Saturday, November 25, 2006

Más laicismo

Laicismo (DRAE).(De laico).
Doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa.
Cuando leo a los obispos criticando el "laicismo radical y excluyente" me acuerdo de todos los años, los 40 del último dictador y los siglos anteriores, cuando la sociedad española no pudo separar el estado de la iglesia ni la moral de la ley.
Falta laicismo. Todavía perviven criterios heredados de la religión en asuntos que no son de su competencia. Y el catolicismo, o más bien una cierta forma estatalista de entenderlo y practicarlo, impregna gran parte de la vida pública.
Más cinismo hay en su queja contra la memoria republicana por "dilapidar los bienes alcanzados y reabrir viejas heridas con una utilización de la 'memoria histórica' guiada por una mentalidad selectiva".
Niegan los obispos existencia y moral a las víctimas de la falta de memoria. A quienes nunca se nombraba en esas lápidas de iglesias y cementerios donde los caídos por España sólo eran unos.
Yo, como Manolo, recuerdo muy bien la memoria selectiva, aún visible en templos y lápidas.
Una vez, bien niño, pregunté al cura de mi pueblo porqué faltaban algunos nombres en aquellas lápidas. "Estaban equivocados y en pecado", me dijo. Entonces entendí el laicismo antes de leer a sus teóricos y sus argumentos.
Estos obispos olvidadizos andan escamados por su pérdida de influencia en la vida pública, cuando incluso una gran parte de los católicos demandan apertura en ciertos temas y reglas morales que no afectan al dogma.
Reclaman vigor a los católicos, y hacen bien, que cada cual defienda sus ideas democráticamente. Subrayan que "un Estado laico, verdaderamente democrático, es aquel que valora la libertad religiosa como un elemento fundamental del bien común".
La libertad de todas las religiones y también la de los no religiosos. Eso es la libertad religiosa. La moral cristiana no es la única y Aristóteles ya diferenciaba claramente la moral privada de la virtud pública.
Pero estos obispos que ya no pueden quejarse de sus diezmos, ahora más transparentes, aunque todavía bien dotados están empeñados en volver a ser güelfos y defender una comunidad histórica entre iglesia y estado postulada con ahínco por Rouco Varela.
Necesitamos más laicismo para que católicos y laicos sean más libres dentro de una democracia abierta a todos.
Me apunto, una vez más, a las cinco tesis de Fernando Savater sobre el laicismo.

9 comments:

  1. Lo único que me recuerdan ciertas posturas de los obispos es la vieja parábola de los sepulcros blanqueados. Hace muchos años, un viejo sacerdote que me daba el catecismo me dijo que ser cristiano significa no hacer excepciones y que, por eso, serlo de verdad es tan difícil y muchos serán los llamados, pero pocos los elegidos.
    Cuando Jesús hablaba de amar al prójimo no se refería al prójimo católico, apostólico, romano, burgués, de derechas, heterosexual y occidental. Se refería a TODO el prójimo y eso incluye a los ateos, a los agnósticos -que no es lo mismo- y a los defensores de una separación estricta y rigurosa entre iglesia y estado, posición esta última compartida por muchos católicos, entre los que me encuentro. Si algo le ha hecho daño a la Iglesia en la cual algunos aún nos empeñamos en creer, son actitudes como esta que entran en contradicción tan abierta con lo que, en teoría, debería predicar.

    ReplyDelete
  2. Me olvidé de algo. Lo de amarás a todo el prójimo también debería incluir a las familias que, muchos años después, buscan a sus muertos. ¿Es que ellos no son también hijos de Dios, pandilla de fariseos?

    ReplyDelete
  3. ¿os quejareis del islam cuando se imponga en Europa?

    ReplyDelete
  4. Yo creo que un estado laico nunca puede ser democrático, de igual manera que un estado no puede ser "acultural"

    El estado tiene que apoyar las culturas de sus ciudadanos, culturas que no estén contra los derechos humanos, de igual modo que tiene que apooyar las religiones de sus ciudadanos.

    Un estado laico es antidemocrático pues no apoya el desarrollo de sus ciudadanos

    ReplyDelete
  5. Respecto a la alusión al islam, no solo es pueril sino que revela que el viejo cura que me dio catecismo tenía toda la razon. El Nazareno no hizo excepciones, incluyó a TODOS, incluyendo a quienes nos odian, no nos entienden o no quieren hacerlo -por cierto, incluso a ti, pese a la pobreza de tu argumento.
    Respecto a la incompatibilidad entre laicismo y democracia, recordar que la idea de democracia es anterior al cristianismo. Y, en todo caso, no olvidemos que el origen mismo de la idea de separación de Iglesia y Estado se encuentra en las escrituras. Ya sabes, lo de dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

    ReplyDelete
  6. El Estado puede ser laico, es más, tiene la obligación de serlo. Pero no de ser laicista. Si yo no soy católico y enviase a mis hijos al colegio público, me ofendería de que le enseñasen esa religión. Pero, por el mismo motivo, si soy católico y envío a mis hijos a un colegio público, me ofende del mismo modo que los profesores pretendan inculcarles los valores del laicismo, que sólo corresponden al Estado. Si yo puedo aguantar que a mis hijos se les enseñe que todas las religiones conducen a Dios o que la homosexualidad no se contradice con el cristianismo, ¿por qué el Estado no puede soportar la religión? Simplemente, se trata de dos caminos. Ustedes saben muy bien que no todos los cristianos somos imbéciles. Si después de enseñar laicismo queda algún cristiano en las futuras generaciones, dirán que la sociedad avanza. Mentira. El Estado impone relegando la moral cristiana a un segundo término. Hablemos claro.

    Un saludo.

    ReplyDelete
  7. La primera parte de su argumentación es absolutamente irreprochable, al menos en lo que a mi respecta. Ahora bien, hablando igual de claro, el estado (el poder) y la moral (la religión o , en su caso, la ética) no deben tener nada que ver. Cuando el estado se dedica a trastear en las conciencias de los ciudadanos, o cuando la Iglesia se dedica a jugar a ser partido político, malo. Ninguno de los dos pinta nada, o no debería pintar, en el terreno del otro. Esa es, en mi modesta y falible opinión, la base de un laicismo bien entendido.

    ReplyDelete
  8. Trackback en http://golemp.blogspot.com/2006/11/laicismo-sociedad-y-ciencia.html

    ReplyDelete
  9. DEJEMOS ATRÁS EL OSCURANTISMO MEDIEVAL DONDE LA FILOSOFÍA ESTABA SOMETIDA A LA TEOLOGÍA, LA RAZÓN A LA FE, LA CIENCIA A LA REVELACIÓN, Y EL ESTADO A LA IGLESIA:

    LOS VALORES SUPREMOS DE LA TRASCENDENCIA HUMANA Y LA SOCIEDAD PERFECTA, DEBEN ORIENTAR LOS OBJETIVOS DEL CURRÍCULO ESCOLAR LAICO A FIN DE ALCANZAR LA SUPRA HUMANIDAD__ La relación entre la fe y la razón, la religión, la ciencia y la educación, se enmarca en el fenómeno espiritual de la trasformación humana abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana: conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las conclusiones comparables de la ciencia (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.)__La paideia griega tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad), la sabiduría (cuidado de la verdad, estudiando la física, la lógica y la axiología), el físico culturismo (cuidado del cuerpo y la salud), mediante la práctica continua de ejercicios físicos y espirituales (cultivo de sí), a efecto de prevenir y curar las enfermedades del cuerpo y el alma; la oratoria y la retórica para intervenir en la administración y gobierno de las polis, a efecto de alcanzar la sociedad perfecta. El educador, utilizando el discurso filosófico y la discusión de casos y ejemplos prácticos, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo coincide cien por ciento con el currículo y objetivo de la filosofía griega. Y por su autentico valor pedagógico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). Meta que no se ha logrado debido a que la mitología del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo, separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su teología fantástica que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    ReplyDelete