Tuesday, February 10, 2009

RCS culpa a El Mundo de sus resultados

RCS MediaGroup (Rizzoli) no se libra de los malos resultados de la prensa mundial. Pero el grupo italiano apunta a un culpable: El Mundo (Unidad Editorial) por el "hundimiento" de su publicidad, reconocido por Pedro J. Ramírez y similar al del resto de medios españoles, pero también por sus esfuerzos promocionales y por una expansión multimedia que no está dando los resultados prometidos.
El resultado operativo de RCS cayó en 2008 un 26,1%, de más de 360 millones de euros en 2007 a 266 en 2008 lastrado por sus inversiones. La facturación cayó sólo un 2,4% para alcanzar los 2.673,9 millones de euros.
El grupo culpa al "declive del mercado, particularmente en España, de la publicidad y en la venta de productos añadidos", pero el avance de resultados subraya uno de los mayores problemas de la prensa española: "los altos costes promocionales y de marketing de los diarios españoles".
El dedo en la llaga.

El Mundo acabó 2008 con un descenso promedio en su difusión de un 3,8%, con 323.378 ejemplares frente a los 336.278 de 2007. Sus costosos esfuerzos promocionales, equiparables a los de sus competidores, no le salvaron de un resultado peor que el de El País, con un descenso del 0,9% (431.034 ejemplares); y ABC, que está remontando la caída provocada por su pelea con el diario de Pedro J.. En 2008 recuperó un diez por ciento de la difusión para acabar en 251.642 ejemplares de media.
Los resultados de difusión también fueron malos para Marca. El deportivo de Unidad Editorial perdió un 6% de su difusión para acabar en 296.353 ejemplares de media.
Su rival, As, perdió sólo un uno por ciento de la difusión y cerró el año con 230.492 ejemplares.
Sólo el económico Expansión de la trinidad de diarios que forma la nueva marca El Mundo consiguió aumentar su difusión, un 2,4%, hasta los 51.301 ejemplares OJD.

Pero los problemas de Unidad Editorial no están tan solo en la caída de la publicidad y la difusión, ni tampoco en la absorción de Recoletos. El Mundo sufre el mal común en la prensa española de una necesidad de crecimiento audiovisual para acaparar un mercado multimedia que no está dando resultados satisfactorios en ningún grupo de prensa.
Veo TV, la TDT de Unidad Editorial, no despega y está muy por debajo de las cadenas generalistas, pero también de las principales temáticas, en audiencia y facturación.
Los canales temáticos de TDT tienen un 4,5% de la audiencia y Veo TV está muy lejos de la audiencia de los preferidos Antena Neox, Clan TVE, Disney o FDF. Los temáticos de las grandes cadenas generalistas dominan también en la televisión digital por sus derechos de programación y mayores sinergias.
RCS completó la compra de Veo TV a principios del pasado año con una inversión de 88,5 millones de euros a los que posteriormente ha tenido que sumar más recursos.
El resultado son unas inversiones de 260 millones de euros entre Veo TV y Digicast, la empresa de producción para las televisiones italianas adquirida por 16,2 millones de euros.

Los malos resultados de Unidad Editorial han hecho que la dirección de RCS pida un fuerte plan de ajuste y reestructuración con una reducción de 30 millones de euros de los costes de personal del grupo y una reestructuración con un fuerte recorte de gastos.
Unidad Editorial ha lanzado este año un nuevo proyecto de integración multimedia con El Mundo como marca principal y el resto subordinadas en una estrategia multiproducto y de maximización de las sinergias al tiempo que protege su diario principal.
Ayer anunciaba Unidad Editorial la externalización definitiva de su rotativa en una sociedad conjunta con Bermont en la que Unidad Editorial mantendrá un tercio del capital. La venta permitirá al grupo mejorar en 40 millones de euros su posición financiera y emprender "una fuerte racionalización de los procesos productivos".

Los males de la prensa española se acentúan:
  • hundimiento de alrededor de un 30% de la facturación publicitaria;
  • caída de difusión imparable incluso con un fuerte y costoso esfuerzo promocional;
  • sostenimiento y aumento de la facturación y la rentabilidad en internet, pero todavía escasa y con ralentización del crecimiento;
  • una expansión audiovisual (televisiones locales, TDT) en pérdidas y que lastra las cuentas de los grupos;
  • y la necesidad de fuertes restructuraciones de costes y operativas para mantener los márgenes de rentabilidad.
Nadie está a salvo.

En Soitu.es

4 comments:

  1. Sigo sin saber a dónde han ido a parar los fabulosos beneficios de ejercicios pasados, en este y en los restantes grupos editores.

    O soy tonto, o no entiendo cómo nadie reacciona al bofetón semántico que traduce de forma automática, en el lenguaje de las grandes corporaciones, "descenso de beneficios" como "pérdidas". Porque no. No son iguales. Y no se parecen, aunque nos quieran convencer de lo contrario.

    Que la prensa necesita repensar su negocio, sí. Pero también se debe decir que el camino no son las salvajadas con cara amable tipo "fuerte racionalización de los procesos productivos". ¿Quién racionaliza los procesos financieros?

    ReplyDelete
  2. Pérdidas, en los grandes medios, pocas. Descenso de beneficios, sí. Pero así es el capitalismo moderno. Socializa no sólo las pérdidas, también lo que deja de ganar. Inefable

    ReplyDelete
  3. Ya. Y nosotros deberíamos estar ahí para poner negro sobre blanco semejante aberración. Porque no sólo es en este sector, es en casi todos en esta crisis de inventario, en la que la inversión se paraliza por el miedo escénico a un reajuste más que necesario. Se privatizan las ganancias, se socializa el sufrimiento.

    ReplyDelete
  4. Por fin Al-Duende dió en el clavo, por fin. Y veo que Juan se agacha ante el capitalismo moderno "es así".
    Lo que tampoco logrado entender aún es qué publicaría Juan cuando ese dinero generado por beneficios le obligue a "rectificar" alguna de sus opiniones o... peligra la entrada de "interees" publicitarios en su medio. ¿Optaría por ceder a la independencia del periodismo o aguantaría la presión a cambio de no ver un céntimo de publicidad? y por cuanto tiempo?

    ReplyDelete