Friday, November 17, 2006

¿Quién teme a Ségolène Royal?

La mujer de blanco entre tantos hombres de negro ha ganado las primarias del Partido Socialista francés. La zapatera que ha movilizado como nadie a los militantes, especialmente a los nuevos, a los jóvenes y a los que se han apuntando al PS por internet, derrota a Dominique Strauss-Kahn y Laurent Fabius, burócratas y fontaneros del sacrosanto y hermético socialismo galo.
Ségolène le ha hecho un favor enorme a su partido. En las primarias lo ha lanzado a la Política 3.0 utilizando internet, la netpolitique, y las redes sociales para reencontrarse con los ciudadanos.
La Segosfera está contenta. Los Segovídeos, animados.
Ségoléne es la política de la posmodernidad, quizás unos años atrasada, pero con la lección aprendida.
Impuso las primarias, obligó al partido a escuchar a la gente y a debatir los temas más importantes. Bajó la política al terreno de los ciudadanos, lejos de una grandeur que ahoga a la república con su pesado terciopelo y sus oros añejos.
1946. El héroe De Gaulle renuncia a la presidencia en protesta por la fundación de la Cuarta República y el poder de los partidos sobre el ejecutivo.
2006. Ségolène Royal defiende devolver el socialismo y la política a los ciudadanos y aspira a presidir un país alejado de las sombras de Chirac (vuelve a amenazar) y de Nicolas Sarkozy, populismo con guante de hierro.
Dicen que padece agorafobia, pero nunca el socialismo francés se ha abierto tanto a los franceses. Se atrevió a contravenir a los sectores más burocratizados del partido, de la dirección a los sindicatos, los maestros, sacudió con sus propuestas sobre inmigración, jurados populares de los políticos, educación y responsabilidad de los padres, aligerar y acortar la Constitución Europea.
Democracia participativa. Democracia de opinión. Su primer mensaje es para los ciudadanos movilizados en la calle, los debates participativos y la Red.


"C'est le peuple qui s'est mis en mouvement, ce sont les militants qui se sont mis en mouvement : ils ne seront pas déçus". (Es la gente la que se ha puesto en movimiento, son los militantes los que se han movilizado: no serán defraudados)
Las claves de la candidata al conocer su triunfo: democracia más participativa y reunificación del PS alrededor de su figura y del empuje de los militantes.
Ya lo había subrayado en su última petición por vídeo a los internautas.



Una democracia más abierta se abre paso.
Pero Ségolène también es una nueva Kennedy. Encandila la cámara con el poder de seducir con la simulación política (Baudrillard).
Practica el tinkering político, ese equilibrio reflexivo teorizado por John Rawls, la unión de los principios y la interacción social y con la realidad.
Un nuevo contrato social con las herramientas de la Política 3.0
Cambia la política, ¿cambiará la realidad?

JPQ | Ségolène Royal: de la cultura militante al marketing político
P21 | Los partidos se convierten en redes sociales
P21 | Internet concentra la lucha política y social

7 comments:

  1. Das en el clavo.

    Una buena campaña de relaciones públicas de los partidos. La realidad se sigue pareciendo mucho mucho a lo peorcito que ya conocíamos.

    ReplyDelete
  2. No veo qué tiene de positiva una campaña posmoderna, bloggeril e innovadora si no se presentan claramente iniciativas políticas de fondo.

    Los otros dos eran muy carcas y no tenían una personalidad tan atrayente como Segolene, vale, pero me parece un error valorar a un candidato únicamente por su márketing político.

    http://www.almendron.com/tribuna/?p=12684

    ReplyDelete
  3. Lo cierto es que Ségolène Royal tiene bastante poco de moderno. Sus ideas y su forma de pensar se han orientado hacia la derecha y, sinceramente, donde más ha patinado ha sido en temas internacionales relacionados con la globalización y el siglo XXI.

    En lo único que se ha mostrado un tanto "revolucionaria" ha sido en la utilización de la blogosfera e Internet. Su campaña de comunicación sí ha sido efectiva y a sabido contar y conectar con los ciudadanos.

    De todos modos, creo que los medios se empeñan en describir este ascenso de Ségolène como una revolución; y yo no veo cambios importanes por ningún lado, la verdad.

    ReplyDelete
  4. gato blanco gato negro...lo importante es que dice la Royal sobre el anquilosamiento francés frente a la apertura mundial de los mercados y que va a hacer con el sistema educativo- antaño pretigioso y hoy tan chungo como el nuestro- eso es lo importante como Francia va a competir con Singapur en el siglo XXI..lo demás charlas de café...

    ReplyDelete
  5. Quizás Zapatero continue siguiendo la estela de Ségolène tras el 30% del share de su aparición televisiva.

    Te linkeo.

    Un saludo, María Tejero Martín.

    ReplyDelete
  6. Après des débuts hésitants, Ségolène Royal a su, au fil des semaines, imposer sa griffe dans la campagne électorale. En quelques mois, elle a acquis une stature que l’on ne soupçonnait pas chez elle. Son sourire de circonstance est moins figé et plus naturel ; sa communication électorale s’est effacée au profit de ses convictions ; son regard est plus profond, intraitable aussi dès qu’il s’agit de neutraliser les arguments adverses et les questions pièges (comme on a pu le constater lors de ses dernières prestations télévisées sur TF1 et France2). Ces six derniers mois, Ségolène Royal a pris le temps d'affiner son programme alors que son adversaire n’a fait que rabâcher ses slogans trompeurs, voire mensongers.
    Et puis, et ce n’est pas rien, la plupart des pays du monde, et notamment les pays européens : l’Italie, l’Espagne, l’Allemagne…, attendent de la France qu’elle désigne une femme de la stature de Ségolène Royal à la tête de l’Etat. Ce serait en soi une Révolution au regard de notre fâcheuse propension au machisme politique inscrite dans des siècles d'Histoire de France.
    Enfin, Ségolène Royal soutenue par Dominique Voynet, José Bové et, semble-t-il maintenant par Nicolas Hulot, est mieux entourée que Nicolas Sarkozy pour répondre à l’urgence écologique du XXIe siècle.

    Pour toutes ces raisons, Ségolène Royal doit l’emporter le 6 mai prochain. Elle incarne la rénovation de notre démocratie : La seule valeur qui peut véritablement amorcer le renouveau de la France.

    Yves Barraud

    ReplyDelete
  7. Dios salve a Francia si esta Segolene, resulta en lo mismo que Bachellet en Chile, una tremenda desilucion.

    ReplyDelete