Monday, October 02, 2006

Eticólogo suspicaz

Así me califica Fernando Jáuregui por mis críticas a determinados aspectos del I Congreso Internacional de Nuevo Periodismo de Valencia.
Contrariamente a sus críticas estoy normalmente más lleno de dudas que de certezas, pero en cuestiones de ética prefiero ser cuidadoso. Es un tema resbaladizo.
Léanse sus razones y mi respuesta, donde separo el caso valenciano de iniciativas como el Congreso Nacional de Periodismo Digital de Huesca, que me parece un ejemplo de buen hacer.
Hay otro aspecto fundamental. Desde el punto de vista de un periodista, el congreso de Valencia es lo que se suele llamar un pesebre, de los que hay y llenamos demasiados.
Otra cosa es para la mayoría de los blogueros, personas privadas sin ánimo de lucro en muchos casos. Aquí el posible conflicto de intereses es más difícil y ténue.
La mayoría de los intentos y llamamientos de códigos éticos para blogueros (Dan Gillmor, Reporteros sin Fronteras; Cyberjournalist) que se han intentado coinciden en pedir independencia, transparencia, honradez. Lo básico.
No sé muy bien como se soluciona este posible dilema valenciano pero sigo pensando que la mezcla de políticos, dinero público y ciudadanos periodistas es explosiva y peligrosa.

6 comments:

  1. Errr.... lo siento, pero no encuentro la respuesta en el blog de Jáuregui.

    ReplyDelete
  2. Está, está en los comentarios. Para acabar con este tema quería comentar sólo que me encanta que la gente pueda acudir al congreso, especialmente los estudiantes, pero sospecho de la liberalidad de los políticos. A lo mejor soy un mal pensado.
    Me dice un amigo que algunos entendéis que critico demasiado a los blogueros cuando no se les pide orientación sobre lo que vayan a decir.
    ¡Faltaba más! No se ha llegado a eso y dudo de que Jáuregui se hubiera prestado a un juego así. No lo creo capaz.
    Lo que se logra con este asunto es atención, no intención. Sigo en mis dudas.

    ReplyDelete
  3. Juan, me temo que no hay ninguna respuesta tuya en los comentarios. Sólo hay 5, y ninguno es tuyo, seguro.

    ReplyDelete
  4. ¿¿Jauregui es el que se inventó los de las putas en el Hesperia con los jugadores del Barça??

    ReplyDelete
  5. El comentario está visible, para los que preguntábais... Es el 6º.

    ReplyDelete
  6. David de Ugarte comenta este asunto. En mi opinión desenfoca la cuestión, que no es la limitación de acceso a la información, sino la responsabilidad y la transparencia de los métodos para obtenerla y quién la facilita, con qué recursos y métodos.
    Son datos indispensables para el juicio de los lectores.
    Pego el comentario que dejé en la anotación de David:
    "David, la cuestión no es si los blogueros pueden ir a eventos fuera de su ciudad para hablar sobre ellos. La cuestión es la responsabilidad de los blogueros cuando transmiten información y opinión, su independencia y cómo manejan a los blogueros los poderes y las empresas con dinero para invitar y promocionar eventos.
    En mis apuntes, tanto en la crítica primera como en la contestación a Jáuregui, explicito que no tengo claro este asunto para personas privadas que no comercializan información.
    Lo tengo claro para quienes lo hacen y siempre he luchado porque al menos se reseñe la invitación, aunque prefiero que no se acepte, como piden todos los códigos periodísticos.
    Sólo pido que se sepa quién va como invitado para que sus lectores estén avisados. Es el mínimo de transparencia exigible. El resto es ocultamiento. Y ya hay bastante en el periodismo y los medios comerciales para que ahora se sumen los blogs.
    Los blogueros que vayan no son culpables de nada, pero su responsabilidad es contarlo a quienes acudan a su información.
    Sobre la actitud de la Generalitat valenciana, ahí si que lo tengo claro. Esteban González Pons es el promotor de un evento para el que se ha dotado de más dinero del destinado jamás al resto de saraos de este tipo que existen. Cuando presentaron el congreso en Madrid presumieron mucho del millón de euros que pensaban invertir. Lo hacen por lo que lo hacen. Los ciudadanos deben juzgar, como deben juzgar el resto de la inversión y gastos públicos.
    Un poco de más transparencia no sobra para nadie.
    Personalmente creo que para ser un bloguero no hace falta ir a congresos, en los que siempre se puede aprender y, sobre todo, se conoce gente y se establece un contacto personal impagable.
    Bienvenidos todos los eventos y el mayor acceso a la información, pero no seamos inocentes y sepamos los fines de cada actividad y sus objetivos".

    ReplyDelete