Saturday, January 26, 2008

Nada de códigos para los blogs

Vicent Partal y yo coincidimos en la Catosfera. Nada de códigos para los blogs. Nada de atar la libertad de los autores y la expresión de su identidad digital con más reglas que las suyas propias, personales.
Transparencia y honestidad consigo mismo y sus lectores. Esas son nuestras recomendaciones.
Pero también tenemos claro que son los contenidos y su argumentación, su estilo, su formato. En definitiva, su calidad y oportunidad a lo largo del tiempo, lo que hace más interesantes y fiables unos blogs que otros.
Las razones de Vicent y las mías.

La Catosfera en Twitter

5 comments:

  1. "Nada de códigos" es un código.

    No a los códigos impuestos de forma externa.

    Si a los códigos que generan los propios blogueros, como forma de compartir y difundir ideas comunes sobre lo que hacen.

    Si a la libertad de hacer lo que a cada uno le salga con su blog, unirse a otros, vivir separado, ofrecer una imagen de marca conjunta. Si a la libertad creativa!

    ReplyDelete
  2. Coincido con mag: es necesario un código propio del editor. El "hack-tivismo", la "cibeerdisidencia" y la agitación internauta tienen sus propios códigos de conducta, a menudo regidos por una implacable corrección política más propia del totalitarismo de un GH antisistema, un ojo que todo lo ve y que condena y critica todo lo que se salga de los pentagramas que componen ese contracódigo autoimpuesto como doctrina ética.

    ReplyDelete
  3. Hola, les dejo mi blog, lo visitan y me dicen que les parece :)

    http://comicsvirtuales.blogspot.com

    Saludos!

    ReplyDelete
  4. Tu voto no cuenta; tu tuiteo, sí. La democracia se vive en tiempo real, directa, sin filtros ni más reglas que la opinión a golpe de teclado. 140 caracteres para controlar al poder.
    Política instantánea desde el móvil y el ordenador. Los viejos poderes –partidos, políticos, medios de comunicación- han sufrido la semana pasada el control ciudadano desde los nuevos espacios públicos creados por las herramientas digitales. Ahora están obligados a estar atentos.
    La partitocracia y los poderes oyen la voz ciudadana con tanta inmediatez y fuerza que resulta difícil no hacer caso. La política está en las redes, y con ella crece el poder de una pequeña élite digital con influencia en el resto de los usuarios.

    togel singapore

    ReplyDelete