Friday, March 13, 2009

El periodista como red social (II)

El periodista como red social confirma su futuro. Al principio del Congreso de Periodismo Digital de Huesca lance una propuesta sobre otro modelo de periodista y de interacción con la redacción basado en la oportunidad de los profesionales de extender su capacidad de trabajo y sus relaciones con las fuentes y el público a través de las redes sociales y la tecnología digital.
Las sesiones en las que han participado periodistas como David Beriain, Paco Nadal, José Andrés Rojo o Miguel Ángel Muñoz lo confirman.
Entre todos, distintos, dedicados a diferente información, temas y estilos, unos multimedia y otros, no, sólo hay una coincidencia: han conseguido crear una marca propia con una proyección en internet gracias un tratamiento diferente de los contenidos y una relación más directa con su público.
Son ya periodistas con red social propia.
Por eso es lógico que responsables de medios como Mario Tascón o Gumersindo Lafuente consideren que es difícil ya pensar en profesionales que no se acerquen al oficio con una concepción de la información más autónoma, distribuida por diferentes canales y con mayor independencia del medio de lo que era tradicional.
Sólo así es posible llegar a las redacciones eficientes y de menor tamaño de los medios digitales y de los medios futuros.
El periodista debe ser capaz de construir su propia red social. Lo ha hecho siempre, pero ahora se multiplica la capacidad de gestionarla, ampliarla y de distribuir, publicar y rentabilizar la información en otros soportes y medios. Pero también con viralidad y sumando la interacción en esferas con cada nivel de su red como un proceso de información en capas.
Es habitual ya en muchos profesionales que trabajan dentro y fuera de los medios. Mantienen blogs, twitean, crean grupos en redes sociales o forman nuevas redes sociales. Y es habitual en muchos ciudadanos de otras procedencias e intereses.
El periodista puede recuperar el control y el valor de su trabajo o seguir pensando que sólo en cobijo de la redacción es adecuado. Pero no será suficiente.

4 comments:

  1. Recuerdo la incomprensión, meses atrás cuando el atentado en la Universidad de Navarra, de muchos estudiantes de periodismo que entendían el periodismo como el de antaño, sin reconocer suficientemente la importancia de la red y lo digital. Desde entonces ¿cuántos habrán creado su propia bitácora, llenándola de contenidos propios más o menos periodísticos?

    Cambiando de tercio:

    Denken Über Los diarios y sus dilemas

    [ ...Y lo mejor de todo es que el debate llegó a las universidades de periodismo y va mas allá de “digital o impreso” como se ve todavía en algunos Congresos cortoplacistas… en definitiva, solo está cambiando el molde pero es muy divertido verlos buscar su salida encerrados dentro de su propia lógica y sin escuchar voces externas, mientras quieren seguir siendo los Ciudadano Kane de cada país. ]

    ReplyDelete
  2. Juan, el periodista como red social es una realidad absoluta. Los periodistas que trabajamos en la otra parte (la olvidada), corporativa, pero dentro del mundo online (redes sociales, emprendimiento, start-up...), vivimos dentro de una burbuja social informativa que, además, nos acompaña las 24 horas de cada día. Ventajas e inconvenientes de un nuevo modelo comunicacional en el que el "periodista en red" es ya, en sí mismo, un medio.

    Eso sí, crearse ese medio no es labor de un día. Es un proceso largo y duro. Es un proceso, sobre todo, honesto. Un medio necesita transmitir credibilidad, confianza y pasión. Sentimiento y profesionalidad. Fiabilidad y corazón. No es fácil de conseguir pero tiene un gran aliado: es gratificante.

    ReplyDelete
  3. Vuelvo a aplaudir tu entrada, como hice con la parte I, y también a remarcar que de momento ese periodismo empieza a ser una realidad en las grandes capitales, y que en lugares como este llano manchego desde el que escribo estamos a años luz... o quizá no tanto: como modelo de negocio prevalece el tradicional, pero basta con ser un poco observador para comprobar que hace aguas, y que el valor futuro no es el medio sino el profesional, hasta el punto de que es el profesional el que media, y no la(s) empresa(s) en las que pueda prestar sus servicios.

    ReplyDelete
  4. Es fantástico el nuevo accionar del peeriodista en el Siglo XXI, el siglo del conocimiento. El convertir a la gente interesada en comunicadores sociales natos es trascendental, gracias a la capacidad sin líites de nuestra tecnología. Quizá el periodista queda para calificar y cuantificar los hechos y convertirse en el Agente de Cabmio, para que a sociedad camine acorde con el vance tecnológico que nos hunde. Agradezco y felicito por es nueva visión del periodista para que logre dar respuestas ciertas y eficacez a su sociedad. Voy a seguir paso a paso vuestras huellas, que de nosotros los periodistas depende la orientación acertada de los pueblos.

    ReplyDelete