Saturday, January 17, 2009

Nuestro querido Edgar Allan Poe

Papá Poe, dice Jesús Rocamora en Público. Y acierta. ¿Qué hubiera sido de nosotros sin la paternidad de Wilde, Poe, Baudelaire, Rimbaud y quienes los siguieron? Sin ellos no hubiera existido gran parte de la gran y más inquietante literatura del siglo XX, ni tampoco gran parte de la poesía, el cine y la música.
La inquietud, el misterio que más tarde ahondaría Julio Cortázar, el desafío de la vida convencional planteado por Jean Genet, Allen Ginsberg o Jack Kerouac.
Y el poder sugerente de las imágenes terribles. El cine, del expresionismo a la nueva oleada de películas de terror pasando por los clásicos del gótico le debe tanto.
En sólo 40 años. Entre Estados Unidos e Inglaterra. Del alcohol al opio.

Música para un bicentenario: cuando oigo esta canción de Nick Cave siempre me recuerda Ligeia.

4 comments:

  1. Quién hubiese dicho que te gustan los clásicos malditos...? Me alegro.

    ReplyDelete
  2. asi el buen Poe mi primer libro que lei fue de el desde ese momento me encanto yo lo consiero el bisabuelo del terror

    ReplyDelete
  3. Bueno de adgar alan poe puedo decir que sus obras (en especial los cuentos, me facinaban) claro no todos pero en la gran mayoria me hacian sentir la historia.

    Un dia leyendo su biografia descubri que a el no le interesaba mucho la narrativa sino que recurria a esta para lograr obtener suficiente dinero y publicar sus poemas...

    El mejor poema que he leido de el es sin duda el cuervo.

    Me gustaria que siguieras escribiendo titulos de literatura...

    Musica Adventista

    ReplyDelete
  4. Recomiendo la biografía de Ackroyd (Poe. Una vida truncada. Edhasa, 2009.). Es un ejemplo de cómo se puede llegar al fondo de un escritor sin necesidad de escribir 900 páginas. Recuerda en intensidad e intuición a las semblanzas de Zweig, aunque el estilo directo y con toques de humor y coloquialismo le aleja de la elegancia solemne del austriaco. El bicentenario de Poe es un buen momento para leerla.

    ReplyDelete