocio legal b) un desastre ecológico, paradójicamente. Que el señor Marcos Taracido crea que debió hacerse más hincapié en que los ecologistas lo creían "un mal necesario" me parece llamar a gritos a la parcialidad informativa siempre que sea en su favor. Los ecologistas, fíjense si no me creen, salen positivamente reflejados en los medios en el 90% de las ocasiones (talas en Madrid o en otros lugares, desastres urbanísticos que afectan a humedales, etc). Esta vez se confundió ecología con vandalismo y así se informó de ello. Está bien meter caña a los medios, pero no para acusarles de tomar partido sólo porque no han tomado el partido de uno.

    ReplyDelete