Sunday, March 22, 2009

Roberto Bolaño y la cacofonía literaria

Roberto Bolaño es dios. Vive su segunda resurrección. La primera la tuvo en España después del principio del éxito en Latinoamérica. Entonces empezó a poder vivir de su gran literatura. La segunda y todopoderosa la tiene en Estados Unidos, donde su canonización por The New York Times, The New Yorker y The New York Review of Books han llevado a 2666, su obra póstuma, a ganar el National Book Critics Circle.
Es el triunfo postmortem de un nuevo maldito. La crítica que tan poco caso le hizo en vida saluda ahora el ambiente posmoderno de su obra, los rumores sobre las drogas y el propio Jonatham Lethem, autor que retrató los bombeos y viajes de la era del funk y el punk, cantó todas sus alabanzas para el atrevimiento de Bolaño al ser capaz de escribir en una novela todos los nombres del mal.
Pero estoy con Ignacio Echeverría. Exceso de cacofonía. Distorsión y fascinación por el malditismo de quien hace años no recibía semejante atención quizá, como dice Echeverría, porque los autores españoles lo envidiaban y eran incapaces de escribir la posmodernidad como él. Quizá porque a muchos no les gustaba su duro juicio sobre la literatura que lo rodeaba.
Pero nada describe mejor la bolañomanía que sus propias palabras:
"Durante un tiempo la Crítica acompaña la Obra, luego la Crítica se desvanece y son los Lectores quienes la acompañan… Luego los Lectores mueren uno por uno y la Obra sigue sola…"

4 comments:

  1. Aquí otro que se apunta a la "teoría"...
    Un saludo. ¡Buen trabajo!

    ReplyDelete
  2. Vaya, justo ayer empecé a leer "Putas asesinas". Bolaño es un grande. ¿Por qué en España no abundan escritores así? Quizá porque el autor español -ya sea literario, cineasta, músico- suele ser excesivamente costumbrista; digo yo...

    ReplyDelete
  3. Hola:
    En hora buena Bolaño es reconocido en Estados Unidos. Sin embargo, es una lástima que intenten manchar la majestuosidad de su obra obra con chimentos baratos. Haciendo uso de la frase de un compatriota y sacándola del ámbito deportivo para llevarla al literario, me atrevo a decir que "la literatura no se mancha".
    Muy bueno el blog
    Saludos,

    ReplyDelete