Wednesday, October 25, 2006

Perdemos libertad de información

Reporteros sin Fronteras (RSF) hace retroceder a España en su Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2006. Sólo un puesto, del 40 al 41, provocado por la aprobación de la ley audiovisual de Cataluña, que amenaza la libertad y la veracidad de la información sometiéndola al credo nacionalista y "a su abanico de tradiciones, a su entorno simbólico".
Desde 2002, el primer año de la clasificación de RSF, España ha perdido 13 puestos desde el 29 y ha sumado 2,25 puntos negativos.
En 2003 fue el terrorismo etarra y sus amenazas a la información, los periodistas y los medios, el causante de la caída al puesto 42, la peor clasificación de nuestro país. En 2004 mejoramos hasta el 39 y en 2005 volvimos a perder un puesto.
Este año perdemos otro. No mejoramos.
La advertencia de la organización periodística internacional debería hacer reflexionar a editores, periodistas y políticos. Las amenazas a la libertad y el derecho a la información en España no provienen de la violencia y el totalitarismo como en los peores países: Corea del Norte, Turkmenistán, Eritrea, Cuba, Birmania, China, Irán o Arabia Saudí, sino del moderno control político de la información por la financiación, las leyes en teoría políticamente correctas, el maridaje de intereses entre políticos y medios, y un tejido de radiotelevisión pública excesivo (estatal y autonómico) y sin parangón en los países desarrollados.

El problema de España con la libertad de prensa es la conversión de nuestra democracia en un país al servicio de una política profesional empeñada en mantener y aumentar su poder con la creación de un estado descentralizado omnipresente, con grandes recursos financieros irresponsables con los ciudadanos y una falta de transparencia informativa y democrática muy preocupante.
Esa construcción del megaestado autonómico propagandístico coincide con la crisis de la prensa, la falta de una tradición de periodismo libre y la codicia de muchos empresarios convertidos en editores sin principios ni escrúpulos. Sólo atentos a las prebendas, los negocios del poder y la posición social.
Por eso a España le afectan principalmente los criterios negativos situados a partir del punto 30 de los tenidos en cuenta por RSF. Antes prácticamente sólo se situaba la violencia de ETA, que ahora amenaza rebrotar en otros grupos y acontecimientos, de los ultras de cualquier especie y territorio a las mafias y bandas organizadas.

No mejoramos. Se crean pocos medios nuevos y la mayoría nacen ya viciados por la información institucional, el sometimiento a los intereses ideológicos y del poder, y la necesidad (o compadreo) de una financiación controlada en gran parte por los políticos.
Mucha mala comunicación y poca información. Demasiado interés en los réditos y poco en el periodismo informativo e independiente.
Los cibermedios no han mejorado la situación. Los grandes medios mantienen redacciones ridículas atenazadas por el lento crecimiento del negocio y sometidas a los mismos criterios de sus padres analógicos.
El territorio no ocupado por las grandes corporaciones ha sido invadido en gran parte por los confidenciales y otros pseudomedios que son lo peor del viejo periodismo, herederos de sus asfixias, deudas, criterios viciados y sometimiento a ciertos poderes o pasiones personales.
Si todos estos criterios fueran tenidos en cuenta por RSF seguramente nuestro periodismo y nuestra libertad perderían más puestos.

Y no se vislumbra mejoría.
El gobierno y su partido quieren más consejos audiovisuales como el criticado catalán. Televisiones y lobbies blindan sus derechos sobre la creación y la información. Los propios periodistas se ponen la soga al cuello con un estatuto profesional que los deja en manos de los políticos. Los medios reducen recursos para mantener sus ganancias y caen en manos de la comunicación interesada. Empresas e instituciones se ríen del periodismo, la información y la transparencia. La nueva legislación europea será más restrictiva al igualar parte de internet a la televisión.
Y etcétera.
Todo cuando los medios sociales todavía son muy embrionarios y los blogs ya se contaminan de lo peor del periodismo, vigilados, controlados y usados por los políticos profesionales.

Vivimos en un país de proclamas y altivas palabras. Pero la realidad es bien distinta. Las redacciones están llenas de gente frustrada y fuera la crítica ensimismada desconoce los obstáculos de cada día y la información como conversación corre peligro de derivar hacia una cháchara intrascendente, orientada propagandísticamente y violada por la manipulación.
Sigue haciendo falta una reflexión de todos para cambiar una libertad, una democracia y un estado repleto de barreras y tabúes cuando aún no hemos tenido historia de libertad suficiente para desarrollar la transparencia y la responsabilidad política, económica y ciudadana imprescindible en una democracia.
Una clasificación puede equivocarse, pero los síntomas deben ser tenidos en cuenta.

Adenda | Preguntas inquietas
¿Por qué El País habla de ETA, motivo de preocupación de RSF el año pasado, y no del CAC, como dice el informe de 2006?

¿Estarán contentos en Zeta? Hoy le entregan el Premio Antonio Asensio a RSF y El Periódico fue uno de los medios catalanes más crítico con la nueva ley audiovisual y las competencias del Consell Audiovisual de Catalunya.

¿Por qué el presidente Rodríguez Zapatero no habla en su artículo por el 30 aniversario de Zeta de la libertad? En su entusiasta y acrítica valoración de España va bien (esto empieza a ser un vicio recurrente) se olvida de nuestros problemas de transparencia política e informativa y de que nuestro puesto en la clasificación de RSF no se corresponde con el empuje económico y social del que tanto se ufana.

7 comments:

  1. Plas, plas, plas

    Lo dicho, eres "grande".

    Pasito a pasito, sigue incrementándose el descrédito generalizado de los medios de (in)comunicación, ofreciendo una gran ventana de oportunidad por aquellos que intenten ofrecer una información alternativa en la red, con o sin publicidad. Con tanto periodista que sale de las facultades, sigue siendo sorprendente el escaso número de bitácoras escritas por ellos, digo. Mejor, personas más cualificadas y formadas lo harán por ellos, dejando al periodista español para tareas administrativas y de gestión de contenidos generados por otros, al ser ellos incapaces de generar CONTENIDOS DE CALIDAD PROPIOS.

    Pues eso Juan ¿qué enseñan en las facultades de periodismo españolas?

    ReplyDelete
  2. La verdad, a mi en España no me da la impresión de que un periodista tenga mucha libertad a la hora de hablar de un tema.

    Vivo con un periodista y la realidad de los medios, en el día a día, está totalmente controlada por la línea editorial, que es en su mayoría una línea política.

    Y hay temas que en ciertos medios no se pueden tratar, como críticas al nacionalismo catalán.

    Por lo cual, no me extraña que cada vez tengamos peor credibilidad internacional.

    ReplyDelete
  3. Está muy bien eso de tener una clasificación de libertades. La pregunta es ¿para cuándo una clasificación de calidad? ¿de profesionalismo? ¿de ética?

    Estoy de acuerdo con Maty. No me vale la excusa de la falta de libertad como paraguas. Sobretodo cuando cierta emisora de radio podría ir a querella diaria.

    ReplyDelete
  4. Curioso que la culpa la tenga el CAC y los nacionalistas catalanes. Eso debe ser por que en Madrid la libertad de prensa está asegurada por el País y el Mundo, con el apoyo inestimable de la SER y la COPE.

    También es bastante curioso la importante responsabilidad del tabú sobre el nacionalismo catalán en ese importante tema de la libertad de prensa. Será que entre embarazos reales, cacerías i Principies de Asturias no queda tiempo de fijarse en nada más.

    Debe ser aquello de la viga y la paja. Supongo...

    ReplyDelete
  5. Estupendo artículo, da gusto leer la realidad que conocemos y no la que nos cuentan.

    ¿Y por qué no se habla de algunas cosas? Yo creo que le sale gratis a la COPE porque solo hay que ver que ataca al poder político pero ni roza al económico. (No es raro, estando quien está detrás de ellos y Libertad Digital, además de la Conferencia Episcopal).

    El político aguanta los golpes, o los devuelve, pero si se toca la corrupción de ayuntamientos tocas las constructoras y bancos,... si tocas los bancos están los paraísos fiscales y corrupción generalizada de muchas empresas (no como algo excepcional, sino como algo aceptado y silenciado),...

    Con la gran concentración de empresas, va pareja una concentración también de los medios, empresas al fin y al cabo. Y cuanto más grandes, más intereses tiene en más sectores. Y los medios pequeños (y que pueden ser alternativos) van desapareciendo en ese agujero negro de las fusiones y regulaciones de empleo.

    El último ejemplo que me suena es el del periodista francés de Liberation, que cuando destapó toda la corrupción generalizada ¿que pasó? Que lo taparon, y se ha tenido que ir por independiente (o le echaron, no encuentro en Google la información).

    ¿Cuando murió la prensa independiente? No soy periodista, así que me viene grande la pregunta. Pero creo que ha surgido a la vez entre las guerras de Irak (y periodistas empotrados diciendo lo que les mandan o muertos, usted elige) y las fusiones/despidos: es decir, a través de miedo, ni más ni menos. Un miedo muy lógico y que muchos pasan. Seguro que hay muchos más casos, cito ese que es el que conozco más reciente.

    ReplyDelete
  6. Eso sí, Reporteros sin Fronteras, como garante de la libertad de información... no sé, no sé. Recordemos lo que dicen de lo de Couso: avalan la postura del ejercito americano.
    Y siempre salen informaciones sobre determinadas subvenciones que aceptan... Hay muchos artículos sobre su financiación , que aunque venga la mitad de cuotas, también hay que saber de quien aceptas dinero y de quien no... ¿no?
    Imparciales, lo que se dice imparciales...

    ReplyDelete
  7. Entonces Francia con su CSA, o EEUU con su FCC, mucho más intervencionistas, especialmente en los últimos tiempos, recibirán las condenas pertinentes, ¿no?

    No olvidemos que el 'entorno simbólico' está más nítidamante definido en las leyes navarra y valenciana, dos comunidades con sentimientos partidos. Casualemente no recurridas ante el TC, demostrando que no se ha apelado al Alto Tribunal por eso.

    Escuriso que una ley que simplemente transfiere comptencias gubernamentales a ua comisión más o menos (in)dependiente ponga en peligro la libertad, en un país donde TV3 es de largo el canal público menos sectario.

    ReplyDelete