Sunday, December 10, 2006

La última victoria de Pinochet

El dictador chileno Augusto Pinochet ha muerto a los 91 años en el hospital militar de Santiago sin que la justicia haya podido sentarlo en el banquillo por sus crímenes. Es la última victoria legal de un tirano.
Ahora resurge la pelea sobre sus funerales que, seguro, darán más consuelo a su familia de la que recibieron sus víctimas.
A los que tanto lucharon por la justicia, un recuerdo con las últimas palabras de Salvador Allende, el presidente democrático depuesto y asesinado por Pinochet: "Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen... ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos".

14 comments:

  1. Yo no diría que fue una victoria legal la muerte de Pinochet.

    Si bien todos los procesos judiciales contra él quedarán sobreseidos de manera permanente, eso no significará que se le declarará inocente de los cargos.

    Respecto de la justicia divina, es de esperar que Dios lo castige por todos el sufrimiento a mi tierra.

    ReplyDelete
  2. Un placer, Juan, compartir de nuevo interés, interpretación, visión y hasta titular en el post.

    ReplyDelete
  3. Se ha muerto sabiendo que el resto del mundo conocía la clase de persona que era. No se le recordará como un luchador sino como un tirano. Es cierto que no ha pagado por nada, pero el desprecio humano es el peor castigo que hay.
    Un saludo

    ReplyDelete
  4. A los tiranos nada les sienta peor que la vejez. La mejor muerte para un tirano es caer bajo las balas de sus adversarios, como le pasó a Somoza o a Trujillo, para que sus correligionarios puedan levantarles altares. O como los militarotes del siglo XIX, que iban al paredón con la mirada alta y el paso firme, pidiendo incluso comandar el mismo pelotón que iba a fusilarlos.
    El tiempo y la biología son crueles. No entienden de poder ni de glorias. El hombre de mirada terrible bajo sus gafas negras que tu mismo pones ilustrando tu post se había convertido en un viejito miserable que se escondía detrás de legiones de abogados y médicos para negarse a asumir sus responsabilidades. Me recuerda a los golpistas del 23-F, jugando ante el juez al "yo no fui, seño, fue él" desprovistos de sus tanques y tricornios.
    Morir intubado, como un despojo miserable de lo que fue, doliéndose de la misma condición humana que le negó a sus víctimas, como le pasó a Franco, es la mejor forma de condenarse al olvido. Porque hasta los asesinos necesitan algo de épica para aspirar a pasar a la historia cuando cae el telón.

    ReplyDelete
  5. OBITUARIO CON HURRAS

    Vamos a festejarlo
    vengan todos

    los inocentes
    los damnificados
    los que gritan de noche
    los que sufren de día
    los que sufren el cuerpo
    los que alojan fantasmas
    los que pisan descalzos
    los que blasfeman y arden
    los pobres congelados
    los que quieren a alguien
    los que nunca se olvidan

    vamos a festejarlo
    vengan todos
    el crápula se ha muerto
    se acabó el alma negra
    el ladrón
    el cochino
    se acabó para siempre
    hurra
    que vengan todos
    vamos a festejarlo
    a no decir
    la muerte
    siempre lo borra todo
    todo lo purifica

    cualquier día

    la muerte
    no borra nada
    quedan
    siempre las cicatrices

    hurra
    murió el cretino
    vamos a festejarlo
    a no llorar de vicio
    que lloren sus iguales
    y se traguen sus lágrimas

    se acabó el monstruo prócer
    se acabó para siempre
    vamos a festejarlo
    a no ponernos tibios
    a no creer que éste
    es un muerto cualquiera

    vamos a festejarlo
    a no volvernos flojos
    a no olvidar que éste
    es un muerto cualquiera

    vamos a festejarlo
    a no volvernos flojos
    a no olvidar que éste
    es un muerto de mierda.



    Mario Benedetti

    ReplyDelete
  6. El último discurso de Allende, por boca de Allende: http://www.youtube.com/watch?v=g1QJ-y_xUmk

    ReplyDelete
  7. Día internacional de los Derechos Humanos12/11/2006 8:46 AM

    Ayer se celebraba el Día Internacional de los Derechos Humanos.No creo que Pinochet lo hubiera deseado....
    Mae

    ReplyDelete
  8. Hola Juan.
    Creo que así -"Señor Pinochet..."- comenzaba una carta escrita por una amiga de infancia al general, desde el exilio en Alemania, pidiendole inocentemente la libertad para su padre, hoy detenido desaparecido. El general nunca se dignó a darle una explicación a ella ni a los miles de familiares de las víctimas. Por eso, en estos días siento un cierto alivio porque se fue de este mundo, pero en ningñún caso euforia, porque quedó en deuda con Chile.

    ReplyDelete
  9. hasta cuando mienten?? basta ver como dicen que a allende lo mataron para saber que mienten. allende se suicido, asumanlo, fue un cobarde igual que los que siguen mintiendo descaradamente.

    saludos

    PD: dejen de robarse el pais, ladrones

    ReplyDelete
  10. Ya. Se suicidó, y los tanques que había alrededor y los cazabombarderos estaban por allí de visita, de picnic, como quien dice. ¿O es que estaban de Feria, y había fuegos artificiales?
    Por cierto, he dicho en otro post algo similar, pero lo repito. Si lo que queréis es convencernos, con tanto insulto, lo hacéis de miedo. Seguid así, que váis bien.
    Y ya puestos, permíteme que te diga otra cosa, a tí y al oligofrénico chillón que le lió el numerito a la compañera de TVE. Todos hablamos español, por los clavos de Cristo. Si queréis insultarnos a miles de kilómetros de distancia, al menos usad los inmensos recursos que ofrece la lengua de Cervantes para mentarnos la madre. Vete a una librería y cómprate el diccionario secreto de Cela. Igual con suerte, pasas junto a la sección de historia y te enteras de algo.
    Listo.

    ReplyDelete
  11. al señor cascarrilleiro le digo q si manda a un señor a la libreria el debiera hacer lo mismo, q averigue q paso antes del 73 para q el general se tomara el poder, puedo entender q hay gente q sufre por sus familiares pero eso no quita ningun merito a lo q hizo como presidente y estadista, sin el no seriamos el chile q somos hoy, cualquier persona que tenga estudios de administracion sabe q su labor fue la correcta aunque utilizo medios dolorosos.

    ReplyDelete
  12. Hasta cuándo tanta hipocresía? Cuando nos referimos a Pinochet estamos hablando de un CRIMINAL. Todo aquel que trate vanamente de encontrar algo "positivo" a un personaje que tanto dolor causó, simplemente está defendiendo la barbarie y la irracionalidad. Con el respeto que merecen los cristianos debo decir que una bestia, aún después de muerta, lo sigue siendo. Se nos exige respeto a quienes nos opusimos a la dictadura pero éste se gana con el arrepentimiento, con justicia, con verdad y no con prepotencia, agrediendo periodistas extranjeros, saludos nazis, discursos sediciosos de parte de su nieto, etc. Si nos hubiésemos quedado callados, en nuestros hogares, en silencio, sin expresar nuestro alivio por la muerte del tirano significaba que nos asociabamos al duelo. En cambio, la salida de la gente a las calles, especialmente los más modestos y aquellos que más sufrieron fue ´la mejor manera de expresarle al mundo que la mayoría de los chilenos estamos por la VIDA,la PAZ; la SOLIDARIDAD. la JUSTICIA y la VERDAD. Evidentemente que quiénes apoyan la "obra" de la dictadura están muz alejados de estos principios.

    ReplyDelete
  13. es un poco dificil q incentives esos"valores" cuando uds no tienen la moral para hacerlo, celebrar porq se murio una persona?la verdad es q no se de q estan hablando y dicen q estamos en democracia jajajaja! nunca vi a ninguno de los aderentes de pinochet celebrar por q se murio gladis marin q por cierto no hizo nada por chile nunca se dio cuenta q tenia q ir a lavar las ollas a su casa mejor.

    ReplyDelete
  14. Ha fallecido un gran Presidente. Fue sorpresiva la gran cantidad de personas, hombres y mujeres de esfuerzo, de todas las edades y condiciones sociales las que asistieron a sus excequias y formaron una fila interminable de gente.
    Los jovenes, ancianos, mujeres y hombres de trabajo no lo olvidarán, por muchos que sean los embustes del socialismo internacional.
    Sólo me queda decir ¡Gracias, Presidente Pinochet!

    ReplyDelete