Tuesday, September 15, 2009

Información, ni libre ni gratis

¿Es el fin de la información y los contenidos gratis en internet? Empresas acuciadas por la crisis cavilan cómo cobrar por los contenidos. La era de la gratuidad, amenazada para sostener la producción. Mientras, nuevos negocios esperan el levantamiento de barreras de pago para basar en lo gratis su atractivo. La publicidad en internet no basta. No alcanza para todos en la era de la abundancia, cuando los contenidos se multiplican y la atención es cada vez menor y más difusa. Los medios se preguntan cómo cobrar con los contenidos cuando lo importante es recuperar el interés de los usuarios, primer mandamiento de la economía de la atención.

Dos modelos de pago se abren paso: los basados en la plataforma de acceso y los que aprovechan el flujo social. Entre los primeros el primer ejemplo son los móviles, especialmente las aplicaciones para iPhone o Android, que permiten recibir y gestionar contenidos en el aparato vital para los hiperconectados. En el móvil no se navega, se accede directamente a lo más valioso en una pantalla pequeña, en movilidad y multitarea, con poco tiempo, pero atención concentrada. El segundo son las redes sociales, donde el flujo social –las recomendaciones y el acceso a contenido continuo en tiempo real- atrapa a los usuarios. Estas redes, generalistas o especializadas, están ganando espacio a los buscadores y suscripciones como guías de la Red.

La información es abundante y la atención, escasa. Es la premisa de los dos modelos. Su desarrollo cambia radicalmente la estructura de interne a través de una nueva escasez artificial. Proveedores de contenido y usuarios coinciden en la necesidad de mejorar la eficacia de su atención. Algunos están creando un nuevo ecosistema, un orden basado en la tecnología, el criterio social y la transparencia conocido como extropía. Pero hay otro ecosistema, el creado por nuevas plataformas tecnológicas que albergan aplicaciones, gratis y de pago, para mejorar el acceso a los contenidos y cuya última frontera es la realidad aumentada a través del móvil.

Apple y las discográficas lo intentan con un iTunes LP que reconstruya el negocio de los álbumes. Nick Cave, un músico, inaugura la novela multimedia y multiplataforma. Y los diarios estudian modelos de pago, entre ellas las que convierten a los medios en redes sociales exclusivas. Resultado: usuarios registrados y con recibos al día, navegación acotada a redes de pago entre usuarios que compartan criterios y contenidos, y el surgimiento de ciudadanos premium, los que puedan acceder a esos contenidos y plataformas exclusivas. Una nueva brecha digital.

Columna semanal en el diario Público

4 comments:

  1. Con tanto artículo sobre el fin de los medios gratuitos en Internet voy a creer que es una campaña -omito el orquestada- para que nos vayamos preparando y rascarnos el bolsillo en breve. Tu quoque, Juan Varela?

    ReplyDelete
  2. No sé, quizá funcione. El problema es creer que la información ofrecida actualmente es de calidad ¿o se paga por el "análisis" valioso de las noticias que sólo unos determinados individuos pueden hacer?

    ReplyDelete
  3. El problema con cualquier modelo de pago hoy es que compite con gratis, y es una competencia imposible. Es cierto que algunas funcionalidades aparecen primero en redes de pago, pero minutos después alguien ve el potencial y ofrece lo mismo de manera gratuita. El caso de Hulu en Estados Unidos es notable, y aparecerán otros Hulus.

    Pero lo que dices, que debemos "recuperar el interés de los usuarios" es muy atinado. Me parece que el banner blindness, que hoy hace que el espacio digital tenga tan poco valor para avisadores, es responsabilidad de los medios al haber abusado de los espacios sin recoger la potencialidad de la relación contextual.

    Quizás la misión es entregar avisaje que se relacione contextualmente con el contenido, para que tenga valor para el usuario y mejorar así las estadísticas de efectividad. No es algo que arreglaremos de un día para otro, será un proceso lento.

    ReplyDelete
  4. Por desgracia aqui tenemos un problema y ese es la filosofia de vida ocidental (lease capitalista inescrupuloso en extremo). Por un lado queremos contenidos gratuitos y de calidad (y los hay) y por otro los que buscan el dinero como perros hambreados. Mezcla ambos y tenemos un desmadre de dimensiones cataclísmicas. Es culpa de la condición humana dicen los que se sienten más filosóficos pero no es eso excusa suficiente para que se sigan pudriendo en su propia madriguera de conformismo. Los más ricos y codiciosos siempre recurren a modelos represivos con tal de volverse más ricos y dejar al pobre más pobre (les proporciona una dosis orgásmica el sufrimiento de la mayoría), y lo hacen de l manera más "satanica" (por describirlo de algún modo) que es usando los pecados capitales utilizando sexo, vanidad, envidia y los demás que pupulan en lo más recondito de todos los seres humanos en su contra y ellos ni cuenta se dan. Como resultado, hay mucho incauto que se quita el alimento de la boca por consumir cosas que ni necesitan (música de calidad cuestionable, por ejemplo) y dejan de lado lo más escencial en pos de ilusiones vanas. En el caso de los europeos y de los norteamericanos donde el más apestoso clasemediero se siente aristócrata son mucho menos listos como para darse cuenta de esta realidad debido a su estátus de primer mundo pero los latinoamericanos estamos divididos entre quienes somos más despiertos a la realidad circundante y los ciegos que se lanzan a gastar hasta lo que no tienen con tal de sentirse más que el otro. Regresando a la web abierta y libre, esta sí, sí es cierto que está en peligro de que estas bestias apocalípticas nos quiten hasta esa libertad. Ahora te criminalizan por descargarte libros que de otra manera no puedes acceder, los que antes te compartían la información ahora son amenazados a callar para que las empresas vendan capacitaciones carísimas para que gente como el ciudadano de a pie no pueda tener acceso a una formación de calidad ni, valga la "rebuznancia", accesible. En las universisdades nos prohiben el uso de wikipedia por la sencilla razón que ellos la usan para preparar sus clases. ¿Qué nos dice esto? Que la utopía de una humanidad más justa y libre está lejos mientras haya tipos tan excecrables como estos que nos alejan de la felicidad colectiva en haras de su beneficio personal y económico. ¿Hasta que punto desean que estos demonios controlen nuetras vidas? ¿Hasta que punto van a tolerar que los controlen por medios de nuestras debilidades y no nosotros controlar nuestras debilidades y controlar nuestro entorno? Eso se los dejo de reflexión, por mi parte siempre apoyaré la libre circulación por la red y los modelos económicos no abusivos, por eso no dejen que acciones como ACTA nos quite la red, googleen esto. Bueno, chicos y chicas, hasta que nuestros cibercaminos se crucen nuevamente.

    ReplyDelete