Friday, January 23, 2009

Un plan para salvar la prensa, no el periodismo

Las buenas intenciones también matan. Nicolas Sarkozy lanza el rescate de la prensa francesa, aquejada de los mismos males que el resto de la prensa mundial más algunos propios. Y lo hace con más dinero público y más intervencionismo. El presidente francés proclama el fortalecimiento de la prensa libre y también de una internet regulada. Mal ejemplo. Son dos de las causas de la enfermedad de los medios.
Seiscientos millones de euros en tres años, doblar la publicidad institucional, periódicos gratuitos para los menores de 18 años durante doce meses, recortar los costes de distribución, un nuevo "contrato social" (eufemismo para romper el bloqueo sindical) con las imprentas, derechos de autor de los periodistas adaptados a la multimedia y equiparar a los editores de medios informativos digitales a los de la prensa.
Eso sí, previa firma de un estatuto del editor digital comprometiéndose a contratar periodistas profesionales y respetando el mismo código deontológico.

Resumen: mayor control del estado y aumento del corporativismo y el blindaje de un oficio cuya esencia ha cambiado.

A un lado, los profesionales, protegidos por el estado por el bien de la democracia. Al otro, los arribistas, los disidentes, los asaltantes de un periodismo cada vez más abierto.
El estado y el periodismo refugiados en el Palacio de las Tullerías. El tercer estado, los ciudadanos, en plena revolución democrática de la sociedad de la información. Ni Sarkozy los frenará.
Y muchos periodistas y editores españoles aplaudirán sin saber que aplauden a su cortejo fúnebre. Porque lo malo del plan de salvamento de la prensa francés es que fracasará y ahondará más la separación entre medios y público.
En toda la abundante retórica del plan el objetivo no es el sujeto del derecho a la información: los ciudadanos. Es un plan elaborado por editores y periodistas en los llamados Estados Generales de la Prensa, que son más bien el refugio de la nobleza, la burocracia y los privilegios.
Los editores españoles piden ayudas a la prensa para defender un negocio que se acaba y que durante los años de bonanza no ha tomado en serio la revolución que se le echaba encima.
Los periodistas españoles llevan años enredados defendiendo estatutos y colegios profesionales, una corporativización de la profesión que no la protege. Sólo crea un estamento cada vez más débil.
Walter Lippmann, el teórico más importante de la prensa moderna y de su papel democrático, ya decía en 1922 que no había que confundir a la prensa con los servicios públicos financiados por los ciudadanos. Rechazaba que el periodismo fuese una institución y recordaba que "la información debe llegar naturalmente, esto es gratis" para los ciudadanos (Public Opinion). Y a partir de ahí ellos escogerían si querían pagar por un producto que contaba historias.
Los gratuitos y la información en internet, gratuita y a menudo no profesional ha roto el monopolio de la información de los editores y periodistas. Salvar los medios es reinventarlos pensando de nuevo más en el público, sus instrumentos y hábitos que en la supervivencia del viejo negocio del periodismo.
Si el periodismo independiente tiene que depender del Estado, muera el periodismo.

En Soitu.es

Libro Verde Estados Generales de la Prensa Francesa

Libé | Au papier, citoyen! Magnífica crónica

6 comments:

  1. El poder económico siempre cabalga montado encima de la información y, al final, y hasta el momento siempre llega primero a la meta. El pretendido control de Internet en Francia no propugna otra cosa que poner freno a la información independiente de los bloggeros.

    ReplyDelete
  2. Si, de acuerdo Juan. Pero lamentablemente aún no se conoce a ningún hombre en la historia que se haya resistido al hábito de querer ganar dinero por hacer lo que le gusta, ni siquiera por informar. Los periodistas puede ser, eso espero, pero los medios informativos libres al 100% no existirán nunca desde el momento en que se gana dinero con ellos, como es lógico. El mundo no va sólo donde la gente quiere, sino más bien donde es rentable. Lo rentable no suele ser hijo de la libertad y si lo fué deja de serlo pronto. Nos quejamos cuando el vil "mercado" decide y cuando el Estado decide también. Los dos son condicionantes.

    ReplyDelete
  3. Por no hablar de la competencia desleal que supone a los emprendedores de internet, sean soitu o balzac.tv; medios que se financian con inversores privados que han de competir por la publicidad con medios con ventaja institucional y con medios de comunicación subvencionados que también quieren publicidad de internet.

    Es cierto: fracasarán. Pero mientras veremos como los Cebrianes mantienen su sueldo millonario defendiendo la democracia de gente sin escrúpulos como los condenados bloggers. Y esto n o es nada con la que quieren preparar con la televisión... sus dueños son editores... no salen las cuentas en ninguno de los dos lados para algunos, luego no hay espacio de subvenciones cruzadas internas por el sueño multimedia.

    ReplyDelete
  4. ((RadioCaos))
    http://www.radiocaos.com.ar/
    http://www.radiocaos.com.ar/
    http://www.radiocaos.com.ar/
    Ya podés escuchar
    El segundo programa de
    ((Bosta de Noticias))
    El noticiero satírico
    de Radio Caos
    Producción y Locución: Hilario Capeans y Federico Blanco.
    Producción General: Colectivo RadioCaos
    Podés escucharlo en la página (http://www.radiocaos.com.ar/) o bajar el programa en MP3 (6.70 Mb)
    http://www.radiocaos.com.ar/audio/Bosta_2.mp3
    Para bajarlo poné “Guardar destino como” o “Guardar enlace como” sobre el link
    También podes seguir escuchando el primer programa de ((Bosta de Noticias))
    http://www.radiocaos.com.ar/audio/Bosta_1.mp3
    Para bajarlo poné “Guardar destino como” o “Guardar enlace como” sobre el link
    http://www.radiocaos.com.ar/
    http://www.radiocaos.com.ar/

    ReplyDelete
  5. El tiempo pasa y ante los cambios que traen los nuevos tiempos, las soluciones propuestas van siempre en la misma línea: Una huída absurda hacia adelante consistente en el empeño de seguir manteniendo las cosas como son, por medio del intervencionismo estatal.

    Un ejemplo es las ayudas a los bancos en la crisis financiera. Otro, las ayudas anunciadas al turismo catalán. Y otro este caso, ayudar al sector del periodismo.

    Y no hace falta ser muy listo para darse cuenta de que cuanto más sostengan artificialmente, cuanto más mantengan con vida artificialmente al muerto, más dura será la caída.

    Pero eso a los políticos qué más les da, si miran por el corto plazo siempre.

    ReplyDelete
  6. El grupo de sabios pide dos cambios legislativos importantes en la propiedad intelectual. Mantener una "ventana de oportunidad", el derecho a digitalizar el material huérfano y hacerlo accesible cuando los propietarios no lo explotan privada o colectivamente. Y modificar el Convenio de Berna para evitar más obras públicas en el futuro. La solución está en un


    suksestoto

    ReplyDelete