Tuesday, December 11, 2007

Hacer la paz con el planeta

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático continúa en Bali con la disputa entre países desarrollados y en desarrollo, y entre la codicia de un modelo de imperialismo ecológico insostenible y la necesidad de cambiar el modelo de desarrollo.
Estados Unidos se opone al objetivo de reducción de emisiones contaminantes de entre un 25 y un 40% para 2020. La cifra mágica para sustituir al Protocolo de Kioto.
Los avisos de los responsables del Panel Internacional contra el Cambio Climático o de gurús como Al Gore, recientes premios Nobel, siguen sin inquietar a muchos países.
Con la Unión Europea empujando no es de extrañar la poca confianza en los acuerdos finales. El miedo al cambio climático y sus consecuencias ecológicas, sociales y políticas apura las negociaciones. Pero cada uno va a lo suyo.
El imperialismo ecológico denunciado por James Lovelock se codea en Bali con el imperialismo económico y la revuelta de los países en desarrollo contra los desarrollados. Ellos también quieren contaminar para crecer. O ser pagados para ser los pulmones verdes de la Tierra.
Al fin y al cabo, como ha explicado Sir Nicholas Stern, responsable del influyente informe británico sobre el cambio climático: "el problema es un fallo del mercado, los que dañan a los otros por emitir gases con efecto invernadero generalmente no pagan".
Cobrar es el deseo de muchos países emergentes al defender cuotas para evitar la deforestación, un nuevo mercado como el de emisiones impulsado en Kioto. Pagar por contaminar para introducir el coste ecológico en la lógica del mercado.
La mayoría de los expertos mantienen con tino que sólo el interés propio y el miedo salvará el planeta.
La cuestión es saber si el interés funciona sólo a corto plazo o acepta un mercado de futuros más amplio.
Tecnología, educación, mecanismos financieros, asistencia a los países pobres y en desarrollo, y cooperación son las claves de la conferencia de Bali. Pero casi todos los observadores temen acuerdos laxos mientras los expertos claman cada vez más por una acción radical ante las amenazas climáticas y ecológicas.
Transferencia es la palabra en boca de muchos: un modelo de reducción de emisiones, expansión de los bosques, compromiso y cambio de estilos de vida para no convertir la lucha contra el cambio climático en otra penalidad para los países más pobres ahora que los ricos ya han hecho mucho daño.
Los desfavorecidos también quieren su revolución económica. Cambiar el modelo industrial y las imperfecciones del mercado será la clave para salvar a Gaia, como lo es de toda la globalización.
El cambio climático necesita un modelo de sostenibilidad donde el imperio de un cierto progreso asimétrico no continúe primando el bienestar de unos pocos frente al mal de muchos.
Un acuerdo de paz con el planeta, entre países y entre intereses.
De lo contrario seguiremos oyendo Mentira, la canción de Manu Chao con los anuncios de los acuerdos de Kioto de fondo.
Mentira lo que dice
Mentira lo que da...
Mentira la verdad


6 comments:

  1. Juan, espero y deseo que leas el informe que está a punto de publicar Alejando Polanco [Tecnología Obsoleta] sobre el "cambio climático", recogiendo TODO lo que la ciencia cuenta al respecto, TODO (resumido, claro).

    Politizas algo que sólo debiera ser abordado científicamente (tema en cuestión).

    Y es un error generalizado de los periodistas y medios españoles. A ver si antes de opinar públicamente sobre algo tan complejo se informan antes, yendo a las fuentes fiables y no a los artículos periodísticos.

    Desconozco la conclusión, si la hay, de ese megapost, pero tengo la CERTEZA de que Alejandro abordará el tema de la forma más objetiva posible, aportando numerosa documentación para que sus lectores puedan decidir por sí mismos y, constatar supongo, que NO HAY CONSENSO CIENTÍFICO todavía.

    Pues eso, el tiempo nos va poniendo a todos en nuestro lugar. La CREDIBILIDAD cuesta mucho en lograrse pero muy poco en dilapidarse.

    ReplyDelete
  2. Maty, si te lees los artículos (científicos) de la ONU que aquí se enlazan (base de la conferencia), hasta Lovelock pasando por el informe Stern y también los argumentos de los que están contra el acuerdo, como los norteamericanos, verías lo equivocado que estás.
    Pero tú sigue acusando a todo el mundo. Es más fácil.

    ReplyDelete
  3. Aggg... Yo sólo me fío de la información estrictamente científica, no la generada por medios.

    Los del IPCC de la ONU están siendo muy desacreditados, sin embargo los medios SILENCIAN a quienes sacan a la luz sus falsedades, tergiversaciones...

    La verdadera CIENCIA se basa en HECHOS CONTRASTABLES, y no sólo en modelos computacionales predictivos, TAN MANIPULABLES E IMPRECISOS (a día de hoy).

    Eso mismo vale para el periodismo: datos, pruebas, hechos y menos opinión. Por eso suelo recordar aquello de que los hechos son sagrados.

    Lo mejor será esperar a leer el megapost. Alejandro lleva un mes desaparecido de la blogosfera, dedicándose a ello. Y es MUY EXIGENTE, y apuesta siempre por la EXCELENCIA (cosas de estudiar ingeniería -aunque sea la "industrial" :P ).

    Por ello, sin leer el informe, estoy seguro de que puedo confiar en que ha procurado ser lo más RIGUROSO y OBJETIVO posible, explicando el estado del debate científico en la actualidad.

    ReplyDelete
  4. Acaban de hacerse públicos el EGM y el OJDInteractiva (Noviembre).

    EGM <- Encuesta

    OJD <- Medición de visitas

    Todo es manipulable en este mundo, y máxime en España (no me fío de ninguna empresa encuestadora, de ahí que no referencie las encuestas políticas).

    El EGM es equivalente a los modelos predictivos, mientras que el OJD se basa en datos, de ahí que conceda mucha más credibilidad al segundo sistema.

    Me han sorprendido los buenos datos de ADN.es. Quería compararlos con los de PUBLICO.es pero no están, como los de EL PAIS.

    ¿Qué medidor utiliza Público? a investigar

    ReplyDelete
  5. Un pelin cursi y mojigato eso de salvar a Gaia, vuestra Madre... en fin, los ecoprogres son asin.

    ReplyDelete