Tuesday, April 14, 2009

¿Quién dijo miedo, ministra?

No se equivoque, ministra González-Sinde. La crítica a sus posturas y manifestaciones sobre internet y los derechos de autor y de propiedad intelectual, especialmente del cine, no son una manifestación de miedo, como parece usted creer.
Son una apelación a la sensatez, a la responsabilidad, a modernizar los derechos de autor y de propiedad intelectual garantizando el máximo acceso a la cultura de los ciudadanos y en defensa del dominio público, sobre todo cuando las obras y contenidos culturales, científicos, administrativos o de cualquier otra índole se financian con dinero público.
Cultura libre no es cultura gratis, como bien explica desde hace tiempo la definición de software libre y se defiende en multitud de documentos como el Manifiesto por una Cultura Libre o en los principipos del copyleft.
Es la libertad, no la gratuidad lo que está en juego.
Y eso es lo que defendemos quienes consideramos que cualquier obra subvencionada por fondos públicos -como la mayoría del cine español, pero también otras muchas artes y contenidos de todo tipo- deben revertir en beneficios para los ciudadanos, sus mecenas, y no sólo para sus creadores, productores o distribuidores.
Eso supone mejorar el acceso, abaratar los costes y permitir el uso justo de la obra para ampliar el dominio público y el acceso a la cultura y mejorar un negocio obsoleto.
Todos objetivos donde se pueden aprovechar las ventajas de internet y la tecnología digital.
Y es en esa dirección por dónde van las propuestas de modernización de la propiedad intelectual, las resoluciones e informes del Parlamento Europeo que demandan "equilibrio entre el respeto a la propiedad intelectual y el acceso a los acontecimientos y contenidos culturales" y no criminalizar a los usuarios.
De eso se trata. De crear una cultura más abierta, accesible, participativa y libre con nuevos modelos de propiedad intelectual y derechos de autor, no de defender las descargas como sustitutivo de la verdadera cultura libre.

Actualización: Gonzalo Martín continúa estas reflexiones.

4 comments:

  1. "cualquier obra subvencionada por fondos públicos -como la mayoría del cine español, pero también otras muchas artes y contenidos de todo tipo- deben revertir en beneficios para los ciudadanos, sus mecenas, y no sólo para sus creadores, productores o distribuidores".

    La revolución que propone esta afirmación es muy radical, ¿la sociedad está preparada para aceptarla?:
    - El fútbol que tiene subvenciones indirectas ( campos públicos, aportaciones de televisiones públicas, etc.) ¿debe revertir su beneficio en los ciudadanos?
    - Las televisiones privadas que hacen su negocio porque el Estado les facilita ser oligopolios (no trabajan en una competencia directa y abierta ) ¿deben revertir su negocio en los ciudadanos?
    - Los profesores de centros públicos que cobran de los presupuestos del Estado ¿deben revertir el negocio de sus publicaciones en los ciudadanos?
    - Los camioneros que tienen descuento en el gasoil y lo pagan más barato ¿deben revertir el negocio de sus transportes en los ciudadanos?
    - Las empresas de autopistas que renuevan automáticamente negocios de mantenimiento cuando acaban sus contratos ¿deben revertir el negocio de sus carreteras en los ciudadanos?

    Permíteme que reescriba esta propuesta:
    cualquier obra subvencionada por fondos públicos -como la mayoría de las grandes obras del Estado, pero también otros muchos negocios, artes y contenidos de todo tipo- deben revertir en beneficios para los ciudadanos, sus mecenas, y no sólo para sus promotores, creadores, productores o distribuidores.
    Creo que es una propuesta muy radical, dónde hay que firmar, yo la suscribo que por algún sitio hay que empezar.

    ReplyDelete
  2. Miedo... pues parece que estos días por la RED, son muchos los que tienen miedo...

    ReplyDelete
  3. Cultura Libre.

    La cultura debe ser accesible a cualquier persona, sin betar a nadie. Todos tenemos derecho a culturizarnos. Y efectivamente, libre no significa gratuita, pues un autor tiene derecho a beneficiarse de su creación, pero hay muchas maneras de hacer llegar la cultura a todo el mundo. Y en algunos países, el estado o la política al parecer no les interesa. Un pueblo analfabeto es más fácil de controlar y manejar.

    Diego.

    ReplyDelete
  4. Con el triunfo de Obama rivalizaron las nuevas pantallas. El presidente de las redes sociales fue ayer el líder de las tabletas. Muchos medios, encabezados por CNN, se afanaron por ofrecer su información en formatos adaptados para que nadie se perdiera un gráfico, una galería de fotos, un vídeo o una noticia por las incomodidades de Flash y similares.

    togel singapore

    ReplyDelete