Friday, December 01, 2006

Periodistas preocupados por el oficio

A los periodistas les preocupa más su situación laboral que la crisis del periodismo y los medios.
Los problemas del oficio superan a los criterios profesionales cuando hay más licenciados que nunca (59.138 desde la creación de la facultad en 1972, 25.797 trabajando en la actualidad).
Es la conclusión del tercer Informe Anual de la Profesión Periodística realizado por la Asociación de la Prensa de Madrid.
Los tres principales problemas de la profesión son la precariedad laboral (67,7%), el intrusismo profesional (45,8%) y la baja remuneración (42,4%), según los mil encuestados.
Sólo después viene la falta de independencia, la crisis de la credibilidad, la mala imagen o la ética.
La mayoría (63,1%) no quiere cambiar de medio. La inseguridad y la falta de estímulos profesionales mantiene a los periodistas atados a la silla en cuanto logran cierta comodidad. Un estancamiento y falta de flexibilidad laboral también reflejado en la calidad e innovación profesional.
A los periodistas les preocupa su trabajo. Al público, la credibilidad, que sigue descendiendo. Los medios sacan este año un 6 sobre 10 y desciende la radio, enfangada en la crispación.
Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS, en pdf) los medios tienen un suspenso raspado del 4,84 de confianza en un entorno donde sólo aprueban las ONG (5,9).
Los medios de comunicación pierden la confianza del público, pero todavía están por encima de los empresarios (4,3), los sindicatos (4,2), la iglesia (3,8) o los partidos (3,4).
Se queja la audiencia del efecto altavoz de las disputas y el excesivo posicionamiento ideológico: las informaciones menos creíbles son las del corazón (61,1 por ciento) y las de política local y nacional (44,5 por ciento), según la encuesta de la APM.

Sensacionalismo y politización son las dos fuerzas de erosión del periodismo. El público lo tiene claro, desde siempre (aunque también caiga una gran parte de la audiencia en esa fascinación).
Situación laboral y pérdida de credibilidad e independencia están muy relacionadas. Las relaciones empresariales, económicas, publicitarias y de licencias entre medios y políticos son uno de los principales problemas del periodismo español, acentuado por un estado autonómico convertido en inmensa máquina de control y propaganda.
Cuando el fin de la era de la prensa arrecia, crecen los medios, los ciudadanos se lanzan a informar y opinar, y las audiencias se fragmentan, las esclavitudes financieras y los negociantes metidos a editores deterioran la profesión y también el oficio.
Y los grandes medios tampoco están a salvo. La presión para seguir manteniendo márgenes de beneficios de otras épocas pesa en exceso.
Mucho más que la innovación y la apuesta por otros modelos más sociales y menos economicistas.
El periodismo y los medios profesionales están perdiendo protagonismo en el espacio público. Ya no son la "nación hablándose a sí misma" de Arthur Miller ni el vigilante del poder y representante del público de la visión democrática del periodismo.
Walter Lippmann lo decía claro: "La calidad de las noticias en la sociedad moderna es un índice de su organización social".
El nivel del periodismo español no es independiente del civismo y grado de ciudadanía. Su retroalimentación está en la cadena vital de la democracia. Necesitamos más periodismo y más ciudadanía tanto periodistas como público.
La crisis del oficio no es independiente de la crisis del periodismo. La mediación se esfuma como lo hace la representatividad social de los medios.
Por ahí se pierde la credibilidad y el interés, pero también el sueldo y la estima.

APM | Informe Anual de la Profesión Periodística 2006
Fernando G. Urbaneja | Credibilidad menguante (.doc)

14 comments:

  1. Con permiso de Fernando Savater, quien hace tiempo tituló un artículo con este misma frase:
    "¡ES LA CULTURA, ESTÚPIDO!".
    Tenemos el periodismo que tenemos porque tenemos el nivel cultural que tenemos en este país. Sin lector exigente, no puede haber periodismo exigente. Y sin exigencia periodística, la laboral, menos.

    ReplyDelete
  2. Aitor Feijoo12/01/2006 5:31 PM

    Con la falta de criterio del espectador/lector, su conformismo e inmovilismo cultural y político, se hace difícil cambiar el panorama que presenta este estudio.

    Los medios se mueven por sus resultados económicos y por sus intereses políticos. Sin un público que demuestre su hartazgo condenando al ostracismo los programas o medios que no cumplan su tarea con un mínimo de calidad, los medios no emprenderán las acciones necesarias para hacer limpieza de contenidos y buscar una forma de revitalizar el periodismo, y devolverle su papel de guardián externo e imparcial de las libertades y del derecho a la información.

    Pero son, hoy por hoy, los medios quienes cumplen el papel de socialización y los que, por delante de las instituciones tradicionales, educan en valores a la gente. Nos encontramos pues en un círculo sin fin, un sistema cerrado que se perpetúa a sí mismo, y que si Newton no se equivocó cuando hablaba de la inercia, necesitará que desde fuera le echen una mano para cambiar. Tal vez el mundo del blog sea lo que hacía falta. El tiempo lo dirá.

    ReplyDelete
  3. hoy en marginalía:
    Música en directo:
    Paquito de Rivera
    Cine de estreno: marginalía te recomienda: algunos días de Septiembre.
    Artículo: Las mentiras del Público réplica a este post de Juan Varela.
    todo pinchando arriba en mi nombre.

    ReplyDelete
  4. Sensacionalismo y politización son dos fuerzas de erosión de la ciudadanía.
    Respuesta a tu post, Javier, que es verdad, pero forma parte del mismo mal.

    ReplyDelete
  5. Hazme un favor y ya de paso se lo haces a tus lectores. Por el símbolo ? al lado del enlace al informe de la APM.
    Se supone que podría ser un estudio mediante el que difundir la realidad de la profesión periodística de forma que la sociedad conociera esa realidad y quizá, quizá, entendiera algunas verdades y dejara de considerar el periodismo uno de los oficios menos valorados por la función social que desempeña.
    Tal vez si supieran más de la precariedad, el intrusismo y el dinero que se gana comprenderían que exigir resultados es necesario y es justo, pero que también son más disculpables los errores.
    Sin embargo, la APM va y cobra por su informe de manera que lo van a leer cuatro... Así nos va.

    ReplyDelete
  6. AMOS JUAN COMENIUS
    PAULO FREIRE
    PROFESOR EDUARDO MARCELO COCCA jpg

    Titulo
    El Profesor Universitario
    Autor
    Eduardo Marcelo Cocca
    Resumen
    Debemos tener en claro, si queremos una educación universitaria artesanal, amateur, o una educación en manos de verdaderos profesionales de hecho y de derecho, como corresponde y nos merecemos, y sobre todo en un país en serio, donde debe reinar por encima de todo el Estado de Derecho, al todos debemos propender para que su ejercicio, no sea una expresión de deseos, sino una realidad, a la que todos sin ninguna duda aspiramos.
    Lo habitual, tanto en universidades publicas como privadas y con la anuencia de sus autoridades, los Profesores Universitarios, son solamente de hecho, detentan una carrera de grado y tanto ellos como las autoridades, consideran suficiente merito para habilitarlos como profesores, en abierta contradicción con las leyes que regulan el ejercicio de la profesión, L.E.S. Art.. 36, Código Penal, etc.
    Palabras claves
    Usurpación de Titulo, Profesor Universitario, Estado de Derecho
    Fecha de envío
    24/11/06
    Fecha de recepción
    24/11/06
    Introducción
    Desde un punto de vista estrictamente jurídico estamos frente a una flagrante violación de la ley, delitos penales incluidos, creo que no es necesario recordar que todo ciudadano tiene obligación de conocer la ley, ni que decir si se trata de letrados.
    Desgraciada y alegremente tanto participes necesarios, como autoridades que nombran en estos puestos, están incursas en el delito, recordar el CP, cuando nos dice aquel que designe a alguien sin titulo suficiente, podemos cerrar los ojos o mirar para otro lado, tal como hemos hecho hasta ahora,pero después nonos quejemos de los resultados o busquemos chivos expiatorios en la escuela secundaria, cuando el verdadero problema, núcleo de esta cuestión es la universidad misma, que claro, manejada por amateurs y no verdaderos profesionales, titulados los resultados no pueden ser otros que los que se exhiben, lamentablemente.
    Desarrollo
    El Estado Nacional, a través del Ministerio de Educación otorga como corresponde, autorización a diferentes universidades publicas y privadas, el permiso para el post- grado de Profesor Universitario y posterior otorgamiento del titulo correspondiente, luego de cursada y aprobada la curricula especifica de la carrera.
    Ahora bien, la gran mayoría de los profesionales que ejercen como docentes universitarios, salvo raras excepciones, carecen del titulo de Profesor Universitario.
    El Profesor Universitario, cuando esta en clase frente al alumnado, no esta en calidad de abogado, juez, medico, ingeniero, etc., sino cumpliendo la función y desempeñando el rol de Profesor Universitario, y para lo cual y se cae de maduro que su carrera de grado no es suficiente para el ejercicio profesional como Profesor Universitario, tal como lo marca el sentido común y las regulaciones de las leyes.
    Prima facie, estos profesionales, sin titulo de Profesor Universitario, estarían alcanzados por el Art.. 246.- inc.1.-Usurpación de Títulos.-del Código Penal, que dice:el que ejerciera o asumiere funciones publicas sin titulo.- Art., 247.- Según ley 24527.- Usurpación de Títulos,- Código Penal.- que dice: el que ejerciere actos propios de una profesión......, sin poseer titulo...... y luego dice: el que se arrogare grados académicos, títulos profesionales u honores que no le correspondieren.
    La ley de Educación Superior N* 24521, Art.. 36, nos dice: los docentes de todas las categorías deberán poseer titulo universitario de igual o superior nivel a aquel en el cual ejercen la docencia.........,o sea que si ejercen como Profesor Universitario, tal como taxativamente lo marca la ley, deberán tener titulo de Profesor Universitario, además del titulo de la carrera de grado que lo habilita en la especialidad.
    Las universidades otorgan el titulo de Profesor Titular, Asociado, Adjunto o Jefe de Trabajos Prácticos. Le recuerdo aunque parezca una verdad de Perogrullo, para acceder al titulo de Profesor Universitario, hay que cursar y aprobar una determinada curricula. La ley de Educación Superior, que la que norma, contiene y da marco legal a las universidades, ni aun en el párrafo referido a la autonomía universitaria, no dice en ninguna parte que estas puedan nombrar a cualquier profesional con titulo insuficiente como Profesor Universitario.
    Desde el punto de vista del Derecho, supongamos que alguien que ejerce la profesión de Abogado, pero no sabe que es el Código Civil, ni quien fue Vélez Sarsfield, con toda seguridad ningún letrado aceptaría esta situación,sin embargo la mayoría de los Profesores Universitarios ( de hecho ), no saben quien fue Amos Comenius, ni que decir de su " Didáctica Magna ", o incluso mas en nuestros días, el colega Abogado y Pedagogo Paulo Freire, quizás el mas importante en la historia de la educación latinoamericana, con su celebre texto " La Pedagogía del Oprimido ".
    El Profesor Universitario, tiene la obligación de conocer, perfecta y profundamente, las corrientes didácticas imperantes, para que de acuerdo con su leal saber y entender, y luego de todos los análisis pertinentes, se enrolaren en la corriente conductista, humanista, constructivista o mixta, o incluso alguna elaboración personal basada en conocimientos que los especialistas elaboraran día a día, para aquellos a los que de verdad nos importa la educación universitaria abrevemos.
    Lo mismo sucede con cual es la metodología de enseñanza, que aplicaremos con el alumnado, será lineal, concéntrica o espiralada, el manejo de cualquiera de estas técnicas, debe ser algo tan habitual para el verdadero profesional, que cumple el rol de Profesor Universitario, como el hablar o escribir para cualquiera de nosotros.
    Lo expuesto hasta aca, no llega a ser ni la punta del iceberg
    Entonces señores de una vez `por todas a llegado el momento de ponernos los pantalones largos, y que asumamos como no puede ser de otra manera, que no se puede ejercer una profesión, ni ser un profesional de la misma sin titulo habilitarte.
    Como colofón y para dejar palmariamente demostrado todo lo expuesto hasta aquí, digamos que todos los meses cobramos una limosna, a la que las universidades llaman sueldos, y las remuneraciones son en concepto de Profesor auxiliar, jtp, adjunto, asociado o titular, insisto a cualquiera de estas categorías llegaron por una varita mágica que los designo inmerecidamente contra de todas las leyes del sector incluso reitero el Código Penal, que en este caso no cumple su función preventiva como debería y todos estamos esperando el irrestricto cumplimiento de la norma
    Conclusión
    Seria deseable, que las autoridades competentes y dando un plazo de 24 o 36
    meses, para que los actuales Profesores Universitarios de hecho, se conviertan en Profesores Universitarios de Hecho y de derecho, para orgullo propio y de toda la comunidad educativa.
    Temas a debatir
    Profesores Universitarios de hecho o de hecho y de Derecho
    Profesores Universitarios Profesionales de la educación o amateurs de la educación universitaria
    Bibliografia
    Ley de Educacion Superior Nro. 24521
    Codigo Penal Argentino

    --
    Posted by PROFESOR COCCA to PROFESOR COCCA at 11/25/2006 12:19:00 PM

    ReplyDelete
  7. El resultado del estudio no sorprende a nadie y es de sentido común. No encuentras curro, pero ninguno quiere dejar la profesión, ergo hay más mano de obra que empleo. Por sacar algo, te metes en el fantástico mundo de las colaboraciones (o el empleo basura, que lo mismo da) y a ver quién coño te viene a pedir cuentas de cómo trabajas tan poco profesionalmente cuando lo haces para cinco medios diferentes y otras tantas secciones distintas. La precariedad es la principal causa de la mala calidad de la información, de los atropellos profesionales y demás.

    Y yo me pregunto: ¿Aguantarían nuestros políticos un sólo día sin medios de comunicación, sin verse reflejados en las radios, las teles y los papeles? ¿Aguantarían una huelga de periodistas?

    ReplyDelete
  8. Schjwek, la respuesta es no. Ahora bien, ¿estamos organizados los periodistas españoles para sacar adelante una huelga? Tampoco. Y si lo estuviésemos, ¿qué clase de impacto mediático tendría? Nulo, cero, y a las pruebas me remito. Aquí ya ha habido huelgas en medios, y no solo en TVE ¿Cuantas has visto en los papeles? Perro no come mierda de perro.

    ReplyDelete
  9. fum i estalzí Poloni a Polònia

    "Ara mateix, la premsa sembla haver deixat de costat el seu teòric paper de control, i només reacciona als dictats polítics (no deu ser exactament així, sinó que hi ha una mena de simbiosi entre ambdós poders, potser per la falta de credibilitat de tots dos); comparada amb d?altres reaccions, com en el cas dels presumptes líquids explosius de l?estiu, indica que no hi ha cap control sobre el que fan i diuen (o no fan, ni diuen) els nostres dirigents.

    Tampoc es cap novetat. Tocqueville ja parlava de la premsa en una democràcia:

    En matière de presse (en una democràcia), il n?y a donc réellement pas de milieu entre la servitude et la licence. Pour recueillir les biens inestimables qu?assure la liberté de la presse, il faut savoir se soumettre aux maux inévitables qu?elle fait naître. Vouloir obtenir les uns en échappant aux autres, c?est se livrer à l?une de ces illusions dont se bercent d?ordinaire les nations malades, alors que, fatiguées de luttes et épuisées d?efforts, elles cherchent les moyens de faire coexister à la fois, sur le même sol, des opinions ennemies et des principes contraires.

    El cas de TV3 és, però, especial. No sembla que el poloni ni l?àntrax d?origen desconegut trobat a les illes (es parla de centenars de cases que no se sap d?on han sortit) hagin aconseguit produir una mutació en el provincianisme (o, senzillament, desorientació) genètic de la nostra: dia rere dia, Batasuna fa una conferència de premsa a la comarca de guipusquanès, i dia rere dia, el telenotícies dóna una àmplia cobertura dels disbarats que van dient. I així anem tirant, o trirant."

    ReplyDelete
  10. Muy de acuerdo contigo, Rob, lo pensé y se lo comenté a responsables de la APM ya los dos años pasados. No tiene sentido cobrar por este informe, que debería ser de información para los profesionales y para la opinión pública en general.

    ReplyDelete
  11. El verdadero enemigo del periodismo no es el intrusismo profesional, sino la escasa formación complementaria de muchos periodistas, que con acabar la carrera pretenden tener garantizado un puesto de trabajo para el resto de su vida.

    Fragmento del artículo "Sobre periodistas, fotógrafos y demás víctimas del intrusismo profesional" en malasangrepati.blogspot.com

    ReplyDelete
  12. isabel muela lopez y compro titulo de periodismo o si no de estilista da igual , como nadie me dice nada pues ejerzo de lo que yo quiero total ya estan todos los demas en el paro , y yo chupando camara en etb je je

    ReplyDelete
  13. ¿Problemas de inadaptación con las nuevas tecnologías? Y recordad que quién tiene trabajo es porque alguién le contrata. Las culpas echádselas a ellos.

    ReplyDelete
  14. Si hay algo que les preocupa con razón a los periodistas es el intrusismo laboral. Pero deberían de estar preocupados por la escasa formación intelectual que tienen:

    Es normal que si un periodista no ha estudiado historia, pongan a un licenciado en historia a analizar la actualidad política.

    Es normal que si un periodista no sabe lo que es un sintagma nominal (cosa que he presenciado con mis ojos) pongan a un filólogo a ocupar su lugar.

    Es normal que si un periodista no tiene mi pajolera idea de arte contemporáneo, pongan a un licenciado en bellas artes a comentar sobre ARCO.

    Más bien habría que decir que la carrera del periodismo ha sido una intrusa "admitida por todos" en el campo de la intelectualidad, sin aportar lo más mínimo.

    ReplyDelete