Tuesday, April 07, 2009

El colapso de la abundancia

Todos contra Google. Revuelta en contra de los monopolizadores del universo digital. Cuando todo es accesible a un clic prácticamente nada vale nada y la crisis llega a todos sin que se sepa cómo salir. Internet ha multiplicado el acceso a los contenidos y convierte a muchos en gratuitos. El coste cero de la copia y de la distribución prometía una era del conocimiento cuando la economía y el consumo crecían. La publicidad lo financiaba todo. Pero cuando la crisis frena los anuncios y su precio baja tanto que ya no se cambian duros digitales por pesetas analógicas, sino por céntimos, entonces el mercado de la abundancia se ahoga. Es de quienes más algoritmo producen, no de los creadores y productores de contenido.
¿Es posible mantener la economía de la abundancia digital?
Google es el blanco perfecto por su dominio del mercado de las búsquedas y la publicidad. Pero las radios digitales, los sitios de almacenaje de documentos y archivos, el P2P… todos están en el objetivo de quienes buscan dinero para crear. Desde los músicos británicos que demandan a YouTube derechos de autor por sus vídeos, a los diarios que quieren cobrar por Google News, hasta las televisiones que reclaman a las webs de vídeo, todos quieren una parte de una tarta pequeña e hiperfragmentada.
La publicidad no salva de la crisis cuando el mercado digital comienza a ser importante. Los anunciantes y sus gestores digitales, con Google a la cabeza, son los beneficiados. El precio cae y no resisten ni los contenidos de mayor calidad. La publicidad es capaz de seguir el comportamiento y vender los anuncios creados para el público de los medios más exclusivos en otras webs a un precio más barato. El mercado es de quienes permiten encontrar el contenido y son capaces de gestionar la publicidad en las búsquedas y en las propias webs. A más tráfico, más usuarios, más páginas vistas, más negocio. Son los mayoristas de la abundancia.
El resto ve como escapa de sus manos el control de sus productos y vive atenazado por el dilema de mantener su visibilidad en la web o ser de nuevo opaco y servir a unos pocos que valoran su marca y contenidos con publicidad más cara y productos freemium o de pago. Pero la competencia aterra. Por eso se empieza a reclamar un nuevo pacto para una redistribución de la economía digital –los derechos de autor y el precio de la publicidad- para lograr una era de responsabilidad como la que la nueva regulación pactada por el G-20 quiere imponer en el mercado financiero de la abundancia.
Un freno al capitalismo sin regulación de la web.

Columna en Público

3 comments:

  1. Aquí hay un desequilibrio curioso: los que quieren ir a por google et al se están quedando sin dinero pero tienen capacidad de lobby sobre los gobiernos. Los que tienen el dinero están más o menos libres de ensuciarse las manos convenciendo a políticos de que deben entender sus posturas, y tienen la opinión pública generalmente a favor, por supuesto condicionando sólo por el hecho de que han de dar la cara a los políticos, normalmente gente distante del votante, más aquí. Hubo un día en que Microsoft dejó de ser simpática y se convirtió en parte "del poder". Ante la amenaza de que las vieja aristocracia les estrangule, los nuevos e "inocentes" poderes de la red acudirán a defenderse con las mismas técnicas. Y puede que dejen de ser simpáticos.

    En realidad, "la abundancia" existe porque se pagan las cuotas de la ADSL o de la fibra con muy pocos enchufes por país: quién puede con Telefónica? Mientras la barrera de entrada está en unos pocos euros al mes y el dueño de esa puerta no tiene problemas en que pase todo el mundo pagando el peaje del puente, los abundantes tienen mucho que hacer. Si dejan de ser rentables, cierran. Pero aparece otro. Todo termina el día en que alguien corte el cablecito. La abundancia es la tendencia del almacenamiento y del ancho de banda hacia cero, especialmente a partir de una escala relativamente baja. El coste marginal próximo a cero de la copia es la tendencia a cero de los costes marginales de almacenamiento y ancho de banda de un original del que es sencillísimo hacer clones, todo eso la hace un bien presuntamente libre. Pero hay costes a pesar de todo, y esos son los de estar presente en el mecanismo o los de gestionar las microcuotas de atención: no todo el mundo puede ser Google, pero todos podemos copiar.

    ReplyDelete
  2. ¿Y qué opinas de los fondos para hacer periodismo?, ¿qué papel jugará google?
    http://metamedio.blogspot.com/2009/04/save-press-save-world-2-fondos-para.html
    Un saludo

    ReplyDelete
  3. hola, queria invitarte a que agregues tu blog a guiablog.net
    es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
    saludos

    Diego

    ReplyDelete