Tuesday, January 27, 2009

Adiós al prolífico John Updike

Pocos autores tan profesionales. Pocos. John Updike se ha pasado la vida escribiendo libros -más de medio centenar- sin desdeñar ni temas ni épocas. Ha vendido libros como pocos sin renunciar a la literatura de calidad y mantuvo una gran carrera de crítico en The New Yorker.
Poco, poco ha quedado fuera del alcance de un escritor prolífico que ha creado una epopeya de la vida americana que parece la cruz de la que ha escrito Norman Mailer y que corre en paralelo a la Norteamérica de Philip Roth, sin judíos, sin opresión narcisista. Updike disfruta donde Roth se angustia.
Updike ha muerto a los 76 años cuando se acaba de publicar Las viudas de Eastwick, secuela de Las brujas de Eastwick, que gracias a la magnífica película protagonizada por Jack Nicholson, Susan Sarandon, Michelle Pfeiffer y Cher popularizó su obra en España. En Las brujas celebraba la liberación sexual de los años 60 con una mala leche misógina que no es más que el orgasmo del mayor deseo.
Updike no renunció a ser uno de esos grandes escritores norteamericanos que reaccionaron al 11-S y hace dos años publicó Terrorist, para mí una de sus mejores obras.
Updike se mete en la piel de un árabe norteamericano cada vez más cercano al terrorismo por un integrismo que le ofrece identidad como el nacionalismo de la Nación del Islam daba una patria a los negros.
"Devils, Ahmad thinks. These devils seek to take away my god".
Muere otro de esos grandes cronistas perseguidores de la gran novela norteamericana.



Entrevista en Salon | I don't feel that we have the merger of serious and pop -- it's gone, dissolving
Y en El País con Eduardo Lago

1 comment:

  1. Es una pérdida irreparable: yo creo que nunca superó la perfección, valentía y tono desfiante que mostró en Corre Conejo. Como crítico era un maestro.

    ReplyDelete