Monday, September 14, 2009

Juicio a Egunkaria

En noviembre próximo el diario Egunkaria llegará a juicio en la Audiencia Nacional. Sus ex trabajadores se volvieron a manifestar ayer en Andoain, donde hoy está la sede de Berria, para denunciar de nuevo el absurdo de confundir la defensa del euskera y de ideas nacionalistas con el apoyo y la obediencia a ETA.
Egunkaria lleva más de seis años cerrado. Y prácticamente todo el mundo sabe, y algunos reconocen, como cuenta José Yoldi en El País, lo absurdo de unas acusaciones y un proceso convertidos en ejemplo de los excesos de cierta política antiterrorista y de los vicios de algunas actuaciones judiciales.
Martxelo Otamendi, Iñaki Uria, Xabier Oleaga, Juan Mari Torrealdai y Txema Auzmendi se sentarán en el banquillo (auto del juez Gómez Bermúdez, 30 de julio, pdf) porque nadie quiere retirar una apuesta y reconocer un error, como si lo hizo el fiscal al pedir el archivo del caso en el año 2006.
El juez Gómez Bermúdez no ha aplicado la doctrina Botín al justificar que basta la acusación particular para el juicio y que los hechos no han sido juzgados en el caso Ekin.
Casi seis años después, Egunkaria ha desaparecido, porque el cierre provisional de un diario no tiene arreglo cuando el tiempo lo condena.

En el Parque Cultural Martin Ugalde de Andoain se edita Berria, un diario en euskera, de izquierda y donde el nacionalismo no es línea editorial. Su objetivo es ser un diario de calidad alejado de cualquier boina. Martxelo Otamendi, su director como antes fue director de Egunkaria, defiende la necesidad de abrir y ampliar la cultura y la información de los pueblos con lenguas minoritarias con una apertura al mundo y a las ideas ambiciosa. Sin límites lingüísticos, territoriales ni ideológicos.
Y en Berria se trabaja para la información en euskera no sea sólo información local. ¿Por qué escribir en una lengua obliga a hacerlo bajo una perspectiva ideológica? ¿Si no ocurre con el inglés o el español, por qué habría de hacerlo con las lenguas minoritarias?
La redacción de Berria, sus directivos y sus muchísimos pequeños accionistas, están empeñados en defender su lengua sin encerrar la mente ni a su público en un territorio ni unas ideas.
"Queremos ser el New York Times del euskera", me ha dicho en alguna ocasión Martxelo. Y lo intentan con fuerza y convicción.
Trabajar en Berria es hacerlo en uno de esos medios que ahora están tan de moda en los blogs y las reflexiones digitales cuando se habla del futuro de la prensa y la viabilidad de los medios sin ánimo de lucro.
Con un capital dividido entre miles de pequeños accionistas, la mayoría también suscriptores, editan un diario general y siete periódicos locales. Su compromiso con la lengua vasca es inagotable, pero Berria es un diario con una altísima calidad editorial y un enfoque más abierto y global que el de la mayoría de la prensa local.
El juicio a Egunkaria pasará. Veremos con qué sentencia. Pero la peor sería cercenar la libertad y el compromiso de muchos profesionales y ciudadanos con su derecho a pensar y defender sus ideas desde la libertad y el respeto democrático y ciudadano, en una lengua sobre la cual no puede triunfar la maldición del terrorismo.

12 comments:

  1. Pues ya les absolveran....

    ReplyDelete
  2. Habrá que ver cuál es la vara de medir. Es muy valiente lo que defiendes, quizá muy objetivo, y quizá te genere muchos enemigos. Pero es necesario que alguien lo plantee desde este punto de vista. Aguardaremos.

    ReplyDelete
  3. Me hace gracia que defiendas tanto a Berria, y lo defiendas como un diario de calidad y abierto ideológicamente... si no hablas euskera y no entiendes ni los números de las páginas.

    ReplyDelete
  4. Mira, "Anonimo", aqui los resultados de un estudio de la UPV. Entre otras cosas se investigó la imparcialidad de los medios vascos en las ultimas elecciones vascas al parlamento vasco. Entre los resultados, se destacaba que "Berria" habia sido el medio mas neutro durante la campaña.
    http://anasagasti.blogs.com/files/conclusiones.pdf

    ReplyDelete
  5. Hola Goio Arana, soy el mismo "anónimo" de antes. Dado que la UPV es la universidad que regala títulos a presos por terrorismo sin que se presenten a los exámenes, permíteme que dude de la imparcialidad de cualquier estudio que de ella venga.
    Lo que me hace gracia, en todo caso, es el empeño del bloguero en defender algo de oídas.

    ReplyDelete
  6. Hola, "Anonimo".
    "UPV es la universidad que regala títulos a presos por terrorismo sin que se presenten a los exámenes" ¿Y esto lo sabes por que estabas allí o lo sabes "de oidas"?

    Si tienes interes pienso que se puede estar muy informado sin tener que entender el idioma. ¿Es necesario saber checheno para saber que esta ocurriendo esn Chechenia?

    ReplyDelete
  7. Mi querido anónimo, este bloguero no habla de oídas. Analiza los medios tanto por cómo escriben como por lo que escriben y por su formato. Y te recuerdo que hay gente que utilizamos las traducciones para leer y conocer lo que no entendemos.

    ReplyDelete
  8. Yo todo lo que se defienda desde el respeto y con la palabra, me parece bien, aunque luego esté en completo desacuerdo con las ideas.

    ReplyDelete
  9. Me ha parecido un articulo interesante. Solo echo de menos que no hable para nada de las terribles torturas que sufrió Martxelo Otamendi por dirigir el único periodico en euskera asi como las humillaciones que tuvo que soportar por su orientación sexual. Lo mismo sobre la triste falta de solidaridad de la prensa estatal, prensa que que rapidamente denuncia los ataques a la libertad de expresión en cualquier parte del mundo pero calla cuando se dá en su propio ambito.

    ReplyDelete
  10. A algunos les parece tan extraño el debate de las ideas como las traducciones. Son los típicos del tú no estás bien informado o no sabes lo que dices, cuando lo que has dicho es contrario a lo que ellos piensan.
    Lo típico, Juan.

    ReplyDelete
  11. ¿De verdad alguien puede aspirar a ser "el NYT en euskera"? Personalmente creo que el éxito histórico e internacional del NYT tiene un componente de idioma que lo dota de cierta universalidad, algo que me parece inalcanzable si un diario está escrito al 100% en una lengua minoritaria. Podrías compartir con los demás esas traducciones para que juzguemos por nosotros mismos la calidad de los contenidos de ese periódico.

    ReplyDelete
  12. Ya había estado alguna otra vez aquí pero siempre por casualidad. Después de leer este artículo valiente y desacomplejado, te pongo ya entre los blogs de visita obligada.

    Conozco bien el caso vergonzoso de Egunkaria, que sitúa a España, a sus principales partidos políticos y a su sistema judicial absolutamente en entredicho: no es, hoy por hoy, un "estado democrático de derecho". Lo que ha sucedido ahí ha sido exactamente como dices y eso no tiene nombre. Aunque al final se dé la razón a Egunkaria, el mal ya está hecho, y se ha hecho a sabiendas, con premeditación. Y no lo pagarán como deberían los culpables.

    Felicidades, Juan Varela.

    ReplyDelete