Thursday, September 10, 2009

Libros en agujeros negros

¿Ha buscado un libro descatalogado? ¿Ha perdido horas en bibliotecas para encontrar un texto? La digitalización puede acabar con el gran agujero negro de la cultura, inaccesible, "solitaria, infinita, inmóvil, inútil", la maldición de la Biblioteca de Babel de Borges. Google Books quiere digitalizar los libros para manteneros vivos. Google puede. Europa, no.

Un exiguo 1% de los libros de las bibliotecas europeas está digitalizado. Los numerosos intentos y los millones invertidos son insuficientes. Los editores y gobiernos como Francia y Alemania se alzan contra Google Books, el ambicioso proyecto para permitir el acceso y las búsquedas en millones de libros. Y luego comercializarlos. La Comisión Europea, cansada de fracasos, lo apoya. Google paga. Ha ofrecido 125 millones de dólares a los editores norteamericanos y busca un acuerdo europeo. Promete el 63% de los beneficios. La Comisión pide unificar los derechos de autor, cooperación pública y privada, y agilizar el uso de las obras huérfanas, sin titular de sus derechos conocido, y descatalogadas.

El proyecto desvela los agujeros negros de la industria cultural. El primero, las obras descatalogadas y huérfanas. Los editores deciden los libros vivos y llenan el anaquel del olvido. La velocidad de publicación –más de 70.000 títulos al año en España- convierte al libro en un objeto tan perecedero como la moda de Zara. El segundo, la desmesurada extensión de los derechos de autor envía a una mayoría de obras del siglo XX a una biblioteca olvidada fuera de las librerías de viejo. El tercero, un registro –que también ofrece Google- de quiénes tienen los derechos de muchas obras, ocultos en una maraña legal.

No se puede dejar la cultura en manos de una empresa y cambiar a los editores por Google. Pero es hora de defender la cultura y revivirla mientras los editores discuten cómo preservar su negocio y no se han puesto de acuerdo ni en la digitalización ni en el formato futuro del libro.

Columna semanal en los medios de Vocento

4 comments:

  1. hola, tienes un buen blog. pasate por el mio:

    www.futbolandy.blogspot.com

    espero que te guste

    un saludo!

    ReplyDelete
  2. No me imagino leyendo un libro completo de la pantalla de mi laptop. Un libro debe leerse en la comodidad de un sofá, pasando las páginas con los dedos y viviendo cada instante, no bajando el scroll de una web.
    Sin embargo, no es mala la idea de digitalizar los libros, pero, ¿y los autores? ¿qué ganan? ¿y los libros? ¿qué hacemos con ellos? ¿seguirán existiendo? Tantas preguntas, ¿tendrán respuesta?

    ReplyDelete
  3. Pues imaginalo Malena , yo lo hago regularmente , (leer libros en el portatil) y me resulta comodo. Ademas te ofrece la posibilidad de acceder a libros antiguos imposibles de conseguir de otro modo.
    Puedes olvidarte de modas y libros del momento y recuperar a grandes autores el pasado ,de los que habias oido hablar pero jamas encontraste en el estante de una libreria.
    En cuanto a tus preguntas ,es obivia la imposibilidad que los autores fallecidos ganen nada , los vivos ganaran en la difusion de sus inquietudes que imagino fue la razon principal que los movio a escribirlos.
    Yo hubiese preferido que fuese una institucion estatal o europea quien digitalizara y pusiese en la red estos textos pero mejor que lo haga Google a que no lo haga nadie .

    ReplyDelete
  4. Hacía tiempo que no leía un artículo con el que estuviera tan de acuerdo.

    Al final, la "distribución" del conocimiento ha quedado tan mercantilizada que se ha paralizado. Sólo existe lo que las editoras (de texto, música o imagen) quieren destacar. El resto, cualquiera se sea su transcendencia, desaparece sin dejar apenas rastro.

    Hemos cambiado la mordaza. Puedes decir lo que quieras. Si no interesa, nadie sabrá que tienes algo que decir. Sin violencia, sin agresión.

    ReplyDelete