Friday, December 28, 2007

El terrorismo confunde la desobediencia civil

"Una de las realidades que más me impactó fue conocer la situación de, por ejemplo, el 44% de las personas heridas por coche-bomba que han quedado con invalidez permanente, las 1.294 que han quedado con incapacidad física o las 41 con gran invalidez, así como el gran número de personas que han perdido un ojo por disparos de pelotas de goma".
¿Puede ser Sabino Ormazabal, autor de esta reflexión, un etarra?
La sentencia de la Audiencia Nacional en el caso Ekin, el sumario 11/98, dice que sí. Pero hay muchos, como Javier Sádaba, que creen que el periodista de Gara es sólo un activista de la no violencia, que puede tener ideas nacionalistas, pero que no forma parte de ETA.
Los jueces creen que sí.
Son los problemas de los macrojuicios. La línea del delito corre el peligro de difuminarse.
La sentencia es preocupante porque identifica la desobediencia civil con el terrorismo de ETA (págs. 599 a 605, .doc) y atribuye a la banda su diseño. Lo explica en cinco puntos:
1. El proyecto de desobediencia civil de ETA es concebido por la organización terrorista como una forma de enfrentamiento directo y continuo con el Estado.
2. Que la desobediencia civil, como forma de lucha para alcanzar esos objetivos, es de vital importancia.
3. Que la desobediencia civil como instrumento de lucha debe constituir un modo de vida para deslegitimar al Estado.
4. Que hay que concebir la desobediencia civil como práctica, de ningún modo excluyente de otras formas de lucha.
5. Crear espacios de contrapoder (...) con el fin de lograr la autodeterminación y la independencia del País Vasco.
El terrorismo de tantos años lo cubre todo. Hasta las propias opciones políticas que coinciden con los objetivos de los etarras.
La desobediencia civil es una opción diferente a las bombas, los tiros, el asesinato, el secuestro, la extorsión y la amenaza.
Si no vulnera los derechos de los demás, es difícil identificarla con el terrorismo, aunque sus instigadores puedan coincidir en parte.
Entre los 47 condenados hay etarras, seguro. Y colaboradores directos e indispensables de los terroristas, seguro. Pero ojalá no haya quien pague por coincidir políticamente con los terroristas, en todo o en parte, sin ser responsable de sus delitos.
Sabino Ormazabal dice que "la lógica militarista y autoritaria no puede cegarnos".
Los terroristas ya están ciegos. La democracia debe cuidar su visión para ser mucho más escrupulosa y garantista. La ley debe ser ciega sólo con la condición e ideas de los reos para juzgar sólo los hechos probados.

4 comments:

  1. Muy llamativa tu prevención cuando el condenado es un periodista. Periodista que colaboraba en un medio, Egin, controlado por ETA, según la sentencia judicial.

    Siendo el redactor jefe de opinión ¿crees que ocupaba ese cargo sin la aprobación de la dirección etarra? Yo no, en todo caso, ahí está la sentencia de la Audiencia Nacional.

    ReplyDelete
  2. Juan: coincido contigo en la apreciación que haces sobre la sentencia, que también me parece muy preocupante. El argumento, como se escribia hace unos días en El País, de que no se condenan conductas, en este caso la desobediencia civil, sino el móvil, que están sometidas a una directriz emanada desde ETA, aunque los acusados lo desconozcan, tiene como efecto que cualquier respuesta o accion politica que coincida con ETA puede ser criminalizada, y esto puede ser utilizado como una mordaza contra la libertad de expresión. El discurso anti-ETA no deja ver lo que está pasando con esta sentencia.
    Alberto

    ReplyDelete
  3. Su crecimiento no se detiene y supera en mucho a las tabletas. Es la nueva pantalla de la democratización de la distribución, consumo y producción de contenidos.


    togel singapore

    ReplyDelete
  4. El grupo de sabios pide dos cambios legislativos importantes en la propiedad intelectual. Mantener una "ventana de oportunidad", el derecho a digitalizar el material huérfano y hacerlo accesible cuando los propietarios no lo explotan privada o colectivamente. Y modificar el Convenio de Berna para evitar más obras públicas en el futuro. La solución está en un


    judi togel online yang aman dan terpercaya

    ReplyDelete