Wednesday, November 22, 2006

El fracaso de la filosofía

Miguel Santa Olalla escribe en Libro de Notas una crítica contra la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía (borrador del programa en pdf). Su conclusión es: "cuánto más sabemos de la ciudadanía, más miedo produce su implantación" porque "el pensamiento autónomo languidece".
Hasta aquí de acuerdo, pero en su sentencia contra el "fracaso de toda una sociedad" echo de menos el fracaso de la filosofía y los filósofos españoles.
Este gobierno habla mucho y escucha poco. Pero el silencio de los filósofos españoles en la vida pública es desde hace años un síntoma de su irrelevancia.
Sin una crítica sobre su acción y posición, mal comenzamos. La filosofía es pensamiento crítico. Obviar los propios problemas no revela espíritu crítico. Resignarse a la banalidad de su acción es la derrota de la voluntad ética.
Familias, medios de comunicación y políticos tienen la culpa, según Santa Olalla.
¿Y los profesores filósofos? Es posible un fracaso tan grande de la política educativa y de la educación en España sin mácula para ellos.
En mi opinión el filósofo peca de corporativismo al defender la asignatura de Ética frente a la nueva, como llevan haciendo hace tiempo el colectivo de profesores de filosofía. Su crítica al temario y a las horas asignadas es más pertinente.
Repaso la lista de los libros de no ficción más vendidos y veo la misma saturación de autoayuda de los últimos años.
Eso es la filosofía hoy y posiblemente la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que comienza con la apelación a habilidades psicológicas y emocionales para luego pasar a contenidos éticos rayanos en lo políticamente correcto, como bien analiza el autor en un documento comparativo (pdf para descargar).

¿Dónde están los filósofos españoles?
¿Es capaz el público (no digo el gran público, sino simplemente el culto) de citar tres nombres de filósofos españoles contemporáneos más allá de José Antonio Marina, genio de la autoayuda ilustrada y el activo Fernando Savater?
Tras la desaparición de los grandes ensayistas del franquismo y recuperación de la democracia (Ayala, Marías, Ferrater Mora, Aranguren, Sastre), ¿tiene el público general personajes críticos de referencia? ¿escriben en los diarios? ¿están y son influyentes en internet, donde el debate de ideas ya anida?

La filosofía después de Nietzsche necesita el genio de la literatura. Desde que Zaratustra asesinó a Dios sólo el verbo humano nos libera.
Desde la Revolución Francesa es el estado quien educa políticamente a los ciudadanos, para bien y para mal. Después de los totalitarismos cosificadores del siglo XX, la sociedad del bienestar reconvertida en sociedad del ocio prefiere la autoayuda a la disciplina crítica.
¿Dónde está la sociedad española, sus fuerzas cívicas, y qué papel desempeñan en ella los filósofos?
Un poco más de método socrático, por favor.

El error está primero en la inacción del pensamiento español (por supuesto del más filosófico) en la vida pública. Literatos, periodistas y politólogos, sociólogos o psicólogos son más conocidos e influyentes.
La rendición al poder y el sectarismo tienen mucho que ver. También la falta de glamour, obligada en la sociedad espectáculo. Y al fin y al cabo, es estética, imprescindible en el pensamiento elegante hasta para el panfletismo y la metafísica.
¿Cuánto saben los alumnos y jóvenes españoles de filosofía? Ética es desde hace años una asignatura maría y deslucida.
La filosofía se estudia desde hace tiempo en España con un concepto historicista y mamotrético que aleja a muchos estudiantes de sus renglones aburridos y, a menudo, equivocados y perversos.
Profesores como Agustín García Calvo o Daniel Innerarity son una excepción. Y elijo diferentes generaciones y visiones a propósito.

El problema es confundir -empezando por sus promotores- Educación para la Ciudadanía con religión, ética y filosofía.
La Ciudadanía debe formarse (también en la escuela y en toda la educación) independientemente de la opción religiosa de los alumnos y no sustituye a la filosofía, si acaso la completa.
La filosofía debe estudiar las ideas y alentar el pensamiento crítico mientras la Ciudadanía debería preparar a los jóvenes para ser mejores ciudadanos.
Su materia, en mi opinión: un conocimiento intensivo y crítico de la sociedad a la que pertenecen, el análisis de sus valores (los sociales, no los gubernamentales ni territoriales) y el desarrollo del conocimiento y uso de los derechos y obligaciones ciudadanas.
Algunos de esos elementos subyacen en el programa. La comunidad educativa y los profesores deberían participar activamente en la definición final para evitar su conversión en propaganda del poder o reduccionismo moral.
Entonces la filosofía, la ética y los filósofos posiblemente estarían más presentes en las mentes de los alumnos y la sociedad.
Pensamiento crítico y voluntad. Sin exclusión. Ante tanta corrección política, tanto emotivismo y tanta confusión, los filósofos, sabios de la república, también tienen su parte de culpa en su fracaso social.

12 comments:

  1. Estoy de acuerdo contigo: desde luego que hace falta autocrítica (y más de una vez han aparecido en Boulé ataques contra los profesores, también los de filosofía). Y no siempre es la propia filosofía la que se encarga de realizarla. A veces los filósofos se/nos encastillan/amos en nuestros propios argumentos, y no estamos demasiado dispuestos a escuchar. Pero esta autocrítica debería ir desde la secundaria hasta la universidad. En ambos colectivos hay un grupo (que no es precisamente minoritario) que no hacen honor al puesto que ocupan.

    Pero no puedo estar de acuerdo contigo en que los filósofos españoles no "hablan". Otra cosa es que no les escuchemos. Ahí va una lista de filósofos que podrían (deberían) considerarse de primera línea en diversos campos: Jesús Mosterín, Amelia Valcárcel, Eugenio Trías, Javier Echeverría, Emilio Lledó, Gustavo Bueno, Diego Gracia, Adela Cortina, Victoria Camps. Por citar tan sólo unos pocos, que investigan (o han invetigado) desde campos tan diversos como la estética, la ética, la filosofía de la ciencia, la bioética o la hermenéutica. No es difícil encontrar apariciones de filósofos (a parte de Savater y Marina, quizás lo más conocidos) en la prensa escrita prácticamente todas las semanas. También aparecen, de vez en cuando, entrevistados en radio y televisión. Hay filosofía seria y que se está haciendo bien es España, otra cosa es que, como señalas, no sea tan "glamuorosa" (palabra que odio) como el premio planeta o las exposiciones del Reina Sofía, donde muchos "snobs" se dejan ver simplemente por aparentar lo que no son. Autocrítica, sí, es muy necesaria y hace mucha falta en un gremio que ha vivido mucho tiempo ensimismado alejado de la realidad. Pero reconocimiento también, y no sería difícil unir varios nombres más a la lista que acabo de escribir más arriba. El reconocimiento debe venir de la sociedad y no siempre es así. Y la autocrítica es labor de los que estamos dentro, y tampoco siempre es así.

    En cualquier caso, podemos darnos por contentos si conseguimos que, por un día, la filosofía y su enseñanza sean temas de debate y discusión...
    ¡Saludos!

    ReplyDelete
  2. Gran artículo pero... no has mentado al filósofo español vivo más importante: Gustavo Bueno. Se podrá coincidir o discrepar, pero es indudable su importancia, digo.

    Por desgracia, sólo son conocidos los "mediáticos", así va el país.

    Sobre la cuestión no puedo opinar, al no haber leído la propuesta gubernamental. En cualquier caso, sólo un apunte: cada vez se delega más al sistema educativo responsabilidades paternas (por ejemplo, la educación sexual -que debiera impartirse desde las dos partes).

    Otro apunte: eso de que me digan lo que tengo que pensar... como que no va conmigo. Anécdota: en 1º de BUP estudié Religión aburrido (ya me había leído antes la Biblia por mi cuenta, causa del aburrimiento). En 2º de BUP cambié a Etica, y también me aburrí (a causa del incompetente profesor -a mi entender- y ex-cura). En 3º de BUP quise regresar a Religión y NO ME LO PERMITIERON. Esa es la libertad educativa que sufrí en tiempos de gobiernos socialistas de Felipe González.

    Anécdota 2: recuerdo que en los descansos de 2º y 3º de BUP aprovechaba para ir a la Biblioteca para leer libros de Filosofía (yendo a las fuentes), gracias a que tuve dos buenos profesores. Con todo, me decanté por las ciencias.

    ReplyDelete
  3. De acuerdo en los nombres, e incluso alguno más, pero lo preocupante es su falta de presencia e influencia social. Sobre todo en la propuesta de ideas y la mirada crítica.
    Nuestros políticos son bastante desafectos a repensar en profundidad sus ideas y la propaganda del poder sólo busca a quienes le aplauden.
    ¡Todos esos actos, conferencias, cursos tan poco útiles!
    Y los medios. Poco sitio para las reflexiones en profundidad, sobre todo si no cultivan el ideario de cada cual. Las apariciones de las que hablas existen pero no se siguen. A cada propuesta (cuando las hay) sigue muy pocas veces el debate, y sin esa participación un poco más continuada las ideas se licuan hasta la evaporación.
    De las revistas culturales, ¡qué decir! Las hay, pero su difusión es pequeña y pocas veces sus temas saltan a la agenda pública.
    El problema es la construcción de la agenda. Muy pocas veces la filosofía contribuye a marcarla con sus propuestas. De ahí la debilidad.

    ReplyDelete
  4. Nombres, desde luego, los hay en el pensamiento español. Hay gente interesante que escribe con altura, sin complejos y con frecuencia. ¿Qué más queremos? ¿Palacios de Deporte abarrotados?.

    Por otra parte aparece en el artículo una cierta nostalgia de la época (¿existió alguna vez?) en la que el filósofo-madarín era consultado como santuario de revelación, verdad y vida. Al modo de Sartre. Personalemente no creo que los filósofos tengan una visión superior para los asuntos públicos. A lo mejor la gente sin más apelativos (o el filósofo cuando es gente) tiene más talento. No citemos al Heidegger del nazismo o al Sartre del maoísmo. Recordemos el talento de Aristóteles apostando por la Polis cuando su "colega" Alejandro se cargaba el sistema para siempre.

    La filosofía es un juego extraño del pensar entre humanos que, cada vez creo más, no acaba por cuadrar en el orden este del ciber. O a lo mejor me equivoco como Sócrates cuando consideraba la escritura la muerte del pensar.

    ReplyDelete
  5. La filosofía no es para los "filósofos" sino para todo el mundo. Cada persona es responsable de pensar por sí mismo y no es una camino fácil, hay que darle muchas vueltas.

    Dejad que haya filósofos discutiendo de sus cosas aunque no os importen, algún día, si teneis suficiente curiosidad, tendreis una fuente a la que acudir (aunque sea un coñazo).

    La culpa nunca es de la filosofía. Y si hay "filósofos" oportunistas os recuerdo que en todas partes se cuecen habas.

    ReplyDelete
  6. Como estudiante de filosofía opino:

    1) La Filosofía hoy es una institución universitaria que genera la reproducción de lo uno y lo mismo constantemente, es decir, un pensamiento endogámico que no hace más que legitimar un "equilibrio" muy definido.

    2) El concepto de "ciudadanía", y por extensión su asignatura, no es más que la práctica del discurso Habermasiano por parte de los socialdemócratas españoles. ¿Qué intenta generar este concepto y su asignatura? El "buen" ciudadano. No es casualidad que esto coincida con la aparición de la "ordenanza del civismo" de Barcelona. Ambas medidas son formas del biopoder como Foucault mencionaría, es decir, un poder que habita en lo más profundo de nosotros y gestiona nuestras vidas privatizándolas. Por tanto, es una línea que repudio porque sólo reproduce vigilancia de todos por todos.

    3) En España hay muy buena filosofía, pero no hay que buscarla por los canales convencionales, la filosofía hoy no está donde está la Filosofía, se encuentra desplazada de sí. Hay personas que están agujereando la realidad desde planos diferentes a los espacios normalizados para la voz de los filósofos. Por ejemplo, hace poco se estrenó "El taxista ful", una película realizada por algunas personas con pensamientos bastante críticos y relacionadas con la institución Filosófica.

    4) Yo creo que la filosofía está muerta desde el momento que está supeditada a un "autor". Es decir, si hoy alguien debe tomar la voz de la filosofía en nuestra sociedad no debe ser cada filósofo en particular (pues esto no es más que otro gesto de la privatización de la vida que genera el biopoder). Al contrario, creo que la voz debe surgir del hombre anónimo que compartimos cada uno de nosotros. La voz crítica debe surgir de un Nosotros que sea algo más que la suma de individualidades o su confusión con un principio "sagrado". La voz crítica debe surgir de un Nosotros que parta de nuestro malestar, compartiendo la voluntad de querer cambiar la realidad.

    5) Puede, por tanto, que sea interesante prestar atención a las prácticas que revelan la voz de ese Nosotros, todos sabemos que herramientas son las que perminten en Internet realizar eso ¿pero en el mundo atómico? ¿Sabrías dar una respuesta Juan?

    Por cierto, hay quienes trabajamos para llevar la voz de los filósofos a Internet: http://uib-internet.blogspot.com/

    ReplyDelete
  7. A mí se me ocurre el nombre de Alejandro Llano como el de un filósofo útil, optimista y actual, que sería de mucho valor, especialmente para los más jóvenes en este país. Y una evidente razón de que la filosofía esté muerta es que desde prácticamente ningún ámbito o círculo de la vida no ya sólo cultural, sino social, de este país se trata de fomentar su conocimiento o su atención siquiera. Buena prueba de ello es el número de matriculados en Filosofía en la mayoría de Universidades de España, que difícilmente superará los 20-30 (si no pasa como en Sevilla, por ejemplo, ciudad en la que la carrera ha "desaparecido" virtualmente por haber menos de 15 matriculados).

    ReplyDelete
  8. Clara muestra la tenemos en que siendo Chomsky quien es, lo poco que se le conoce. En España hay mucho pensamiento crítico, en muchos campos (sexualidad, sociedad, arte,... lease lo queer, los estudios visuales de JLBrea,...) Como solo-filósofo, Sádaba...

    Lo que creo es como dice Chomsky o el estudiante de filosofía ,más arriba, "La Filosofía hoy es una institución universitaria que genera la reproducción de lo uno y lo mismo constantemente, es decir, un pensamiento endogámico que no hace más que legitimar un "equilibrio" muy definido. " y los medios se limitan a fabricar el consenso.

    Por eso conocemos solo lo que conocemos. Pero a poco que se busque (google ayuda), lo dicho, no dejo de encontrar aportaciones interesantísimas en muchos campos.

    Otra cosa es que sólo interese publicitar lo mismo de siempre, pero eso es un mal que en muchos sentidos tenemos en España de hace tiempo, un "terreno mayoritario" en política, en arte, en música, en literatura, en televisión, en radio, en cine, que deja muy muy poco espacio y recursos para las apuestas diferentes a lo que ya tenemos.

    ReplyDelete
  9. Creo que aquí hay una asunción errónea: Que las clases de ética o filosofía ayudan a pensar o fomentan el pensamiento crítico.

    Cualquiera que haya pasado por el instituto sabe que esas asignaturas consisten en aguntar el rollazo que suelte el profesor, estar siempre de acuerdo con él y chaparse el libro o los apuntes para el examen. El pesanmiento crítico no tiene lugar en las clases, de hecho se piensa más en otras asignaturas que obligan al alumno a realizar ejercicios prácticos.

    Por supuesto, lo que digo es una generalización y siempre saldrá alguien que haya tenido un profesor magnífico que le haya inspirado interés por el tema (y magnífico tiene que ser si logra que interese esa materia)

    ReplyDelete
  10. @mosca cojonera:

    No seamos exagerados sobre Chomsky. A Chomsky se le reconoce lo que se le debe reconocer: la gramática generativa. Pero eso es lingüística y no filosofía. Como "filósofo" y/o "pensador" Chomsky tiene cada patochada, cada ida de olla y cada estupidez monumental "que pa' qué". A Dios lo que es de Dios y a Chomsky, lo que es de Chomsky.

    ReplyDelete
  11. http://albertllado.com/2006/08/04/la-muerte-de-la-filosofia/

    ReplyDelete
  12. Entre las cien tendencias de JWT hay de todo. Con muchas coincido y con otras, no tanto, pero son siempre estimulantes para pensar los medios, el negocio e internet.

    togel sgp

    ReplyDelete