Tuesday, April 28, 2009

Olvidemos la obsesión de Cebrián

Seguramente Juan Luis Cebrián perdió una gran parte de la visión periodística que un día le llevó a hacer de El País un diario que ha marcado a un par de generaciones cuando se encontró "obsesionado con presentar resultados" cada tres meses, como ha dicho esta mañana en una conferencia.
Cebrián ha diseccionado con agudeza algunos problemas de la prensa y los medios en la entrevista que Andrés Rodríguez le hace en Esquire. El consejero delegado de Prisa duda de la viabilidad de los diarios porque son un producto del siglo XIX que se hizo fuerte en el XX con la democracia representativa y convirtiéndose en un poder. Una idea que ha repetido hoy.
Cebrián entrega al editor de Esquire algunas jugosas citas sobre los medios, Pedro J. Ramírez, la lucha de El Mundo y El País, y el futuro de la prensa en la era de internet.
Aquí es donde la visión que un día tuvo se nubla. Cebrián se pregunta por qué los jóvenes buscan en la Wikipedia en lugar de en la Enciclopedia Británica. Y esa sola pregunta muestra una incomprensión del funcionamiento de internet, de sus dinámicas y fuerzas estructurales, y de la forma en la que los internautas consumen contenidos e información.
Ninguna enciclopedia puede competir con la Wikipedia en actualización, contenidos adaptados a la cultura digital y popular de nuestros días. Pero tampoco en su estructura, edición adaptada al medio, apertura y selección de fuentes para sus artículos.
Lo mismo les ocurre a los diarios. Por eso muchos lectores prefieren otros medios, de los blogs a los agregadores.
Cebrián piensa que internet es una "economía de demanda". Pero el paradigma ha cambiado mucho más en la estructura económica de los medios, no sólo en la industrial e informativa.
Internet es una economía de la abundancia. Y ahí es donde los diarios han sufrido la venganza de una superproducción que ha convertido a la mayor parte de la información en un commodity sin diferenciación ni valor.
Ni cualitativo ni subjetivo.
Y así ha llegado el colapso del negocio con la multiplicación de una oferta tan infinita que sólo quienes son capaces de gestionarla con tecnología (buscadores, agregadores) o criterios compartidos (redes sociales) en un sistema distribuido y desjerarquizado son capaces de encontrar nuevos modelos de relación y negocio en una economía de la afectividad.
El problema es el periodismo. Deteriorado en muchos casos, desbordado en otros. Pero todavía más su negocio, porque su economía cambia completamente y pasa del control de los medios (las empresas, el poder) a los usuarios, conscientes o no de ese sutil control 2.0 ejercido por quienes manejan sus datos, contenidos y las tecnologías que les permiten gestionar el ciberespacio.
El consejero delegado de Prisa se queja de que en internet "los márgenes son muy inferiores". "Un site informativo de éxito en Internet tiene márgenes de explotación del 4%. Un periódico o una radio tiene un margen del 25% o del 30%. Es imposible competir, pagar bien la mano de obra intelectual, enviar corresponsales...", asegura Cebrián.
Los nuevos medios necesitan estructuras más eficientes y flexibles en un sistema donde lo que sobra no son los corresponsales, los enviados especiales o los grandes periodistas. Sobra estructura, gastos suntuarios, sueldos enormes de directivos que a menudo no aportan valor, y también inversiones erradas impulsadas por la obsesión de crecer más allá del meollo del negocio.
De ahí viene la mayoría de la deuda de los grandes grupos de comunicación, como la de Prisa, que no proviene de El País ni de la Ser, sino de la opa de Digital Plus y los gastos de la expansión.
Los medios facturan mucho menos en internet por esa disfunción de la economía de la abundancia. En el caso de El País se da una de las peores diferencias entre los euros analógicos y los céntimos digitales.
Pero no es el caso de todos los medios.
Grupos como Schibsted (20 Minutos) o Pearson (Financial Times) tienen rentabilidades mucho más altas en sus medios digitales, en ocasiones con un margen de ebitda mayor que en el papel, aunque la distancia de facturación continúe siendo grande.
"Vivimos un cambio de modelo, no una crisis", dice Cebrián. Sin duda. Y la solución posiblemente llegará en pensar de nuevo el negocio de la información, desde abajo, para recuperar contenido propio, de calidad, atrayente en la economía de la atención -lo único escaso- y luego crecer.
Pero no al revés. Downsizing, decrecimiento, como ahora se dice, es lo que necesita el periodismo para volver a los orígenes y desde ahí reinventarse.
El periodismo no se salvará desde las grandes corporaciones mediáticas. Esas parecen haber agotado su tiempo. Otras vendrán. Los negocios nacen, se desarrollan y mueren. La información y su necesidad siempre existirá. Pero es hora de hacerla y financiarla de otra forma. Más sencilla, humilde, abierta, participativa e incorporando las ventajas de la tecnología y las nuevas relaciones entre los contenidos y las personas que posibilita.
Ese es el cambio de modelo del que debemos aprender porque hasta ahora la economía de la abundancia nos ayuda a describir el mercado, pero no a gestionar con eficiencia y rentabilidad los medios digitales.

13 comments:

  1. Resumo con dos citas:

    "Sobra estructura, gastos suntuarios, sueldos enormes de directivos que a menudo no aportan valor, y también inversiones erradas impulsadas por la obsesión de crecer más allá del meollo del negocio"

    Eso incluye su sueldo astronómico. Y por eso es tan chungo tener márgenes de más del 4%. ¿Cuando aprendió Cebrián a calcular márgenes?

    "es lo que necesita el periodismo para volver a los orígenes y desde ahí reinventarse."

    Es decir, dejar de ser el ombligo del mundo, recuperar la independencia perdida por sus vínculos con los grandes negocios regulados y ser un negocio de rentabilidades no llamativas que sólo atraen hombres que hacen las cosas por pasión. La pugna por poner el producto - como el vino - por encima de la urgencia del ROI.

    Y esto te lo dice un convencido de la rentabilidad como eje que guía la gestión de todo.

    ReplyDelete
  2. A raíz del último párrafo: Soitu es el ejemplo que me viene a la cabeza. Gente que viene de esos grandes grupos empresariales emprende su proyecto (más humilde) por su cuenta...

    ReplyDelete
  3. Genial este artículo... faltan nuevas mentes y más emprendedores!!

    Un saludo!

    ReplyDelete
  4. Todo tiene sus matices y Cebrián es un personaje que ha involucionado y hace tiempo que da más importancia al negocio que a la información. Claro que es un cambio de ciclo, pero también una crisis y en este caso, en el del negocio del periodismo, se ha juntado el hambre con las ganas de comer. Para comprender determinadas apuestas informativas simplemente hay que ver quién pilota la nave y en la actualidad, a mi juicio, hay dos ejemplos demoledores, el director de El País y el director de RTVE.
    En enero asistí a un debate sobre periodismo, en Jaén, con motivo de la celebración del patrón de los periodistas. Y se hablaba, como llevo oyendo desde hace mucho tiempo, de que el periodismo ha cambiado. Y yo pienso que el periodismo no ha cambiado, sigue siendo él mismo y goza de una salud envidiable, lo que ha variado es la forma de hacer periodismo. El camino más fácil y también el más erróneo es meter la tijera por donde se garantiza el buen periodismo (la calidad, el rigor), supongo que para las empresas es más fácil ningunear al autor que disminuir la cuenta de resultados de sus ejecutivos.

    ReplyDelete
  5. Al final todo se encaja en la misma visión de internet que tienen todos los que ven peligrar "sus negocios" (grandes grupos de comunicación, SGAE, etc.). De ahí las medidas que se toman o proponen (canon, cierre de servidores) y las servidumbres políticas (nombramiento de la nueva ministra del ramo). La descentralización y adelgazamiento de estructuras son imprescindibles para que los grupos actuales puedan sobrevivir. Y la modestia, claro.

    E. Perez

    Unpuntodereflexion.blogspot.com

    ReplyDelete
  6. Buf, ya no me creo nada de Cebrián. Me bastó con leer la pseudoentrevista que le hizo a Sarkozy en el País del domingo, llena de vanidad, con el periodista como protagonista. Un pelín patético, además de demostrar no saber perder. Y es que Prisa lo ha tenido demasiado fácil en los últimos tiempos y Cebrián se ha convertido a la fama, el dinero y el éxito. Toca volver o irse.

    un saludo desde cultura-de-futbol.blogspot.com

    ReplyDelete
  7. "Vivimos un cambio de modelo, no una crisis", dice Cebrián.

    ¿Y que si no es una crisis sino un cambio de modelo?, más en términos económicos, al que le falta la acepción en el DRAE

    crisis.

    (Del lat. crisis, y este del gr. κρίσις).

    1. f. Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente.

    2. f. Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales.

    3. f. Situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese.

    4. f. Momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes.

    5. f. Juicio que se hace de algo después de haberlo examinado cuidadosamente.

    6. f. Escasez, carestía.

    7. f. Situación dificultosa o complicada.

    ~ ministerial.

    1. f. Situación en que se encuentra un ministerio desde el momento en que uno o varios de sus individuos han presentado la dimisión de sus cargos, hasta aquel en que se nombran las personas que han de sustituirlos.

    ReplyDelete
  8. Felicidades por el post, coincido con muchas reflexiones del blogger. La materia prima es buena. La entrevista de Andrés Rodríguez, director de Esquire, a Cebrián es uno de los mejores trabajos del género que he leído en mucho tiempo.
    Esquire me dice muchas cosas, vale mucho más de lo que pago por ella. El periodismo sobre papel tiene futuro con revistas como Esquire ¿Será porque no tiene ningún gigante editorial que amamante la revista?

    ReplyDelete
  9. Echo de menos que citaras el ejemplo de ADN.es

    ReplyDelete
  10. me parece adecuado lo que expone cebrian, aunque no estoi de acuerdo en que es un cambio de modelo, sino una crisis en toda regla.

    ReplyDelete
  11. EXCELLENT formula! I've began producing my very own washing soap just lately -- as well as like it -- however do not have the pretreatment squirt -- They are SIMPLE elements as well as I will provide this particular an attempt!!! Many thanks with regard to publishing this!


    fut coins
    league of legends boosting
    buy fifa coins

    ReplyDelete