Monday, October 30, 2006

Periodismo figurante

José Miguel Larraya, Defensor del Lector de El País, escribe sobre las ruedas de prensa sin preguntas y los intentos de políticos, instituciones y empresas por superar el filtro periodístico ofreciendo señales institucionales y demás material de marketing y propaganda que son utilizados a menudo por los medios sin la debida precaución y encantados de ahorrarse gastos y trabajo.
Las nuevas campañas políticas son todo un ejemplo, y como en toda organización vertical, el hábito se extiende de altos dirigentes a cargos locales o de partido.
Por eso, entre otras cosas, perdemos libertad informativa, tal como denuncia el último informe sobre libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras.
Los medios no suelen entrar a fondo en el debate. Es más cómodo y barato recibir material que hacer información. Muchos gerentes y cargos supuestamente periodísticos, encantados. Tanto que Larraya, defensor del buen periodismo del diario líder, concluye:
"Las ruedas de prensa sin preguntas son, como las cervezas sin alcohol, una necesidad del mercado".
Y Vicente Jiménez, director adjunto del periódico, después de decir que "una conferencia de prensa sin preguntas de los periodistas es un sinsentido", diferencia discursos y declaraciones institucionales, para defender el acudir a esas convocatorias citando la negativa a las preguntas para estar donde la ¿noticia? se produce y así deja abierta la franquicia a la comunicación y a la fijación de la agenda por otros con intereses ajenos a los informativos.

Las ruedas de prensa sin preguntas no son ruedas de prensa ni "una necesidad del mercado". Mejor. Son una necesidad de un mercado que no es el de la información. Por eso no se deben reflejar. El que quiera publicidad que la pague y quien difunda propaganda, que se sepa y diferencie de la información.
En una mayoría abrumadora de casos lo dicho en esas pantomimas no se contrasta con otras fuentes, con los datos ni con la realidad. El truco de la moderna comunicación es inundar de informes, notas de prensa y actos a los periodistas para que la realidad quede oculta ante tanto material que, supuestamente, hay que publicar.
Los periodistas timoratos, salvados: "Es la actualidad", dicen, "¿cómo no vamos a contar lo que pasa".
Es que no pasa, es un fantasma creado para que los medios lo difundan y los ciudadanos queden atrapados en las redes propagandísticas del poder y los intereses.
Lo real es otra cosa. Y no suele dar ruedas de prensa.
En el caso de las señales institucionales, fotografías o cortes de audio o vídeo, su utilización indiscriminada como elemento de la información es un fraude al público.
Periodismo altavoz o vocero, se llama con razón.
Dice Vicente Jiménez que la solución es hacer periodismo. Como decía Walter Lippmann, "la función de las noticias es resaltar un acontecimiento, la función de la verdad es traer a la luz los hechos ocultos". Se yerra cuando se acepta dar publicidad a un acontecimiento que está diseñado para captar la atención del público mientras se restringe la parte oculta, la verdad.
Se puede acudir a las citas imprescindibles, pero para buscar información, no para publicar el evento y sus mensajes. Como mucho se puede reflejar aquellos elementos de la cita que contextualicen la información y ofrezcan detalles para su mejor comprensión. Punto. Para eso no hace falta el dijo y añadió. O al menos se puede/debe reducir a la mínima expresión.
Mientras los medios y los periodistas sigan publicando las declaraciones y proclamas de las pantomimas comunicativas, el marketing y la propaganda seguirán imponiéndose a la información.
La solución es sencilla, pero hay que tener coraje: buscar información, no declaraciones; publicar noticias, no comunicados.
¿Todavía no han aprendido tantos medios que lo importante no es llenar páginas y páginas, minutos y minutos de noticiario, sino ofrecer la información que de verdad interesa e importa?
Eso hace la vida más difícil a los periodistas y a los medios, también a los manipuladores y a los comunicólogos del encubrimiento, pero mejora enormemente la calidad de la información.
Es otro mercado. Sin duda. Y los periodistas cambian de mercado y de cliente cuando aceptan estar en un terreno que no es el suyo ni el del público, ni el de la información veraz.

P21 | Perdemos libertad de información

5 comments:

  1. Libertad Digital Ciudadanos, por José Carlos Rodríguez

    "Los nacionalistas, con la soltura y el desparpajo que otorga la protección institucional, han llevado de nuevo a la práctica sus ideas con amenazas y llamamientos a nuevos pogroms contra el Partido Popular en Tortosa. El último domingo de campaña, el PP ha convocado a los medios de comunicación en Cataluña para informar del asunto. Y, ¿saben qué? No ha ido ni uno."

    Uns desconeguts entren en un edifici de Tortosa i fan pintades a l'entrada de la seu del PP, por Dani Gutiérrez
    http://www.diaridetarragona.com/dtgn/noticia.php?id=17273&sec=1

    Una rueda de prensa "intrascendente" digo. Esa es la práctica generalizada de los medios de difusión catalanes desde hace décadas, por ello los acuso de complicidad con los nacionalistas excluyentes.

    ReplyDelete
  2. EL CONFIDENCIALAlbert Rivera (Ciutadans): ?Queremos ser libres para cambiar las leyes?

    P. ¿Siente el ostracismo? ¿Cuántas entrevistas le han hecho los medios tradicionales catalanes?

    R.El Periódico no se ha dignado a realizar ni una sola; La Vanguardia, una y TV3 ninguna, aunque se lo hemos pedido. En cambio, he atendido a Financial Times, Los Angeles News, una radio francesa, El Mundo, El País, ABC, La Razón, El Confidencial? Todos los medios importantes. La comparación es odiosa, pero es la realidad.


    El día siguiente de su constitución, El Periódico de Catalunya tildó de extrema derecha a Ciutadans/Ciudadanos. Ni se ha dignado a entrevistar al candidato. Una muestra más del "periodismo" sectario y manipulador catalán.

    ReplyDelete
  3. Larraya describe con exactitud el problema creado por la proliferación de pseudodeclaraciones institucionales, pero decepciona bastante la respuesta de Jiménez. Si la única respuesta de las redacciones es ese genérico "hacer periodismo", me temo que quiere decir que no van a hacer nada y a seguir tragando.

    Iñigo

    ReplyDelete
  4. En El País Madrid de hoy, página 32, dicen:

    (...) Las oposiciones a administrativos de la Comunidad de Madrid en 2002 -4.275 aspirantes para 56 plazas- causaron un gran revuelo en la sede de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT tras conocerse que nueve de los 10 primeros eran miembros del sindicato o familiares. "Aquel examen se nos fue de las manos y quedó en evidencia que lo habíamos filtrado. Además, hubo mucho cabreo entre los afiliados que vieron lo que hicieron los dirigentes", dice un afiliado.

    El opositor que obtuvo mejor nota, según los resultados publicados en el BOCM, fue Mario Esteban Segura, hijo de Macario Esteban, secretario de finanzas de la FSP. Mario Esteban es hoy presidente del Consejo de la Juventud de España. (...)

    ¿Algún periodista tendrá arrestos àra preguntar al Presidente del Consejo de la Juventud si conocía el examen de la oposición antes de hacerlo?

    ¿O estarán todos esperando inocentemente a que alguien les convoquea rueda de prensa?

    ReplyDelete
  5. Toda la razón, y con una argumentación ante la que me quito el sombrero. Basta ya de periodistas que se limitan a poner las grabadoras. Basta ya de que los medios se amolden al papel de altavoz del poder político. Basta ya de periodistas que no hacen periodismo y de medios que nos impiden hacerlo. ¡Rebelión, ya!

    ReplyDelete