domingo, mayo 27, 2007

Elecciones locales sin ciudadanos y sin prensa

Los periódicos y los políticos ya piensan en las elecciones generales cuando la gente todavía vota o se abstiene en unos comicios locales y autonómicos presentados irremediablemente como primarias y avance de las generales.
De campaña local se ha hablado poco. De crispación y bombardeo de temas nacionales, mucho. Si no fuera por la prensa y los medios locales parecería que este país no tiene problemas inmediatos, urbanos, vecinales, ciudadanos.
La estrategia política de unos y otros ha desdibujado las propuestas de política local y autonómica. La perspectiva y el enfoque de los medios nacionales, prensa, radio y televisión, sobre todo, también.
Otra vez el conflicto vasco y la utilización del poder autonómico y local como estrategia nacional ha devorado la política local tras un arranque con pelea por la corrupción urbanística que ha pasó rápidamente de problema cotidiano a garrote partidario.
Los políticos se han enzarzado con temas nacionales. Los medios, también. Incluso más. Zapatero y Rajoy han hablado más de temas locales en sus mítines de lo que los medios nacionales han reflejado.
La agenda nacional aplasta a la local.
Algunos reporteros de medios nacionales lo han comentado durante la campaña: los jefes sólo compran la crispación, los temas cotidianos quedan para la prensa local.
La crispación vende más que la gestión política cotidiana.
Y el ciudadano queda atónito. Muchas veces desorientado, sintiendo lejanísima la política.
¡Menos mal que muchos medios locales siguen siendo fuertes y ambiciosos periodísticamente!
¡Qué pena que tantos dependan tan irremediablemente del poder local y autonómico!
Las elecciones locales necesitan otra política más abierta, menos partidista, más ciudadana, menos condicionada por otros ámbitos de poder y decisión.
Y también medios, locales y nacionales, que piensen más en los ciudadanos y menos en el poder y sus relaciones con los poderosos.

sábado, mayo 26, 2007

Star Wars 2.0



Que la gente te acompañe.
El lema de La Guerra de las Galaxias podría haber sido ese. Pero la fuerza de George Lucas es como la de Han Solo. Por mucho que la gente ha acompañado la saga, Lucas se ha mantenido cerrado, observando a los frikis vestirse de Darth Vader durante 30 años sin dejarles meter mano en su obra.
El imperio ganaba. También el marketing y el merchandising. Pero nadie ha parado a los fans, a sus ediciones y sus remakes de la saga de ciencia ficción más importante de la historia.
La cultura de la convergencia es tan fuerte como las murallas que la limitan.
Ahora la fuerza está del lado de la gente y la Web 2.0 ha forzado a Lucas a abrir un espacio para la fan fiction y los homenajes.
Los frikies ya pueden ser corporativos y manipular las imágenes de Lucas sin miedo. Star Wars estrena un área de vídeos virales donde los fans pueden poner los mashups (ediciones) de su aventura galáctica.
El universo reinventado y más abierto. La ficción de los fans entra -con limitaciones- en el imperio Lucas.

jueves, mayo 24, 2007

País desmemoriado

Un programa de Antena 3 ha elegido al español más importante de la historia por votación popular. El ganador es el Rey Juan Carlos. ¡Qué desmemoria!
La votación sanciona la vieja regla de que la memoria colectiva es corta. Muy corta. Lógico, la gente anda a sus cosas y no está para que le anden preguntado por viejas glorias.
También puede suceder que el español de la historia sea simplemente el más popular y no el más importante, como asegura el programa televisivo. Así cuadra más que en la lista estén entre los primeros el príncipe Felipe (de obra desconocida hasta el momento) o su esposa Leticia.
Lola Flores, Rocío Jurado o Isabel Pantoja están entre los 32 primeros personajes. Popularidad, está claro.
En otras listas paralelas la monarquía no ha triunfado tanto. Y es que la realeza es televisiva y de cuché, sin remedio.

lunes, mayo 21, 2007

Literatura ensimismada

Leo estos días tantas reflexiones sobre el impacto del 11-S en la literatura norteamericana que me entra una envidia terrible. Y me pregunto dónde está el 11-M en la literatura española.
Ian Jack, editor de la revista Granta, explica cómo el atentado contra las Torres Gemelas ha cambiado la forma de ver el mundo de la moderna narrativa norteamericana.
El último Don DeLillo es señalado por algunos como un autor del tamaño de Norman Mailer o Ernest Hemingway por su retrato de un momento crítico en la historia.
La narrativa de ficción sobre la vida real vuelve a atraer la atención. ¿Cómo escribir igual después de los ataques terroristas? ¿Cómo entender el mundo tras la amenaza de los integrismos religiosos? ¿Cómo escribir después de Abu Ghraib y Guantánamo?
Cuando la globalización explota con sus propios obuses, ¿cómo se puede mantener la literatura al margen?
En España lo hace. Del 11-M hay muchos libros, pero la mayoría son ensayos y reportajes periodísticos o balas del marketing de la tragedia y el miedo.
Entre las excepciones, los poetas que respondieron pronto, atrapados entre las bombas de Madrid y la Feria del Libro de la ciudad. Y autores ya clásicos como Luis Mateo Díez y su novela en el 11M, más que sobre aquella matanza.
¿Y el resto?
No. No me refiero sólo a la reconstrucción novelada de la muerte. Pregunto por otra forma de entender la realidad, una parte de nosotros, el país, algunas gentes que viven aquí o muy lejos y nuestra propia posición en el mundo. Todas esas preguntas que la literatura norteamericana, por ejemplo, siempre intenta responder, año a año, época a época, acontecimiento a acontecimiento, en busca de la sempiterna gran novela americana.
Hitos que cambian el mundo. Renglones para ver la realidad entre letras nuevas.
¿Está embobada la literatura española? Atrapada entre las modas editoriales y la inmersión en una memoria histórica tan lejana como olvidada o manipulada.
Preguntas para otra literatura que a veces no podemos leer. La gran novela de/sobre el 11-M está, sin duda, por escribir. Quizá ni siquiera ha sido imaginada.

domingo, mayo 20, 2007

Todos somos críticos

Siempre, de toda la vida, lo mejor era el consejo de los amigos y conocidos. Si querías ir a un restaurante, a un lugar de ocio, leer un libro o escuchar cierta música, ¿qué mejor que el consejo de un amigo?
Tus conocidos saben de tus gustos, tus tendencias, tu presupuesto, tus circunstancias, que decía Ortega.
Gracias a las guías y servicios sociales -11870.com, por ejemplo- es más fácil en la era de la información y la participación.
Un vídeo del WSJ.com sobre las guías participativas.

viernes, mayo 18, 2007

Desperfectos

A Marta le ponen de los nervios los desperfectos en los libros por las mudanzas. Yo me paso la vida temiendo cómo llegará ese envío de Amazon.
¿A quién le echo la culpa de la esquina mellada?
¿A Amazon? ¿A Deustche Post? ¿A Correos? ¿A algún intermediario?
Ya me acostumbré a que los críos se fascinen pasando las hojas del libro a toda velocidad. Y como me gustan las ediciones en rústica, los paperback, pues de vez en cuando no vuelven como antes de empezar el juego.
De pequeño tenía alguno de aquellos libritos donde los dibujos se animaban al pasar rápido las hojas. Ahora hay demasiada televisión y el movimiento se controla en los espacios virtuales.
Es una ventaja. Casi todos los desperfectos virtuales son recuperables. Si no lo arreglas, cambias de avatar. O de identidad si la cosa se pone fea, fea.
En los libros sólo funciona, y mal, la plancha y la prensa casera.
¡Maldito gato! ¡Ahora al gato le ha dado por mordisquear las esquinas de Don DeLillo!

martes, mayo 15, 2007

LiteraTwitter

Lemosgalego, ainda que sexa en curto. Microrrelatos. El dinosaurio seguía ahí. Hijos de Pascal. Porque una obra no tiene que ser necesariamente larga. Escribe. LiteraturaSMS. Literatura móvil. Porque lo bueno, si breve...
Gracias, Martin y compaña.

Lemos galego

domingo, mayo 13, 2007

Música abierta

Jonathan Coulton decidió un día comenzar a publicar su música en internet al margen de las discográficas.
En septiembre de 2005 se comprometió con Algo a la semana. Thing a Week puso a prueba su creatividad y la capacidad de internet y las redes sociales para sostener a un artista. Coulton maneja sus derechos de autor con licencias flexibles como Creative Commons.
Hoy gana entre 3.000 y 5.000 euros al mes por su música en la Red y The New York Times lo presenta como un ejemplo del nuevo negocio de la música en internet, como en España The Grillo y otros.
La cultura de la convergencia funciona. El activismo narrativo y participativo de algunos ha producido obras como este vídeo. Code Monkey ha sido realizado por un programador, Mike Spiff Booth, con imágenes de videojuegos.
La música también se enriquece con la participación.

Jazz en El Retiro

En el Bosque de los Ausentes del Retiro los cipreses de los muertos amarillean. Serán los efectos de la conspiración. A la vera de la montañita del recuerdo a las víctimas del 11-M un grupo de personas se reúne para escuchar jazz.
Tarde de sábado. Resuenan en los aburridos diarios las promesas repetidas de esta campaña sin fin de la política española.
El cuarteto se emplea con Bill Evans.



Alejados de los fastos del Lago de los Cisnes, representado en el gran estanque del parque, sumergido por un macroescenario, la música se entiende con las palabras en mil idiomas prendidas en cartelitos tras los músicos.
Antonio Carlos Jobim.
La cantante tiene tantos registros como distinta es la gente que escucha. A la guitarra un músico desgrana acordes a lo Django Reinhardt.
La audiencia son paseantes atrapados por un swing, grupos de jóvenes en busca de sombra para la cerveza, padres con hijos que juegan alrededor.
Sarah Vaughan.
Aquí no faltaban sillas ni había empujones. Todos cabíamos y podías sentir el retumbar del contrabajo en las láminas de la silla.
En una esquina del Bosque del Recuerdo, donde la planificación afrancesada del alcalde Gallardón se topa con los viejos árboles de un Retiro más abierto, la música encuentra y nos encuentra sin el arficio que a menudo asfalta el parque de trailers y achica un espacio público, ensordecido por tanta fanfarria.
Ella canta. Suena una guitarra. Saluda un amigo.
So nice.



[Poco después llego a casa y me encuentro a la España de la peor copla convirtiendo por la tele a la Pantoja en estandarte de quién sabe qué porque toca en Valladolid mientras sus millones sospechosos también valen para la política del engaño]

viernes, mayo 11, 2007

Videoelecciones municipales

La campaña de las elecciones municipales ha arrancado y con ella la videocracia y la apuesta por el vídeo en internet.
Candidatos y partidos están produciendo más vídeo que nunca para sus webs institucionales, blogs y espacios virtuales en YouTube y otras plataformas.
Si eres un yonqui de la política y no te piensas perder la campaña, la agencia de noticias VNews y Google España te ofrecen Elecciones 2007, un espacio donde encontrar los mítines y declaraciones de campaña lo antes posible. Y, por supuesto, con la posibilidad de que aumentes la videocracia enviando tus vídeos para que la imagen sea más participativa.

Juan Pedro Valentín lo explica:


El vídeo electoral del PSOE:


Arranque de campaña del PP:

sábado, mayo 05, 2007

Ofensiva contra la radio en internet

La radio en internet está en peligro. La industria musical y los gestores de derechos siguen amenazando y persiguiendo un mercado y un medio en expansión mientras se anclan en las viejas fórmulas de difusión musical. La gran diferencia es que las nuevas las controlan, sobre todo, los usuarios, mientras el marketing impone en las primeras las listas de éxitos.
Pandora ya no se escuchará fuera de Estados Unidos en tu ordenador y Last.fm firma acuerdos a toda velocidad con los sellos musicales para seguir funcionando.
En Estados Unidos se aprueban nuevas tarifas para la radiodifusión en internet que doblan las anteriores y son muy superiores a las pagadas por la radio convencional.
En España la situación todavía es similar a la anterior legislación norteamericana. Casi equipara a radios convencionales y online, aunque se asegura un porcentaje de los ingresos de las de internet. La SGAE aplica a las radios convencionales tarifas fijas en función de su cobertura (pdf) y a las radios en internet según sus usuarios.
Tim Westergren, fundador de Pandora, explica la persecución y la injusticia cometida contra la radio online, un mercado bebé pero en crecimiento.
Westergren se queja, como el resto de las radios -sociales o no- en internet, por la persecución de la industria musical y su intento de retrasar las nuevas formas de gestión, distribución y promoción de la música.
Pandora ya no se escucha fuera de Estados Unidos. La única opción es emplear un proxy para redirigir tu IP. Por ejemplo: pega la dirección pandora.com en la caja de este proxy.
El problema de la compañía que busca el genoma de la música -un algoritmo interpreta tus preferencias musicales por asociaciones- confiesa su incapacidad para manejar las distintas licencias, tarifas y organismos gestores de derechos que hacen falta para mantener un servicio que trasciende las fronteras.
Todos los críticos del actual sistema de propiedad intelectual y derechos de autor lo dicen hace tiempo: sin una simplificación del sistema de licencias y derechos es imposible la nueva economía y la nueva cultura sin fronteras.
Los suscriptores y oyentes de Pandora fuera de los Estados Unidos son nuevas víctimas de un sistema que necesita urgentes reformas.

BlogsCorporativos | Cierran Pandora en España

viernes, mayo 04, 2007

Mapa de las comunidades virtuales

Parece un mapa de Tolkien sobre la Tierra Media, pero en realidad es una recreación de los datos de las comunidades virtuales y sus usos y posicionamiento. Muy interesante e imaginativo.

El mapa

miércoles, mayo 02, 2007

Kyte.tv

Las nuevas televisiones participativas crecen y se perfeccionan. Kyte es la última que conozco. Mejores herramientas para editar tus vídeos y funcionalidades sociales vitales para recuperar la mejor experiencia de la televisión: hablar de ella mientras la ves.
La conversación de salón o de bar en la Red a través de un chat (funcionalidades que también incorpora Joost, antes The Venice Project) para que la televisión del futuro no sea onanista y aburrida. Si la televisión quiere sobrevivir, tendrá que ser participativa, personal, social y, por supuesto, móvil.