Wednesday, April 02, 2008

Una caricatura enfurece a Cristina Kirchner

"A mí me divierten mucho las caricaturas y las propias son las que más me divierten". Cristina Kirchner, presidenta de Argentina, antes de cargar contra una caricatura de Clarín a la que acusó de "mensaje cuasimafioso".
Lo dice la presidenta peronista. Evita rediviva. La mujer a la que la jefa de las Madres de la Plaza de Mayo entregó un pañuelo para que apretara contra su corazón ante las masas peronistas. Enfervecidas en su apoyo al gobierno contra el campo rebelado.
Su marido y ex presidente, Néstor Kirchner, a un lado, como en el dibujo. Estampa de la dinastía peronista.
Así acabó el enfrentamiento entre el gobierno argentino y los productores agrarios en un conflicto que ha sacudido todo el país, ha apretado los puños del kirchnerismo y ha distanciado ciudades y campo.
Y, sobre todo, destapado una guerra entre centralismo y federalismo. La batalla entre un poder central devorador y unas provincias acogotadas por el dinero estatal y ambicionadas por sus propios caudillos.
Víctima y victimario: la prensa.
"¿Qué me quieren decir, qué es lo que no puedo hablar, qué es lo que no puedo contarle al pueblo argentino?", gritó Cristina K enfadada con la viñeta de Sábat.
¿O quería decir que no quiere oír más que su voz?
La voz de las masas desde los púlpitos vibrantes del peronismo contra los medios. Muchos de ellos críticos de un gobierno autoritario, demagogo y clientelar.
Los regímenes autoritarios siempre han invocado la voz del pueblo y de sus divinos representantes contra los disensos. Proclamas contra diálogo y discusión.
Cristina fue ayer más Evita que nunca con una melodramática queja de machismo -recordaba el llanto de Hillary Clinton- y el pañuelo de las Madres de Mayo apretado contra su corazón enquistado.
Los Kirchner han apretado durante años la mordaza. Pero el campo se rebeló esta vez. Y con él las voces de muchos. También de los medios, incluso de algunos cercanos o acomodados a las bonanzas.
En este país de abundancia donde tanta hambre se ha pasado a veces -la última, tras el corralito y la crisis de 2001- el vacío por el bloqueo agrario cerraba supermercados y carnicerías sin bifes, podridos en las cunetas.
Roto el silencio toda Argentina murmuraba contra el despotismo clientelar y la violencia de los matones peronistas. Los argentinos y los medios, airados contra el rodillo kirchneriano.
Esa mordaza de Sábat no calla a la presidenta, pero anima críticas.
Es el papel de la prensa. Muchas veces silenciada con mordazas atadas por ella misma.

12 comments:

  1. Kirchner, el otro Kirchner, el primero se desmarcó de Clarín, vetando a su cronista a principios de 2006. Desde entonces, la actitud virulenta del Gobierno hacia este diario -lo que ya venía sucediendo con otros- se ha manifestado en un sustancial rebaja de la publicidad institucional.Es a través de esta manifiesta forma de chantaje que el Gobierno argentino, que emplea las referencias a la pasada dictadura militar para justificar cualquier crítica hacia su gestión, ejerce la censura contra los medios de comunicación locales.
    Ahora, incluso, con Sabat, Hasta ahora, el uruguayo, con cerca de 3años de ejercicio en Clarín, siempre había estado muy bien visto por el matrimonio santacrucino. Ahora...

    ReplyDelete
  2. Es histórico como la clase media tilinga apenas ve morochos en el centro y con los bombos se les paran esos pelos de gorila que no pueden ocultar.

    Ahora resulta que por el comentario sobre Sabat (probablemente desafortunado), se tapa el pool mediático nefasto, gorila y reaccionario que hizo el periodismo argentino en estos días de lock-out de los productores del campo (paro es cuando hacen huelga los trabajadores), donde diferenciaban de activistas piqueteros a quien apoyaba al gobierno del ciudadano común que apoyaba al campo.

    Señoras culoroto de peinados platinados tocando la cacerola, para intentar desprestigiar un gobierno nacional y popular que gano en elecciones legitimas.

    Para estos, vale recordar que la plaza es del pueblo y el pueblo es de Perón. Y lo demostraron las 120.000 personas que dijeron presentes,con el retumbar de los bombos que no es otra cosa que el sentimiento hecho expresión, a través del pueblo organizado, no con boludos espontáneos citados por sms a tocar cobardemente la cacerola.

    Boludos extranjeros que hablan de nepotismo o de bonapartismos, que lejos están de entender el peronismo, que fue perseguido, torturado, desaparecido, prohibido, vilipendiado y puso la mayoría de los muertos para que estos imbéciles de cacerolas felices tuvieran un país un poco mejor y más autónomo.

    Son los mismos manos que antes aplaudían a los militares y tocaban las puertas de cuarteles.

    ReplyDelete
  3. Ahí están los "democráticos" medios argentinos, flor de hipócritas.

    “De este lado, son gente bien vestida, que tienen familias, y se van temerosos porque vienen los otros, los piqueteros violentos”, decía por América Mónica Gutiérrez, mientras venía marchando la columna de D'Elía se cruzaba con las caceroleras cardón.

    Leer "UNA RESOLUCIÓN ACADÉMICA SOBRE LAS FALTAS DE ÉTICA EN LAS COBERTURAS DEL CONFLICTO. LOS MEDIOS CON LA SOJA AL CUELLO".

    ReplyDelete
  4. Y cuál es el gran ejemplo de la prensa, la discriminación hacia los pobres, porque los del campo son gente decente y los desocupados son villeros.
    El conflicto fue con el campo agro-exportador, el que hace el desmonte y desaloja las comunidades originarias dejándolas en la miseria y la desolación. El conflicto fue con la Sociedad Rural, porque la Federación Agraria ha dejado de ser defensora de los pequeños productores para convertirse en consorte de los pooles de siembra.
    Los medios concentrados, las empresas de medios, los holdings de prensa son también dueños de campos, terratenientes en definitiva alejados de los intereses del pueblo, por eso editorializan con saña y subjetividad.
    Molesta la presencia de las Madres en el palco, será porque la ola de mensajes, convocatorias e intentos de reflotar el cacerolazo de los Pando boy´s de la mano de la Sociedad Rural, padecen la patología de golpismo crónico.
    La plaza de mayo les fue ajena, inmune, inconquistable.

    ReplyDelete
  5. Se nota cómo la Señora Presidenta sufre con este tipo de caricaturas, cómo le afecta las críticas que recibe, cómo la perturba este conflicto con el sector rural que no hace más que irse del país, crear incertidumbre.. Quizás le agrada hacerse rogar, o quizás en realidad no le interesa. Ahora el periodismo argentino es el culpable por darse cuenta de la realidad, mostrarla y expresarla sin violencia. En cambio, los patoteros de K son los que defienden hasta con puño un gobierno que no quiere integrar un pueblo, sino, dividirlo.

    http://otravezcaimos.blogspot.com

    ReplyDelete
  6. MUERTE AL PERONISMO.CARAJO !!!!

    ReplyDelete
  7. NUNCA LA DICTADURA K

    ReplyDelete
  8. le sacan a los trabajadores y le dan a los bagos = votos

    ReplyDelete
  9. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete