Thursday, November 19, 2009

El otro secuestro del Alakrana

Fin del secuestro. El propio presidente del Gobierno se apresuró a comunicarlo tras 47 días de pesadilla. Ahora toca reflexionar. Pero no sólo al Ejecutivo. También a la oposición y a muchos medios de comunicación. En foros, páginas y encuestas de internet se vuelve a leer una oleada de críticas contra el periodismo y su papel en este suceso. No extraña. Una sociedad que ha vivido secuestros terroristas con entereza y ha compartido el dolor de las familias no es inmune a la banalización del espectáculo y su manipulación política.

Los editores de diarios colombianos se reunieron un día y decidieron una regla para afrontar la pesadilla de los secuestros de guerrilla y paramilitares: "Anteponer la vida de cualquier persona a cualquier primicia". Evitar el daño sin desinformar. La misma recomendación de los principales códigos éticos de periodismo. El de la BBC, una de las referencias, es claro: "Mantener el control de lo publicamos". No plegarse al secuestro de la información por los raptores, evitar el aumento de la presión de su violencia. Y especialmente, ni publicar ni emitir conversaciones o mensajes de los captores o sus víctimas sin analizar sus consecuencias.

A The New York Times le costó una barbaridad que la Wikipedia no informase del secuestro de su reportero David Rodhe en Afganistán. "Tío –dijo el fundador de la enciclopedia, Jimmy Wales, a uno de los empeñados en publicarlo antes de la liberación-, para y piensa un poco". El argumento de la razón: atemperar la urgencia de la desesperación para no dejar que los criminales manden. Los editores de la Wikipedia lo entendieron.

José Cendón, fotógrafo español secuestrado hace unos meses en Somalia, se ha cansado de repetir a todos los que le preguntaban: quieren el dinero, no colaboremos en aumentar el precio. Muchos deben reflexionar y pensar si eran necesarias tantas llamadas que los rehenes no querían contestar, explotar el dolor de las familias, especular con soluciones… Secuestrar a la opinión pública.

Columna en los medios de Vocento

4 comments:

  1. Aquí te dejo uno de los artículos que escribí en Diario de Cádiz sobre el tema en mi columna de Marítimas...

    http://piniella.blogspot.com/2009/11/somalia-2.html

    Saludos.

    ReplyDelete
  2. Existe un problema muy serio en los medios de comunicación en España: el sindrome "aquí hay tomate".
    Además de premiar a su presentador que puede parecer, y/o ser, anecdotico, creo que ha calado mucho más de lo deseable.
    ¿Desde cuando lo importante es el rumor, bulo, o lo que sea, que se lanza al aire, todo el mundo a tertuliar sobre el, resulta que nunca se confirma, pero la m ... ya está y nadie se preocupa de dar una exlicación o de pedir disculpas, entre otras cosas porque todos ya están envueltos en el siguiente rumor, bulo o lo que toque.

    ReplyDelete
  3. Estoy deacuerdo contigo.
    No se con exactitud en que a errado el gobierno a la hora de solventar la situacion.
    Todos los politicos, a excepcion del PP que lo hizo desde el primer momento en su desesperada busqueda por sacar redito politico de cualquier desgracia personal, han criticado con dureza al gobierno conforme se ha dado por concluido el secuestro pero, ¿que se podia hacer salvo negociar y pagar un rescate?
    He intentado pensarlo friamente y ponerme en situacion.
    Los superheroes no existen y la vida de muchas personas estaba en juego.
    Entiendo que se ha fallado a la hora de prevenir esta situacion, pero no comprendo ni comparto las criticas cuando se ha solventado sin que nadie, afortunadamente, perdiera la vida.
    Las familias, entiendo que en su desesperacion, han buscado una y otra vez a los medios de comunicacion.
    En cierto modo, y aunque perfectamente justificable, ellos y solo ellos han hecho televisiva esta situacion.
    Por encima de todo me sigo quedando con un gobierno poco previsor, pero sobretodo con una oposicion sencillamente asquerosa, bochornosa y deleznable que nunca, y digo bien, nunca va a conseguir mi voto.
    Un saludo!

    ReplyDelete
  4. Y los medios, tan serios ellos, día sí y día también, llamando al barco y haciendo de altavoz de los piratas.

    ReplyDelete