Saturday, February 14, 2009

Periodistas en defensa de su trabajo

Los periodistas madrileños se concentran hoy en defensa de su trabajo. Es necesario. La crisis económica se está usando para una reconversión acelerada de los medios en busca de rentabilidades pasadas.
2008 fue el año del desastre y 2009 lo será también.
Ahora se acumulan las urgencias de varios años de bonanza sin que muchos editores, empresas y medios hayan abordado a fondo una reinvención completamente necesaria en una nueva sociedad y un nuevo paradigma de la información.
Los periodistas no son inocentes. Tenemos la responsabilidad de cambiar y actualizarnos. Y la tienen especialmente los directivos periodísticos de los medios.
Pero cualquier futuro es un periodismo adaptado y necesario para la sociedad que lo debe sustentar. Defendamos el empleo trabajando el futuro sin enredarnos en estatutos corporativos y ayudas que comprometen la independencia necesaria y nos alejan más de la sociedad.
A las 13.00 horas en Paseo de la Castellana con Juan Bravo.

18 comments:

  1. Sin ánimo de provocar: ¿qué soluciones proponen para que la sangría no continúe?

    Yo la veo inevitable, y más allá del 2009, 2010, 2011, 2012... pues el sector no encuentra o es incapaz de implementar un modelo de negocio viable.

    233grados.com ¿Puede el periodismo seguir la corriente? Jeff Jarvis

    [ ...prefiero buscar modelos que permitan al periodismo seguir la corriente (perdonadme: tal y como hace Google) – buscar fórmulas para aprovechar las ventajas de las economías del online en lugar de luchar contra ellas. Obsérvense los remedios de los que hemos oído hablar:

    - Cobrar por el contenido

    - Exenciones antitrust

    - Micropagos

    - Que Google pague

    - Caridad

    - Planes de rescate gubernamentales

    - Relaciones Públicas ]

    ReplyDelete
  2. Una temporada en el infierno Huelga de hambre en Liberation

    [ Florence Cousin entró a Liberation, como contable, a los 23 años. A los 47, redactora, secretaria de redacción, ha recibido una carta de despido. Y ha decidido iniciar una huelga de hambre, como protesta. Con fecha 14 de febrero 2009, Le Monde cuenta la historia de este modo... ]

    ReplyDelete
  3. 'Au contraire', Maty, provoca, provoca, que es necesario.
    Juan tiene razón. Los periodistas no somos inocentes y hay que hacer autocrítica. Si esta concentración, y otras muchas que habrá, por desgracia, sirven para que hablemos en serio de qué esperamos de nuestra profesión y adónde creemos que va a ir, bienvenida sea.
    Si, por contra, es sacar la pancarta, leer un manifiesto, hacer un poco de terapia de grupo y todos a casa que ya hemos cumplido con el expediente, para ese viaje no harán falta alforjas. Estaremos muertos de antemano.

    ReplyDelete
  4. Lo de no provocar era pertinente porque unos cuantos se toman mis habituales críticas al mal hacer periodístico como un ataque personal, o interpretándome siempre en el peor sentido posible.

    Sólo sé que los nuevos digitales generalistas ofrecen unos contenidos que me interesan menos que el de los digitales de los "tradicionales" -que bien poco me interesan. Eso sí, los comentarios de las noticias en los tradicionales son mayormente prescindibles y plenos de mala educación y odio sectario sin apenas argumentar, permitidos mayormente porque la polémica provocar un incremento del tráfico, sin importar que ello provoque la espantada de los comentaristas que podrían enriquecer la conversación.

    Mucho me temo que el nuevo lainformacion.com de Mario Tascón siga los pasos de soitu.es de Gumersindo Lafuente, apostando por unos contenidos inanes generalmente (con excepciones, pero las menos), con titulares llamativos, pues no puedo creerme que no sea intencionado. Con ello logran mayor tráfico desde buscadores, pero no así mayor número de lectores y fieles que se lean íntegramente la noticia.

    Ahora, en tiempos de escasez, las agencias de publicidad mirarán mucho más detenidamente el tráfico y su "calidad" y actuarán en consecuencia.

    Hace años que le doy vueltas y sólo encuentro viables propuestas como las de El Confidencial, buscando un tipo de lector más formado y atractivo para la publicidad durante la semana. Sobre la base de una buena información económica y su análisis levantan el medio, el cual cada vez tiene más contenidos generalistas pero sin perder su esencia. Por eso creo que es el modelo de éxito a seguir, mejorándolo (se me ocurren unas cuantas). La base puede ser la económica o la deportiva o el espectáculo o...

    ReplyDelete
  5. Sólo un apunte más y termino.

    Los digitales que han ido apareciendo se han centrado en la información política, cayendo habitualmente en el sectarismo oportuno, huyendo de un análisis imparcial de la realidad. Hay una sobreabundancia de opinión en los medios y poca información/análisis de calidad.

    El gran problema de la profesión periodística es que no es capaz de escribir de temas complejos que no sean meramente opinativos (la mayoría de los periodistas son políticos frustrados -en mi opinión- y anhelan cambiar el mundo desde la ideología).

    Pero son incapaces de escribir sobre economía, ciencia, tecnología, internacional..., y todavía menos incorporar valor a tales contenidos. Por eso se centran en lo opinativo, en lo político. Pero la población joven está saturada de política, aburrida.

    La clave está en la diferenciación, atrayendo a los mejores lectores y con ellos la buena publicidad tradicional.

    Los estudiantes de periodismo actuales bien harían en incorporar más conocimientos (no sólo técnicos), pues mucho me temo que tienen bien pocas qué contar por su escaso bagaje cultural (mal compartido con el resto de su generación).

    En 1965, un maestro de periodistas como Josep Pla dijo en una entrevista:

    [ Yo no sé nada de nada. Me gustaría saber cómo se las ingenian estos profesores que no tienen nada qué decir y que no paran de hablar, y que encima viven de lo que hablan. Es un curioso misterio todo esto. ¿No le parece a usted? Es como los médicos que solamente utilizan la penicilina. No va muy bien el mundo. Con esta leyenda de que todos somos iguales se cree que el mundo marchará, y la verdad es que hay muy poca gente que de verdad sepa algo real. Llegará un momento en que la gente sabrá manipular un complicado mecanismo, pero no sabrá encender un fuego. ]

    http://www.danieltercero.net/2009/02/14/entrevista-pla-paniker-lavanguardia/

    ReplyDelete
  6. Hola! me gustaría hacer un intercambio de enlaces con vuestro blog, el mío es www.verpeliculaonline.com.ar
    Qué te parece?

    Saludos!

    ReplyDelete
  7. No hay solucion, mientras que la reconversion no la hagan desde las empresas estamos abocados a una crisis sectorial

    ReplyDelete
  8. Por favor, claro que hay soluciones. Pero falta que se enteren los editores, que están en Babia. Y muchos periodistas, que se han olvidado del privilegio que supone escribir desde una atalaya como es un medio de comuicación. El “anónimo” y maty inciden básicamente en los mismos puntos: en la falta de atractivo y profesionalidad del periodismo actual. Mucho de lo que hay en sus comentarios se puede leer (y lo cito por segunda vez en este blog, digo yo que para histeria de alguno) en el pertinente análisis final de “Fe de errores” de Albert Montagut.

    Claro que los periodistas no somos inocentes. Pero ay de quien ose decirlo, si no quiere pender del palo mayor de cualquier ajusticiador de cuentas. Pero no, no somos inocentes. En mi ya ex periódico, donde todo (todo) se venía haciendo mal desde tiempo atrás (y lo dice uno que en el ‘staff’ era adjunto a la dirección), la falta de actualización de mis colegas era preocupante. ¡¡Sobre todo porque eran más jóvenes que yo!! Pero ninguno (casi) dispone de blog, ninguno (casi) sabe el uso ni el significado de términos como bookmark, agregador feed rss, add-on, xml, widget o cualquier vocablo básico para el desempeño técnico de este oficio en el siglo XXI. Ojo: hablo de chavales (25 años de media), con una fenomenal intención y unas ganas increíbles, pero que, a pesar de haber nacido con la tecnología en su chupete, hoy se ven superados en esa faceta por cualquier contemporáneo suyo que se dedique a cualquier otra profesión.

    Eso en el plano técnico. Si nos vamos al formato, los insultos a la profesión son constantes. Empezando por el que firma, que debió cometer muchas pifias, pero era y es constante la agresión al concepto de redacción periodística y al de edición de página. El manejo de fuentes es, más que escaso, raquítico. El trato con ellas es de todo menos profesional. Voluntarioso, sí; pero sin fundamento. Alentador, sí; pero superficial. Una prensa en que la opinión editorial se confunde con la opinión del editor; o lo que es peor: con la del redactor al que le cae “el muerto” (que no el orgullo, no el honor) de redactarla. Una prensa donde los conceptos recursos mínimos y desilusión se retroalimentan: no hay tiempo para hacer un buen reportaje, pero como se paga mal (muy mal), tampoco se pone empeño en hacerlo mejor.

    ¿Vamos al aspecto de contenido? Pues vamos. Hablemos entonces de las presiones que políticos de uno y otro signo, así como los “peces gordos” de la publicidad, transmiten en cascada; y cómo todos los cargos, uno detrás de otro, asumen el recado, porque va en el sueldo. Y cómo al final llega a un auxiliar de redacción al que, por setecientos euros, y sin una estructura que coordine un producto que se hace llamar periodístico, lo mismo le da ocho que ochenta. ¿No puede salir mengano en la foto? Pues nada: no se pone y que siga la fiesta.

    Hay ingredientes de sobra como para que quienes seguimos enamorados de esta profesión nos rebelemos, nos cabreemos y procuremos poner nuestra pica. Pero comprobamos día a día que es mejor permanecer en silencio y aceptar ciertas complicidades. Porque puedes ver cómo una compañera tuya plagia artículos de opinión ajenos, pero al final la cabeza que rueda no es la suya, sino la tuya (este caso, y muchos otros que no transcribo por vergüenza torera, son literales). En la cúspide de la desesperación, te preguntas si esto pasa sólo en tu medio. Pero viene mengano de Cádiz, o de Asturias, y te comentan que allí el patio está igual: periodistas que han renunciado (o no han aprendido) a ejercer su labor, y editores que siguen pensando en un medio como en una fabrica de tornillos... o de ladrillos.

    En cambio, y esto es lo que me parece más grave, los compañeros y compañeras que no dudan en calzarse cualquier consigna (cómo me suena, anónimo, eso de “sacar la pancarta, leer un manifiesto, hacer un poco de terapia de grupo y todos a casa que ya hemos cumplido”, cómo me suena), sin después obligarse a actualizar sus conocimientos y capacidades, ponen el grito en el cielo porque haya un no-periodista trabajando como tal. Y me pregunto, yo que tengo el título, qué es lo que están reivindicando: ¿superioridad intelectual? No será, desde luego, por las cuatro memeces que se aprenden en las facultades.

    Quien quiera saber cuál es ése mi ex periódico, que se pase por mi blog. No es que pretenda darme publicidad gratis, pero no voy a hacer publicidad negativa directa. Aunque sólo sea por tratar de salvar el puesto de quienes siguen allí trabajando, a pesar de que a algunos de ellos sólo me unen recuerdos más que mejorables.

    Mientras, seguiré mirando con la mayor de mis envidias a esa prensa de Madrid o de Barcelona, esos Varela, esos Tascón, esos Lafuente y esos confidenciales, que a lo mejor se estampan en el camino, pero que al menos lo están intentando. Y eso, en los momentos que corren, y con la que está cayendo, es para quitarse el sombrero.

    ReplyDelete
  9. Cuanta razón tienes, duende. Pero la respuesta está ante nosotros. Este post del amigo Varela debería estar abarrotado, asfixiado, colapsado con cientos de entradas. 4.000 compañeros al paro, y la lista crece por segundos. Un sector entero que se va al garete, un modelo de negocio, una profesión y ¿cuántos estamos aquí? Maty, vos, este humilde anónimo...
    Si no fuese por la enormidad de gente que se va a ir al paro, sería como para desear la catarsis, ya, de golpe y de la forma más bestia posible.

    ReplyDelete
  10. Está muy bien, Juan. Pero esto está escrito antes de la manifestación. Acto, por cierto, en el que no te vimos. No se si los periodistas somos o no inocentes. Pero lo que está claro es que pagamos los platos que otros no saben hacer girar cuando se rompen. Gracias.

    ReplyDelete
  11. Vamos a ver, ya que hablamos de la mani. ¿Cuántos periodistas hay en Madrid? ¿Cuántos estudiantes de periodismo? ¿De cuanta gente podemos estar hablando, de 10.000 o 15.000 personas? ¿Y fueron menos de 500? ¿Y cuáles son las soluciones que plantean los que dicen representarnos? ¿Reeditar el Estatuto del Periodta? ¿Sacar un Estatuto del Editor? ¿Pero se puede saber en que mundo viven estos señores? ¿Es que el maravilloso estatuto le va a encontrar trabajo a los 4.000 compañeros que se han ido a la calle?
    De todo lo que he visto y oido desde mi rincón provinciano sobre esa patética cocncentración, sólo me merece respeto una frase de Magis, "de nosotros depende nuestra supervivencia". El resto, por favor, para hacer el ridículo, dar una muestra indecente de impotencia y demostrar hasta que punto están trasnochados, que se apliquen la célebre frase de Cruz y Raya: si hay que ir, se va, pero ir para ná... al menos, en blogs como los del amigo Varela se intenta hacer un poco de reflexión sobre un futuro que nos ha pillado de lleno. Se podrá estar de acuerdo o no, algunas ideas parecerán un tanto bomberas y otras de ciencia-ficción, pero se intenta. Lo otro, conmigo, que no cuenten, que los tiros no van por ahí.

    ReplyDelete
  12. Estas noches ando leyendo Castilla de Azorín. En el capítulo La Catedral rememora unos versos de Virgilio en La Eneida:

    Hos ego digrediens lacrimis adfabar abortis:
    Vivite felices, quibus est Fortuna peracta
    Jam sua: nos alia ex aliis in fata vocamur.


    Que en la traducción de La Eneida de Fray Luis de León:

    Yo, desviándome, les hablaba sin poder detener las lágrimas, que se me venían a los ojos:
    Vivid dichosos, que ya vuestra fortuna se acabó;
    mas a nosotros, unos hados malos nos traspasan a otros peores.


    Bien harían los periodistas vocacionales en paro o en precario crear su propio puesto de trabajo, editando un nuevo digital en modo cooperativo, trabajando cada uno desde su casa. Es algo que no entiendo o no quiero entender, pues si la sangre del periodismo corriese por mis venas haría años que tendría bitácora propia y habría probado, implementando la idea de periodismo que tengo en mente. En internet hay multitud de herramientas que permitiría dicho práctica desde la deslocalización y no por ello bajar el listón de calidad. Con software libre y alojamiento de calidad fuera de España (primero en un servidor compartido), yendo de menos a más.

    Mas no soy periodista, ni mucho menos vocacional, pero conozco muy bien Internet y la WWW y sé que es factible, sólo hay que ponerse a ello, intentarlo al menos.

    - FIN -

    ReplyDelete
  13. maty, tus palabras me quieren sonar a impulso. Ojalá lo consigas, pues tomo buena nota de ellas

    ReplyDelete
  14. Si alguien necesita ayuda para la parte técnica sólo tiene que pedírmelo. Como es mi costumbre, sin cobrar.

    ReplyDelete
  15. maty, no encuentro tu dirección de contacto. La mía está en Al mismo que me condena. Desde ya te digo que me interesa, pues toda puerta que abra es bienvenida, y más si se da en este contexto. Prometo adentrarme en tu página y explorarla.

    ReplyDelete
  16. La escasa asistencia (la mía también por estar de viaje), la poca repercusión en los medios y las recetas ya criticadas más arriba dejan de manifiesto cuáles son los verdaderos males de este oficio.

    ReplyDelete
  17. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  18. Pues mira que es fácil. Con mis claves públicas incluidas (para cuando firmo digitalmente con GnuPG o cifro los correos).
    http://nauscopio.nireblog.com/cat/contacto

    O en modo imagen para evitar a los robots de spam: cuenta-correo-maty.png

    ReplyDelete