Sunday, February 24, 2008

Cayetana y el periodismo como tránsito

Cayetana Álvarez de Toledo explica en ABC -que ya acerca posiciones con Acebes- cómo se pasa del columnismo a la política:
"No es una decisión que se toma en un día, sino que está muy meditada. Por una parte es fruto de una gran vocación política de casi siempre y, por otra, consecuencia de unas circunstancias muy concretas tanto políticas como de relaciones en el PP, que me dieron la oportunidad de venir a trabajar y a colaborar aquí".
Cayetana, columnista privilegiada de Pedro J. Ramírez, pareja ideológica y contrapunto generacional de Luis María Anson, representa una perversión terrible del periodismo español: su uso instrumental para hacer carrera en la política.
Al menos no lo oculta.
La pasión política de Cayetana, fundamentada en su estudio del regalismo, es obscena por la violación del periodismo de opinión que supone.
Pero no es menos cierto que al menos ahora la protegida de Acebes y número nueve en la lista del PP por Madrid se la juega en el partido, no desde las columnas de los periódicos. Otros siguen haciendo política enmascarada desde ellas.
Decía Hugo Young, uno de los últimos grandes del columnismo británico, que muchos opinadores deberían dejar los artículos y presentarse a las elecciones.
Cayetana lo ha hecho. Eso sí, después de ganar el puesto desde la protección de una cabecera.

3 comments:

  1. "...representa una perversión terrible del periodismo español: su uso instrumental para hacer carrera en la política."

    No entiendo nada... Trabajaba en El Mundo y ahora se ha metido en la política. ¿Qué hay de malo en ello?

    Todo lo que se escribe en los periódicos digitales y de papel tienen un sesgo político. Se podría aplicar a ti lo que mencionas de Hugo Young.

    No entiendo dónde está el problema. Un periodista puede tener y de hecho siempre tiene su ideología política y se ve en todo lo que escribe. Véase tú mismo.

    Si te presentases en las listas de IU o del PSOE, ¿acaso habría que censurar eso?...
    No entiendo nada, o lo entiendo demasiado bien...

    ReplyDelete
  2. La decisión de Cayetana es su decisión y fruto de horas de pensar en dar el salto.

    Al final, su decisión fue pasarse a la política. Nada que objetar.

    Saludos,

    ReplyDelete
  3. Hay que ser retorcido. Puede que note guste Cayetana ni su forma de pensar, pero tiene exactamente el mismo derecho que cualquier a presentarse a unas elecciones.
    Molará el día que antes de pedir tolerancia al resto, los de izquierdas empecéis por tolerar vosotros.

    ReplyDelete