Thursday, December 07, 2006

Despotismo ilustrado

Manuel Borja-Villel, director del MACBA, alerta sobre el nuevo "despotismo ilustrado" del estado museístico.
En esas estamos. La cultura como gala y oropel del poder ha llevado a los políticos profesionales a crear un estado de almacenes de obras muertas donde el arte vivo y la sociedad no pintan gran cosa.
"La institución recibe un mandato de los políticos y mecenas..." se queja Borja-Villel, que critica las mudanzas de "directores como si fueran cargos de confianza, puramente políticos".
Es lo que son.
Y esa cultura, atrapada en fondos públicos y muros costosísimos, es pura vanidad y mixtificación de ideas e identidades. Como los escenarios del poder de antaño. Como las iglesias dedicadas a batallas, arcos de triunfo y demás.
Mientras, muchas obras vivas, disidentes, son obviadas, castigadas o secuestradas por mafias (JPQ) y por la profunda incultura pseudoilustrada del poder burocratizado.

3 comments:

  1. El principal problema con el que se encuentra el arte (y el artista) es que vive básicamente de subsidios públicos, probablemente porque, si no, no viviría.
    Ningún otro sector de la economía depende tanto de los mecenas estatales: cursos, becas, exposiciones, publicaciones, etc. Por suerte quedan algunos privados, concedidos por fundaciones de grandes corporaciones.
    Mientras no se consiga dinamizar el mercado de arte español, la cultura seguirá "atrapada en fondos públicos y fondos costosísimos"

    ReplyDelete
  2. los museos está muertos desde hace tiempo,... primero fueron los artistas que marcaban tendencias, luego los museos y curators. Ahora lo son los coleccionistas, que disfrutan creando tendencia, moviendo el terreno del arte. El ejemplo más conocido (que no el único): Saatchi y su patada al britpop (excepto cosas destacadas, Hirst p.e.), y su "impulso" (por no llamarle algo peor) a la pintura.

    ReplyDelete
  3. Señalar que en efecto la oferta cultural parece ser muy amplia y cuidada y que sin embargo está totalmente controlada de forma vertical por la distintas instancias de poder. Con independencia de su legitimidad y de que ciertamente deben conservar el patrimonio, la dependencia de ellos es excesiva.
    Comentar también que no sólo las fundaciones ofrecen cursos en materia cultural, sin ir más lejos esta institución "Hotel Kafka" ofrece cursos de creación literaria, guión y otras artes al margen de los circuitos oficiales y con artistas que son y representan la modernidad en sus respectivas áreas de trabajo. ¿Apoyos? ninguno, prevención por parte de los posibles alumnos -bastantes, ya que muchísimos imaginan que la cultura había de ser gratis- satisfacción a posteriori toda. Futuro, esperanzado y también incierto. Otro modelo cultural se necesita? Sin duda.

    ReplyDelete