Monday, December 11, 2006

Más horas de tarde

Verano. 22.00 horas. Subido al monte de San Pedro el día no se acaba. Puedes seguir con la mirada cómo deja Europa hacia América. Como tantos hicieron en busca de un día más risueño.
Hércules lo agarra desde su torre mítica.
Un poco más tarde, en Fisterra, aún te cuelgas de los últimos rayos de luz para ver a la flota salir a faenar.
Yo, como Martin, quiero tardes más largas. Desconfío de la eficiencia vital de las mañanas, pero esos atardeceres son mágicos. Las mejores horas del día, hurtadas a la noche GMT. Que no nos los quiten.
Es entonces, a esas horas apegadas a la tarde, remisas a la noche, cuando vemos a sombra do aire ha herba (Luis Pimentel).

2 comments:

  1. Hermoso e insoportable para quien solo puede verlo una vez al año.

    ReplyDelete
  2. No estoy de acuerdo. Las tardes inacabables del verano gallego están muy bien si eres joven, soltero y con ganas de juerga. Pero lo lógico es que el horario vaya en consonancia con el ritmo del sol. Es surrealista que a las 22:40 horas de un día de junio aún sea de día en las Rías Baixas. E imposible acostar a tus hijos pequeños a las 21:00 hs si afuera hay un poderoso sol.
    Por no hablar de los estúpidos dos cambios de hora anuales en el Estado: como dijo Manuel Toharia "absurdos, antieconómicos y perjudiciales."

    ReplyDelete