viernes, noviembre 30, 2007

Al PP se le escapan los argumentarios

Todos los partidos utilizan argumentarios para alimentar el pensamiento y el verbo de sus cargos públicos y dirigentes. No crean, no, que ese pensamiento único es natural. No.
Lo que no es tan habitual es que a los partidos se les escapen los razonamientos directos a los periodistas antes de explotarlos en la consabida rueda de prensa o mitin. Pero son los peligros de la comunicación socializada a fuerza de mail y SMS.
Entre listas de correo se confunde cualquiera.
Al PP hoy se le escapó el argumentario (documento completo) contra la presunta corrupción del alcalde de Totana y sus concejales justo cuando acusaba a algunos de alimentar "de noticias a determinados medios de comunicación, provocando así situaciones de indefensión y generando una clara espiral de confusión en la opinión pública".
El cachondeo en las redacciones ha sido importante y el PSOE se ha apresurado a difundir entre los periodistas el error del PP.
¿Andará Carmen Martínez Castro buscando cabezas o será comprensiva con el error?
Es viernes. Unos cuantos se han reído bastante. Que se conformen con eso.

Nos gustan las frases promocionales

Sí. Nos gustan. Coges el libro de la estantería de la librería y antes aún de detenerte en la portada ya estás leyendo esas frases de contraportada. Maravilloso. Has acertado otra vez. ¡Qué vista! ¡Qué intelectual! ¡Qué lector agudo!
Sí. Nos gustan las frases promocionales de los libros como nos gustan las portadas del periódico preferido. ¿Para qué sino leerías ese papel caro y sucio?
Sí. Nos gustan. Sí. Dicen siempre lo mismo. Maravilloso. Otra vez has acertado. Lo dice The New York Times, The Times Literary Supplement o cualquiera de esos autores que pierden frases. Los editores marketineros las recuperan al vuelo.
Sí. Nos gustan las frases promocionales de los libros. Llámalo autoafirmación.
O miedo.
¿Y si se equivocan?
Entonces puedes volver a quejarte de la prensa, los críticos o los autores defenestrados.

How Much Do Book Blurbs Matter?

Tregua en el EGM

El EGM adopta un nuevo modelo de medición para acabar con las luchas entre editores. El nuevo modelo se basa en un fichero único con los datos de las entrevistas presenciales y las telefónicas que acaben con la guerra entre medios y la disputa sobre a quién beneficia más qué medición.
En la encuesta se reformularán además algunas preguntas para que el recuerdo de marca de los usuarios sobre los medios quede más claro.
También se establecerá una nueva estructura geográfica que mejore los datos de penetración en distintos territorios.
¿Acabará la guerra entre grandes y pequeños, entre regionales y nacionales, etc.?
Posiblemente no, pero es una tregua apoyada por los editores que mejorará los datos para el mercado.

Contra la tortura



unsubscribe-me.org | Get Started

jueves, noviembre 29, 2007

Un Cervantes para Gelman

A Juan Gelman le han dado el Cervantes. Y a Luis Antonio de Villena le alarma tanto premio para metafísicos.
Quizá después de tanto duelo y compromiso ya sólo le quedan los hechos a Gelman.
Para Gelman la poesía es "infinita como un hecho".
Tanto que cabe todo el realismo. Pero quizá Villena pensaba en otros.

Rápido, llamen a Lakoff

A Z, el heterónimo de José Luis Rodríguez Zapatero para las elecciones de marzo de 2008, no le importan los votantes de izquierdas.
Z pide un mandato más a sus votantes para acabar su programa. Pero le tiemblan las piernas con el PP y ha cambiado radicalmente de discurso porque sabe que las elecciones se ganarán de nuevo en el centro cuando ya no hay guerras y aznares contra los que manifestarse.
Nada de propuestas radicales (aborto, eutanasia, pararle los pies a la jerarquía eclesiástica). Y tras el Gobierno de España ondeante de rojigualda hecha logos: Bono.
Sí, otra vez Bono. Después de venganzas y contradicciones, el español más hispánico de las entretelas socialistas vuelve a primera línea política.
Elecciones obligan.
¿Y los catalanes? Otra dura para el PSC. Montilla traga.
España, España no se rompe. Lo asegura Bono como presidente de un Congreso todavía por ganar.
¿Qué?
Pero, oiga, ¿en España hay candidatos a presidentes del Congreso?
No.
¡Y qué más da!
Lo importante es arrebatar el grito de España a la derecha.
Y para eso: Bono. Lo dice Z.
Que sea poco democrático anunciar el premio antes de ganar los votos importa poco.
Rápido, por favor, llamen a George Lakoff, el miembro del comité de sabios que tanto tiempo lleva diciendo a los demócratas que los conservadores les han robado el lenguaje, los símbolos, el marco (framing).
Z lo sabe. No es seguro que lo haya entendido, pero Zapatero es ahora Bambi. Convencido de que la izquierda no tiene a quién votar más allá de algunos partidos nacionalistas, el presidente del gobierno apuesta por ese votante de centro al que Rajoy asusta con la ruptura de España y el frufú de los obispos inquieta.