Tuesday, January 20, 2009

Un presidente con red social

Barack Obama asume la presidencia de Estados Unidos. Será el primer presidente de la historia con red social propia. Obama mantendrá la movilización por internet que le ha llevado a la Casa Blanca y el contacto en la Red con sus partidarios. La apuesta ciberpolítica del presidente 2.0 continúa. Organizar Estados Unidos (Organizing America) será la nueva red social creada por Obama y su equipo para impulsar sus proyectos, apoyar a candidatos afines, explorar ideas y políticas, y mantener la movilización e identificación permanente de sus partidarios que tan buen resultado le ha dado.
“Como presidente necesitaré la ayuda de todos los norteamericanos para enfrentar los desafíos que nos esperan”, ha dicho Obama en un vídeo colgado en la Red, su mayor herramienta de comunicación desde que fue elegido presidente.



Obama ha cambiado la política con las herramientas de la web 2.0 y no está dispuesto a perderlas. Es el primer presidente que posee más de 13 millones de datos personales y correos electrónicos de sus seguidores. Por eso mantendrá una red social que no podrá ser mywhitehouse.gov, porque apoyar a un candidato es una cosa y crear una red social desde el gobierno, otra.
Pero Obama 2.0 no renuncia a la enorme fuerza que ha construido. Políticos y partidos de todo el mundo lo imitan. El Partido Popular acaba de lanzar en España una web para el debate de ideas y su líder Rajoy se reúne con blogueros y expertos en internet para preparar las próximas campañas electorales. Hasta El Vaticano piensa en usar el poder del vídeo en las redes sociales.
Organizing America estará en manos del Partido Demócrata, como PartyBuilder, la red social heredera del impulso ciberdemocrático del primer político que basó su campaña en internet: Howard Dean. Pero el equipo que controlará el nuevo gran instrumento de la ciberpolítica norteamericana está formado por fieles del presidente, una idea que no ha gustado a algunos de los líderes del partido y que ya provoca algunas suspicacias.
Obama es el presidente más comprometido con la tecnología y las ideas de la democracia y la cultura participativas de internet. Y el primer político que no sólo está en cada salón de cada casa, como se decía de Kennedy y su dominio de la televisión. Se ha convertido en parte de la identidad de muchos ciudadanos que aportan ideas, celebran encuentros de apoyo en casas y lugares públicos y lo han acompañado en la web, con su dinero y en las urnas hasta la mayor fiesta de la política en la que se ha convertido su toma de posesión.
El nuevo presidente no podía gobernar como los demás. Medio millón de ciudadanos han participado en una consulta online sobre el futuro de su organización. Obama ha prometido un gobierno abierto y conectado. El desafío es promover la democracia participativa, no construir otro gran instrumento de poder.

Columna en Público

2 comments:

  1. victormontes1/20/2009 12:05 PM

    Lamento no estar de acuerdo con lo que tu artículo transmite, un presidente abierto a profundos cambios. Eso no es ni medio cierto y para demostrar esto podemos analizar el lobby sionista de que se ha rodeado, los verdaderos hombre fuertes que controlan la política militar y económica estadounidense, los dos primeros han sido los mas acérrimos defensores de la guerra de Irak entre las filas demócratas y los dos últimos ahora deberían estar en el banquillo de los acusados por el tema de la crisis financiera, en lugar de estar en el círculo íntimo del presidente.


    Rahm Emanuel: origen israelí, voluntario en la Operación Tormenta del Desierto en 199) y miembro del dispositivo desplegado para garantizar la defensa de Israel en caso de ataque iraquí contra ése país.

    Miembro del Washington Institute for Near East Policy (WINEP), creado en 1985 bajo la responsabilidad del que hasta entonces había sido el director del AIPAC,(Comité de Asuntos Públicos Estadounidense-Israelí) Martin Indyk, y que desempeñó, durante la administración Clinton el mismo rol de "think tank" del lobby neoconservador que hoy desempeña el Instituto Judío para Asuntos de la Seguridad Nacional (JINSA) en el gobierno de los halcones de Bush. Ambas son una rama de AIPAC, la organización de presión sionista más poderosa de EEUU y de todo el planeta capitalista.

    En la campaña, fue respaldado por un multimillonario fondo para sobornos de Wall Street (como informaban el Time, Newsweek y el Wall Street Journal).


    Joseph Biden: Biden es un un sionista de alto vuelo con experiencia acreditada en política exterior (léase depredación imperial-militar-capitalista a escala planetaria) y apareció junto a Obama como la "persona indicada" impulsado desde el más alto nivel del sionismo parlamentario.

    Biden no es judío, pero es practicante devoto a tiempo completo de la religión sionista, a tal grado, que empalidece a otros militantes originarios de la causa pro-israelí en el aparato de poder norteamericano.

    Biden, quien preside por segunda vez el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EEUU, es un miembro "liberal" de la poderosa derecha católica aliada del lobby sionista que (en su vertiente conservadora y liberal) controla Wall Street, los bancos de la Reserva Federal y el Complejo Militar-Industrial.

    Esto lleva a que el lobby (con sus corporaciones y bancos) se convierta en directo beneficiario de las políticas de conquista de mercados (por vía militar o "democrática") de la Casa Blanca.


    Robert Rubin, secretario del Tesoro entre 1995 y 1999. Desde que llegó al Tesoro tuvo que enfrentarse con la crisis financiera de México, primer gran fracaso del modelo neoliberal en los años noventa.

    Junto con el FMI, un tratamiento de choque que agravó las crisis producidas en el sudeste asiático en 1997-1998, y después en Rusia y Latinoamérica en 1999. R. Rubin no dudó nunca de los beneficios de la liberalización y contribuyó decididamente a imponer a la población de los países emergentes políticas que degradaron sus condiciones de vida y aumentaron las desigualdades.

    En Estados Unidos, ejerció su influencia para conseguir la abrogación de la Glass Steagall Act, o Banking Act, establecida desde 1933, y que, en especial, declaró la incompatibilidad del banco de depósitos con el banco de inversiones. De este modo, la puerta quedó abierta para toda suerte de excesos de los financieros ávidos del máximo beneficio, lo que posibilitó la crisis internacional actual. Para rizar el rizo, esta abrogación de la Banking Act permitió la fusión de Citicorp con Travelers Group para formar el gigante bancario Citigroup... En el 2000, Robert Rubin entro en la dirección de Citigroup… que el gobierno estadounidense acaba de salvar con urgencia, en noviembre de 2008, ¡garantizándole más de 300.000 millones de dólares de activos! A pesar de ello, R. Rubin es uno de los principales asesores de Barack Obama.


    Lawrence Summers, fue director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca.

    En diciembre de 1991, mientras era economista jefe del Banco Mundial, Summers osó escribir en una nota interna: «Los países con escasa población de África tienen una bajísima contaminación. La calidad del aire es de un nivel inútilmente mayor que la de Los Angeles o México. Es necesario alentar el desplazamiento de las industrias contaminantes hacia los países menos avanzados. Debe existir cierto grado de contaminación en los países en los que los salarios son más bajos. Pienso que la lógica económica que dice que los residuos tóxicos deben volcarse allí donde los salarios son los más bajos es imparable. [...] La inquietud [a propósito de los agentes tóxicos] será evidentemente mayor en un país donde la gente vive bastantes años como para enfermar de cáncer, que en un país donde la mortalidad infantil es del 200 por mil en menores de cinco años.» E incluso agrega, en ese mismo año: «No hay […] límites a la capacidad de absorción del planeta capaces de bloquearnos en un futuro previsible. El riesgo de un apocalipsis debido a un calentamiento global o a cualquier otra causa es inexistente. La idea de que el mundo corre hacia su perdición es profundamente falsa. También es un profundo error pensar que deberíamos imponer límites al crecimiento debido a los límites naturales, que además es una idea cuyo costo social sería asombroso si alguna vez se llegase a aplicar.»

    Como secretario del Tesoro durante el gobierno de Clinton, en 1999, Summers presionó al presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, para que eliminara a Joseph Stiglitz, que lo había sucedido en el puesto de economista jefe y que era muy crítico con las orientaciones neoliberales que Summers y Rubin ponían en marcha en todas las partes del mundo donde estallaban incendios financieros.

    Después de la llegada de George W. Bush, Summers continuó su carrera convirtiéndose en presidente de la universidad de Harvard en 2001, pero se destacó particularmente en febrero de 2005, cuando logró la enemistad de toda la comunidad universitaria después de una discusión en la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, sus siglas en inglés).

    Interrogado sobre las razones por las que hay escasas mujeres en los puestos elevados en el ámbito científico, afirmó que las mujeres están menos dotadas que los hombres para las ciencias, descartando cualquier otra explicación posible como el origen social y familiar, o una voluntad de discriminación. Esto provocó una gran polémica, tanto en el interior como en el exterior de la universidad. A pesar de sus excusas, las protestas de una mayoría de profesores y estudiantes de Harvard lo obligaron a dimitir en 2006.

    Si su responsabilidad en la situación actual todavía no está demostrada, su biografía, que se puede consultar en el sitio internet de la universidad de Harvard en la época de su presidencia, confirma que «ha dirigido el esfuerzo de la puesta en marcha de la más importante desreglamentación financiera de estos últimos 60 años».

    La verdad nos hará libres… el resto sólo contribuye a esclavizarnos (V)

    ReplyDelete
  2. Encuentra más datos de la campaña de Obama por las redes sociales en:

    redesymedios.blogspot.com

    ReplyDelete