Monday, November 27, 2006

Google entra en el negocio de los contenidos

Google ha llegado a un acuerdo con dos entidades de gestión de derechos belgas (Sofam y Scam) para pagar por las informaciones indexadas en Google News.
El acuerdo acaba con el modelo de servicio tecnológico y abierto de Google para entrar en el mercado de los contenidos, como ya ocurrió con la compra de YouTube.
Google es cada vez más un medio, un mediador y comercializador de contenidos (y publicidad), en lugar de puerta de acceso a internet.
Será el precedente de nuevos contratos con los medios para satisfacer sus demandas de pago por los contenidos enlazados.
Y es una amenaza para el derecho de cita en la web. Hasta ahora los buscadores se amparaban en el servicio que prestan y la condición de citas de los enlaces y reseñas para justificar sus contenidos.
Una vez dispuestos a pagar abren el camino a que los gestores y propietarios de derechos exijan lo mismo a todos los internautas y empresas de la Red. Un empeño en el que llevan tiempo.
Las amenazas sobre la neutralidad de la Red y los contenidos abiertos aumentan con la convergencia en la concentración vertical de contenidos y distribución: productores, distribuidores y buscadores en el mismo negocio, la venta de contenidos en diversas plataformas por audiencia (publicidad) o pago.
¿Cómo fiarse de las búsquedas de Google si es parte del negocio de los contenidos?
El pago por la información de unos puede dejar a otros en sombra. Fin de la neutralidad, no sólo de la Red, también de los buscadores. Los acuerdos entre medios y buscadores se pueden extender también a la posición y relevancia de los medios en herramientas en teoría neutrales.
Nathan Stoll, director de producto de Google News, ya abrió hace unos días la posibilidad a criterios externos a la web para el buscador de noticias.
Google dejará de ser una puerta universal y tendrá qué explicar qué acuerdos, contratos y condiciones le atan a contenidos u otros.
Acaba la neutralidad tecnológica. ¿Cómo fiarse?
La paradoja del control avanza: aumentan los defensores de la apertura de contenidos (tecnología digital, código y contenido abierto), los productores y distribuidores (donde las redes sociales y los buscadores se vuelven mass media), y el control sobre el rendimiento económico (los nuevos negocios de internet se convierten en negocios tradicionales).
Una mala noticia para internet que no ayudará a salir de la crisis a los medios informativos tradicionales.

2 comments:

  1. El asunto de los derechos en los medios de comunicación es un asunto bastante espinoso que les puede estallar en la cara a los medios tradicionales si se toman decisiones apresuradas.
    En tu post hay una frase, a mi juicio, reveladora: "Una vez dispuestos a pagar abren el camino a que los gestores y propietarios de derechos exijan lo mismo a todos los internautas y empresas de la Red".
    Nada que objetar pero, ¿quienes son los propietarios de los derechos en medios de comunicación? En lo que a mi respecta, el periódico para el cual trabajo y en el que firmo tiene derecho a usar mis textos. Pero ¿tiene completo derecho a venderlos? ¿Y si lo tiene, a quien? ¿debe pedirme permiso, o no, por ello? ¿Está implícito ese derecho en mi contrato, o debería constar de forma expresa? ¿Donde está el límite? ¿Puede ceder mis textos, o comercalizarlos, a otras empresas, esto es, personas jurídicas, sean o no del mismo grupo de empresas?
    Sé que esto es una discusión vieja, muy vieja, que hay pareceres muy diversos, confontados y con argumentos de peso a favor y en contra. Pero, sin duda, si Google abre la veda de los derechos, y los editores entran al trapo, a lo mejor -o a lo peor, habría que verlo- las consecuencias nos alcanzan a todos. Desde los dueños de los periódicos a la mismísima clase de tropa.

    ReplyDelete
  2. ...Por eso, yo cada vez uso más servicios democraticos como DELICIUS o Laabel.

    Delicius está más extendido y más perfeccionado, pero adolece de el anonimato a la hora de indexar paginas por parte de sus usuarios, algo fundamental a mi entender, aparte de que el interfaz es complejo para el neófito en temas de internet.

    Laabel está muy Beta, pero promete buenas maneras, anonimato y un clarísimo interfaz y muy familiar.

    Sin duda me quedaré con www.Laabel.com, pero mientras que se perfila utilizo delicius.

    Productos como Laabel.com nos darán otra vez el control de la red; solo nos queda tener un poco de paciencia hasta que se acabe del todo.

    Juan.

    ReplyDelete