Thursday, December 20, 2007

Hay alternativas al canon

El Congreso ha aprobado el canon digital. A regañadientes por algunos. Con gran hipocresía por muchos. Todos amparados en la falacia de la falta de alternativas. Pero las hay.
Richard Stallman ha estado en Granada y ha bombardeado la polémica del canon con dos propuestas: "El canon no debe existir y la SGAE, tampoco".
El gurú del software libre y el copyleft vuelve a proponer su vieja idea del DAT: "Reemplazar el canon por un impuesto y con una agencia pública para gestionar el uso del dinero que luego se pagaría a los artistas".
Copia universal libre para todos como método más eficiente de reproducción y una compensación justa que vaya directamente a los artistas y no a las entidades de gestión colectiva de la propiedad intelectual.
Una propuesta que puede parecer estatalista, pero que sólo intenta eliminar intermediarios para evitar la retórica de la maximización de beneficios.
Es lo que pretende el canon, que es la forma más desproporcional, injusta y universal de proteger los derechos de los autores dejando un buen pico en la caja de las gestoras de derechos.
Por eso se pide el canon.
Y por eso se prefiere incluso a los DRM (digital rights management). Estos sistemas aportan datos mucho más concretos pero tienen costes para las gestoras de derechos.
Para los consumidores son además una amenaza para la libertad de copia privada y para la privacidad.
Los impuestos son impopulares, pero los ciudadanos también deben saber a qué les dan derecho esos impuestos y que, en realidad, en países como España ya los pagan. En una cultura tan fuertemente subvencionada como la nuestra, el impuesto Stallman ya existe, llámese como se llame y aunque se enmascare en subvenciones, becas, acuerdos, etc.
La ley del cine, que también se vota esta tarde, es otra muestra.
Ese dinero público dota a los autores y artistas de recursos para la creación, pero también debe dar a los ciudadanos derecho a compensaciones.
William Fisher, profesor de Harvard, ha mejorado la vieja idea de Stallman para promover una tasa que une ideas de sistemas como Creative Commons (que cumple cinco años) y la ventaja de los sistemas de identificación digital.
Fisher defiende la creación de un sistema de identificación digital de las obras para estimar cuántas copias se hacen y compensar a los autores.
El registro, como en Creative Commons, es voluntario y sólo pueden registrar obras los autores para excluir mediadores. Una agencia pública se encargará de estimar el volumen de copias de cada obra estadísticamente y a través del seguimiento de los registros.
Los autores reciben la compensación por derechos directamente, sin mediación de gestoras. los ciudadanos pagan una parte de sus impuestos que cubren su derecho a la copia privada y la agencia estatal encargada, como las actuales del Ministerio de Cultura o de sus homólogos autonómicos, reparte los derechos de acuerdo al porcentaje de copia en el mercado y a las creaciones que por determinados valores se quieren promover.
Sistemas alternativos. Muchos se quejarán.
¿Por qué un impuesto directo y no indirecto como el canon? Porque así se garantiza el acceso universar a las obras, que cubre el derecho de obras derivadas.
¿Por qué una agencia pública? Para asegurar una gestión sin lucro y reducir los intermediarios y el coste que generan. Que acaban pagando ciudadanos y autores.
Además, un nuevo sistema de gestión de los derechos de autor debería fomentar otros valores y garantías:
1. Gestionar los derechos de autor de forma más flexible y transparente.
2. Ampliar el dominio público. Revertir a la sociedad las obras más subvencionadas.
3. Fomentar derechos de la propiedad intelectual flexibles: dejar fuera del pago de derechos a bibliotecas, educación, obras de dominio público, etc. Eliminar la imposición obligatoria de derechos de autor cuando existe una renuncia o restricción voluntaria (copileft o creative commons, por ejemplo).
4. Adaptar la cultura, la creación y la industria de los contenidos al nuevo escenario tecnológico y a los nuevos negocios.
5. Dedicar una parte de los derechos de autor a financiar obras de dominio público.
Hay alternativas: abolir los derechos de autor, reconocerlos y cobrar por el derecho universal (y subvencionar la cultura en función de esos derechos) o mantener los sistemas injustos.
El canon no es la única solución como tampoco es la garantía de la copia privada.

P21 | Canon a toda prisa

14 comments:

  1. Estoy de acuerdo en que hace falta desarrollar alternativas al canon. Pero hay un problema: ¿quién cobra de cualquier sistema de reparto de haya, público o privado? ¿Quién reparte los carnés de artista que dan derecho a recibir una porción de la tarta? Si cada vez es más borrosa la distinción entre creadores y consumidores, si muchos somos las dos cosas, el principal, problema no es quién paga o dónde, sino quién cobra y por qué. Creo.

    O, dicho de otra forma:
    http://blogs.20minutos.es/retiario/post/2007/03/06/todos-el-canon

    Un saludo.

    PP Cervera

    ReplyDelete
  2. No hay carnés, Pepe. Cada cual registra las obras que produce, si quiere, como en Creative Commons, y a partir de ahí entras en la tarta o no, según comercialices o no la obra.
    Todos cobran en cuanto registran obra. Pero además el propósito del impuesto universal de Stallman o Fisher es financiar la cultura más allá de la obra de cada uno.
    Lo que hoy hacemos en un país como España. Pero ellos proponen ligar esas subvenciones a liberar la copia.
    No es perfecto, pero es un adelanto.

    ReplyDelete
  3. En la misma línea de tu artículo: sociedad de autores

    ReplyDelete
  4. ¿Y si directamente NO PAGAMOS NADA A NADIE? No entiendo por qué hay que "compensar" nada. Los músicos, que vivan de sus conciertos, y cuanta más difusión, más publicidad.
    Hoy en día hay periódicos gratuitos, software libre y todos ganan dinero... y las productoras de cine ganan una pasta con el merchandising (que le pregunten a George Lucas).
    Son ellos los que deberían agradecernos que le dediquemos un poco de nuestra atención.

    ReplyDelete
  5. En mi humilde opinión, pienso que por una parte el canón debería de eliminarse, ya que la gente que se está haciendo de oro con él es la SGAE (Ramoncín y sus colegas), y no los artistas (que es para los que supuestamente debería de ir el dinero). Además, pienso que con el mantenimiento del canon, lo que consiguen es que la gente esté aún más disconforme con él y, por consiguiente, aumente la piratería.
    Yo propongo que quiten el canon y los artistas se ganen la vida por los conciertos, ya que la "piratería" les proporciona publicidad y hace que sus beneficios aumenten. Además, ya es hora de que dejen de enriquecerse como hacían hasta hacer relatívamente poco, y que piensen más en el consumidor en vez de pensar en ellos mismos y la cantidad de dinero que ganan, ya que viven de su profesión gracias al público.

    ReplyDelete
  6. Que se ganen la vida dando conciertos. Al que vale le irán a ver, el que no interese que cante para los amigos o en la ducha.

    Lo que ocurre cuando se vive de canones, impuestos, subvenciones y milongas es que se desincentiva la creacion. Sí, justo al revés de lo que se cree. No hay innovación, porque el legislador no comprende que ésta no nace sólo de recursos externos. No valen situaciones acomodaticias.

    Qué coño, quieren vivir del cuento!

    ReplyDelete
  7. O sea que la solución es que la SGAE sea un ministerio.

    Yo alucino con los estatistas.

    Lo que tiene que hacer esta gente es hacer algo que le guste a la gente y ingeniárselas para venderlo.

    Y si no lo consiguen a cambiar de curro.

    ReplyDelete
  8. A mi me irritaba la voracidad recaudatoria y la prepotencia de la SGAE, mucho. Ahora los anticanon han conseguido, con la inanidad de sus propuestas, la estupidez y la ignorancia que demuestran, y la prepotencia y agresividad con que se manifiestan, que la SGAE me caiga hasta simpática.
    La propuesta de Stallman es una imbecilidad, dicho sea en el sentido estricto del término, inconcebible en alguien que se supone que tiene algo de cultura al respecto. Obviando que, por lo que dice, es evidente que no sabe lo que es y lo que hace la SGAE (bastante mas cosas que cobrar parte del canon), no resuelve el problema de las industrias culturales. Es decir, vale que le demos pasta a los artistas (supongo que considera artistas a los compositores solamente) con todos los problemas y las injusticias asociadas a la propuesta que hace, pero ¿Que pasa con los propietarios de la obra? ¿Que pasa con los productores, con los fabricantes de los libros, discos, películas, que se copian privadamente o se piratean?
    A esto, los comentaristas anticanon responden directamente con gilipolleces, no hay mas que leer los que se han retratado en tu blog: Pues que se financien con merchandising, que den conciertos, que lo regalen y ya veremos... ¿No ves la irracionalidad de las propuestas y los comentarios? ¿No hay un poco de inteligencia en los que escriben contra el canon?

    Me pone de los nervios que se plantee como un conflicto entre derechos de artistas y derechos del público. Para empezar, en mi opinión, el público en este asunto no tiene derechos. Los derechos son de los creadores y de las industrias. Que exista la posibilidad técnica de copiar no genera un derecho a nadie. El único derecho del público es disfrutar de la copia que ha comprado, o como dice la ley, que ha adquirido legítimamente. Punto.

    Para seguir, el conflicto principal se da entre una industria cultural dedicada a la producción de bienes de consumo y una industria de cacharros electrónicos dedicados a su pirateado, falsificación, copia privada o ilegal. La solución no puede venir de una merma en los derechos de las industrias culturales y los autores en que se sostienen. Por supuesto hay una posibilidad fácil de poner en práctica, prohibir por ley la fabricación de aparatos que violen la ley. Se hace en otros muchos sectores: salud, alimentación, seguridad, etc. De hecho la ley ya prohibe sus efectos. ¿Empezamos por ahí? Y luego persecución de las descargas ilegales, etc. Esos inventos pueden tener un efecto positivo pero no pueden lucrar a unos,los fabricantes de aparatos, a costa de otros, los fabricantes de contenidos.
    La única razón por la que la gente se cabrea con el canon es que pagan por algo intangible de forma transparente. Cuando el precio de otros bienes incluye algo así, ni se dan cuenta. En eso los de ASIMELEC etc. han sido muy inteligentes, supongo que además han jugado muy bien con sus influencias, han pagado a los periodistas adecuados, etc. hasta conseguir, con la inestimable ayuda de los ramoncines y los prepotentes directivos de la SGAE, un clamor contra un sistema que, siempre en mi opinión, es mas que eficiente y nos sale muy barato a los consumidores. Dudo que una agencia estatal pudiera hacer lo mismo por un 15% del total recaudado.

    Por último, me irrita aun mas que un tema tan absolutamente menor genere tanta polémica en los medios y tanta irritación entre la gente joven. Es un síntoma preocupante. Percibo decenas de causas que merecen más atención que esta y no la tienen. Por ejemplo, los precios de lo que comemos están determinados por 8 empresas que están abusando de los consumidores y de los productores, y nadie habla de ello. Claro, supongo que, teniendo en cuenta las inversiones que hacen en publicidad, ningún medio se va a atrever a cuestionarles para defender a la gente. O por poner un ejemplo aun mas sangrante, construir una casa vale 700 €/m2, y se vende a 5.000 a pobres desgraciados a los que van a sacar la plusvalía durante 30 años con una hipoteca leonina contratada en un marco jurídico hecho a medida de los estafadores de los bancos y las inmobiliarias. Eso lo hacen docena y media de grandes empresas, que controlan el mercado. Pero estamos en lo mismo, los sacamantecas son los dueños de los periódicos, y las inmobiliarias y las constructoras, grandes anunciantes. Ahí estamos.

    Pues eso, sigamos discutiendo del canon, que pagar unos céntimos cada vez que compras un cd es un chantaje durísimo, una estafa enorme, un problema del carajo...

    ReplyDelete
  9. Por cierto, he vuelto a leer lo que proponen Stallman (interpretacion francamente subjetiva y delirante de lo que es el copyright, encima incompatible con el sistema mundial basado en el convenio de Berna, etc.) y lo de tus profesores de Harvard, y me reido un rato: Lo que proponen es una tasa sobre la venta de hardware, cds y otros adminiculos utilizados para escuchar musica por medios electronicos. ¿Será que ha leido que existe un canon en Europa?

    ReplyDelete
  10. josean, si no sabes quién te está copiando es problema tuyo.

    Es como si me rallan el coche en el garage y como no sé quién ha sido me dedico a rallar todos los coches que hay. Ah!, y tendría en cuenta que todos los vecinos no han podido ser, así que rallo los coches un poquito.

    Un plan la mar de racional, ¿no? Y luego encima el que se meta con mi ridículo razonamiento le llamo gilipollas.

    ReplyDelete
  11. Se me olvidaba. Siguiendo con el ejemplo, encima se quieren llevar daños y perjuicios cuando rallan el coche de otro.

    La malloría de la gente copia productos made in USA, no sus "creaciones".

    ReplyDelete
  12. Jose: "Mayoráa" se escribe con "y" como sabe cualquier niño de primaria. El resto de tu comentario está al mismo nivel

    ReplyDelete
  13. Típico Pensador que no sabe qué argumentar y a lo más que llega es a buscar las erratas.

    Veamos las faltas del Pensador:

    "bastante mas* cosas que cobrar parte del canon"

    "¿Que* pasa con los propietarios de la obra?"

    "¿Que* pasa con los productores"

    "no hay mas* que leer los que se han retratado en tu blog"

    "De hecho la ley ya prohibe* sus efectos"

    "interpretacion* francamente subjetiva "

    "y me reido* un rato"

    "musica* por medios electronicos*."

    "Será que ha leido* que existe un canon en Europa"

    (Corrección cortesía de Microsoft)

    Diviértase rallando coches.

    ReplyDelete
  14. Muy interesante, de verdad.

    Saludos

    ReplyDelete