Monday, December 08, 2008

Los dueños del ladrillo no salvan diarios

Los magnates del ladrillo nunca han salvado a la prensa de sus crisis. Siempre la han utilizado para sus intereses ajenos a la información o para sus caprichos de reconocimiento social e influencia política. Sam Zell, dueño desde hace poco más de un año del grupo Tribune, es el último protagonista de una albañilería periodística que permanentemente ve cómo se derrumban sus construcciones.
Una deuda de 13.000 millones de dólares ahoga al grupo resultado de la fusión de Tribune con Times Mirror, con un vencimiento de 70 millones de dólares que es incapaz de pagar por las demoras en vender algunas propiedades como el equipo de béisbol Chicago Cubs.
Caída de la publicidad y la difusión, deuda, activos cuya venta tarda más de lo esperado y crisis de dirección. Una tormenta perfecta, en palabras del dueño de Tribune.

¿Reconoces la radiografía? Es casi idéntica a la de Prisa, que el viernes pasado volvió a poner al fundador de El País, Juan Luis Cebrián, al frente de su dirección para tratar de salir de la crisis agudizada por una deuda de casi 5.000 millones de euros, el retraso y las rebajas en la venta de Digital Plus, y una cotización en bolsa que ha vuelto a caer y deja otra vez la acción a dos euros y medio.

El resultado del imperio construido en Chicago por el coronel Robert R. McCormick (Chicago Tribune) y en Los Ángeles por Harrison Gray Otis y su yerno Harry Chandler (Los Angeles Times) cae arrastrado por la crisis del fin de la era de la prensa.
Ni los cambios en Chicago Tribune ni en Los Angeles Times han podido salvarlo.
Ningún plan de rescate ha funcionado cuando cada vez es más difícil para los medios conseguir crédito por su crisis estructural a la que se ha sumado la crisis económica.
El ladrillo y los grandes medios caen al tiempo acechados por problemas financieros similares. Y es peor para los medios, porque hasta hace poco las casas se vendían cuando la audiencia y la publicidad desertaba ya de la prensa de pago.
La deuda de Tribune excede nueve veces su resultado operativo antes de impuestos, todavía más que la de Prisa, casi seis veces sus resultados previstos para este año. La bancarrota y la suspensión de pagos, con una futura reestructuración o nueva venta del grupo amenaza al grupo resultado de dos dinastías históricas de la prensa norteamericana.

En España las dinastías mediáticas son más recientes, y su crisis, rápida. La de los Polanco puede llegar a ser corta, igual que la de los Asensio cuando Zeta vive pendiente de su futuro tras su fracasada venta.
A ambos les espera un futuro difícil sin nuevos socios.
Cebrián vuelve a tener todo el poder y muchos temen que se vuelvan a cometer los mismos errores de los últimos tiempos, desde el cambio en la dirección de El País y la opa sobre Sogecable hasta la guerra del fútbol con Mediapro.
Los ajustes de salarios, las jubilaciones anticipadas y los despidos pactados, unidos a la congelación de dividendos, intentan evitar la necesidad de un nuevo socio que asuma el control o tener que vender otras empresas del grupo.

Pero la atracción entre ladrillo y prensa no para. En Galicia se prepara el lanzamiento de Xornal de Galicia, dirigido por José Luis Gómez (ex director de La Voz de Galicia y de Publicaciones del Grupo Zeta) y financiado por Jacinto Rey, dueño del Grupo San José. Es la resurrección de las cenizas del proyecto de hace cuatro años, muerto poco antes de nacer.
Veremos si esta vez el editor/constructor sea como aquel viejo Otis que construía la ciudad de Los Ángeles al mismo tiempo que su diario, y no como los magnates de esta era, envueltos en aventuras financieras y una desmedida pasión por su propio ego.

Guerra Eterna | La prensa en la UVI

6 comments:

  1. Son relaciones peligrosas. Pero, en este caso, el mayor pecado es que este diario cuenta con la financiación de la Xunta, que pretende premiar a Jacinto Rey con molinos del concurso eólico a cambio de un periódico que ayude al BNG a ganar votos en las elecciones autonómicas. Sí, señor, y además intentarán hacernos creer que el Xornal es un diario independiente que no vive de fondos públicos. Gracias, señor Quintana, ya tiene su Gramma sufragado con dinero de todos los gallegos.

    ReplyDelete
  2. El comentario de mi tocayo "anónimo" es la mera reproducción de la línea discursiva que está comenzando a explotar La Voz de Galicia, o lo que es lo mismo, de su propietario ("tarde piaches!") para intentar tapar los numerosos rotos que le salen en el mapa mediático gallego. Hace unos meses fue sonada la lucha abierta que mantuvo con el diario La Región. Y es que no hay nada como ver la paja en el ojo ajeno.

    ReplyDelete
  3. El primer anónimo apunta fino con pólvora del Rey. Sus agradecimientos conforman discurso impecable y en línea que, en buena lógica, da por cierto todo lo que supone.

    A ver si se confirman los mejores augurios de nuestro pitoniso para el nuevo diario.

    Salud y saludos

    RIODERRADEIRO.

    ReplyDelete
  4. Que inocentiña é a xente! Pois vale, home, a pensar todos que o Xornal nos vai salvar da ignorancia e os do atraso coa súa independencia. E preguntándelle tamén á xente que sabe do concurso eólico a ver que vos di. Polo menos está ben a sinceridade do Xornal de Quintana. O primeiro día publican unha entrevista co vicepresidente da Xunta que poñen alegremente na primeira páxina. Que raro! Eu que pensaba que ía ser Touriño... Pero todo esto, o do concurso eólico, o da entrevista... Puras coincidencias. A todo esto, os outros medios claro que reciben subvencións, pero cando están na rúa. Pero é que o Xornal nace en plena crise cunha millonada para Rey que imos subvencionar todos. Un auténtico escándalo. Que vergoña para o nacionalismo, devorado polo ego de Quintana

    ReplyDelete
  5. Retraso cero.
    E noticias cero tamén.

    ReplyDelete
  6. excuse me. ur site is very good and so informative.. looking forward and thanks alot. may u have a great future...
    suksestoto

    ReplyDelete