Sunday, February 21, 2010

¿Es Spotify el futuro de la música?

Un análisis de la economía del streaming


Spotify es la esperanza de muchos. De los internautas, para seguir oyendo música sin tener que recurrir a las descargas. Y también, pero menos, de los artistas y discográficas, dispuestos a explorar nuevos negocios para la música, aunque recelosos de su rentabilidad.
¿Es el streaming el futuro del negocio de la música?
Daniel Ek, su fundador, repite que sí, aunque los números por ahora no están claros. Las discográficas han apostado por la iniciativa y algunas de las más grandes como EMI, Warner, Sony-BMG y Universal tienen entre un 15 y un 18% de su capital. No sólo están en la empresa, sino que la apoyan con una rebaja importante de los derechos que cobran a los servicios digitales por la música.
Tanta rebaja que algunos como Warner dudan de su viabilidad y anuncian que no licenciarán más música para servicios de streaming. El responsable de Warner, Edgar Bronfman Jr., acusa a la música en internet de reducir las compras en servicios como iTunes, mucho más rentables que las suscripciones.
El streaming supuso el 8,3% de los ingresos de la música digital en 2008, aunque se anuncia un gran crecimiento desde 2009. Pero es un crecimiento del que la patronal mundial de la música, la IFPI, desconfía.
La discográficas no ven claro el futuro del streaming por su menor rentabilidad frente al negocio tradicional. Otros se cansan de repetir que el negocio ha cambiado y que cobrar menos es mejor que el todo gratis en la Red.
Esa reducción de los derechos digitales ha producido el efecto Lady Gaga denunciado por varios músicos: 113 euros por un millón de canciones en streaming, una compensación bajísima por su música. Mucho menor que las tarifas reclamadas por las gestoras de derechos de autor, que en este caso alcanzarían los 970 euros en Gran Bretaña o hasta 4.500 euros en España, en función del coste de los derechos.
La clave está en saber cuánto llega al músico de lo pagado a gestoras y discográficas y si compensa económicamente o son más altos sus rendimientos de promoción entre el público.

En Spotify lo tienen claro: apuestan por la música de pago como negocio y su promoción con música gratuita. Un modelo de negocio freemium que reúne clientes por la atracción y el poder de consumo de la música en la web. La empresa cobra por la publicidad, como la radio convencional, pero además ofrece servicios premium: música sin anuncios y en el móvil por 9,99 euros al mes.
"El nuevo modelo de negocio de la música es una mezcla de publicidad, descargas, suscripciones, merchandising y entradas a conciertos donde el usuario llega y donde la clave para la rentabilización viene de la portabilidad y el paquete de derechos de acceso que se le ofrece" ha explicado a menudo su fundador.
Un negocio 360º para la música online. Igual que en el resto de iniciativas digitales, los responsables de Spotify saben que con el precio de los anuncios en internet muchos negocios no son sostenibles si no se amplían sus fuentes de financiación y se multiplican los ingresos por usuario.

A diferencia de otros proyectos como Last.fm, Spotify lanzó desde el principio un modelo de negocio freemium: contenidos gratuitos y de pago. Daniel Ek repite que su objetivo, como el de las discográficas, es "que la gente pague por la música".
Porque el modelo de la radio financiada sólo con publicidad no resiste en internet por el mayor coste de los derechos: del cinco por ciento en la facturación de las radios frente al diez por ciento en los servicios de streaming para las gestoras de derechos de autor colectivos y hasta el doble para las discográficas.
Por eso el precio en Spotify es mayor que en otros servicios. Last.fm cobra 3 euros mensuales por el acceso a su discografía en los países donde no tiene red comercial.
Por eso la gran esperanza de Spotify, como de otros servicios de streaming, es emular el éxito de iTunes. Convertir los móviles a través de las aplicaciones en el mayor canal directo de acceso y consumo de música.

En España, la SGAE cobra a una radio comercial el hasta el cinco por ciento de sus ingresos, igual que la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales (Agedi), mientras la cuota para el streaming es del diez por ciento (el 8% en 2009) o un equivalente de 0,50 euros por suscriptor y mes. En el caso de Agedi la cuota es superior, un 16% de la facturación y de un 0,01 a un 0,015 de euro por canción.
Rebajar el precio de los derechos de autor ha sido la lucha de Pandora, uno de los servicios pioneros de recomendación y streaming en Estados Unidos, donde sobrevive sin capacidad de expansión internacional, y del resto de proyectos comerciales de música online.
Pero a los derechos de autor de las sociedades de gestión además hay que sumar los derechos de las discográficas, similares y en algunos casos mayores a los 0,0045 euros que la SGAE cobra por reproducir cada canción. Para apoyar los nuevos negocios digitales, PRS, la gestora de derechos de la música británica, rebajó a 0,00097 euros los derechos por cada canción reproducida, aunque también cobra el 10,5% de los ingresos de los servicios de streaming, medio punto más que en España.
Las discográficas negocian con cada servicio, pero en casi ningún caso su precio es inferior al de las sociedades de gestión. Y en algunos casos es mucho mayor.

El coste de una canción en streaming estaría entre 0,010 y 0,015 euros. Dicho de otro modo cada cien canciones hay que pagar de un euro a un euro y medio en derechos.
Se estima que cada usuario escucha una media de 25 canciones diarias, así que el coste por usuario estaría entre por encima de los seis euros entre derechos, conectividad, gestión y comercialización.
Ese coste, mucho mayor de lo que se factura con la música gratis con publicidad, ha obligado a servicios como Yes.fm ha acabar con su vieja tarija de 3,95 euros al mes para ofrecer música por un euro al día o suscripciones mensuales de entre 7,90 y 9,90 euros, más caro si se accede en el móvil.
Gracias a esas tarifas, las discográficas consiguieron recaudar en España 17,1 millones de euros en 2009, el 60% del mercado digital.

Spotify y los nuevos distribuidores de música necesitan aumentar la rentabilidad de sus usuarios y ofrecer un negocio viable a los músicos y a los sellos. Por eso además de la publicidad se apoya en las suscripciones, la venta de música online y quiere expandirse a las entradas para conciertos y el merchandising.
Daniel Ek ha comentado en algunos foros profesionales que el streaming sería viable si consigue el equivalente al uno por ciento del mercado de la radio y la publicidad online: más de 12 millones de euros en el caso de España.

¿Es posible la rentabilidad en el streaming?
Spotify tiene 1,45 millones de usuarios en España, pero muy pocos son de pago. Si aplicamos la misma proporción que entre sus usuarios totales, de los 250.000 de pago logrados en los países donde está presente, 43.500 estarían en España. Unos ingresos de algo más de cinco millones de euros anuales.
En cuanto a la publicidad, Spotify podría conseguir ingresos medios de un 1,25 euros por usuario y año, una tasa similar a la de otros negocios en internet. En total, unos ingresos de menos de siete millones de euros anuales.
Por eso el objetivo repetido por los responsables de Spotify es convertir al diez por ciento de su público en usuarios de pago. Con esas cifras podría alcanzar en España más de 17 millones de euros anuales, el equivalente a lo facturado por música digital por las discográficas y más del uno por ciento de la suma de la publicidad en radio e internet, el objetivo repetido por Daniel Ek.
Para los fans de la música, Spotify es una joya. Falta saber si lo será para el futuro del negocio de la música.

20 comments:

  1. La mayoría de usuarios no quiere pagar por unos contenidos que tienen gratis en el P2P

    ReplyDelete
  2. lo que tiene valor es mi atencion no lo que quieren que yo atienda.
    aqui lo tienen mas claro en esta pagina
    http://www.jamendo.com/es

    ReplyDelete
  3. @andresrguezz a mí el p2p no me da lo que me da spotify.
    p2p: Busca, descarga, espera, copia en el pc, en el mp3, escucha.
    spotify: Click y escucha.
    Ahora mismo spotify me ofrece mejores ventajas que el p2p y por eso lo uso, de pago sí, es así de simple. Los 9.90 que vale al mes me parecen un regalo comparado con las ventajas que ofrece.
    Y por eso no compro música física ni por itunes ni similares, no ofrece ninguna ventaja respecto a los anteriores y es muy muy caro.

    ReplyDelete
  4. A lo mejor Lady Gaga debería preguntar a su discográfica cuánto se embolsó por ese millón de escuchas, o a la entidad que gestiona sus derechos.

    ReplyDelete
  5. Y además no ocupa, no tienes que sacarle copias por si se estropea el disco, lo tienes siempre al día, tienes tus listas de reproducción allá donde vayas, puedes compartirlas, enviar canciones, la calidad siempre es buena, puedes navegar de la canción al album que la contiene, al artista, al género... tantas y tantas posibilidades que el p2p simplemente queda obsoleto por incómodo.

    Lo único que le falta es poder reproducirlo igual de cómodamente en el coche (sin tener un iphone).

    ReplyDelete
  6. Sí, parece que las discográficas importan en esto:

    http://torrentfreak.com/spotify-isnt-ripping-off-artists-the-labels-are-091123/

    ReplyDelete
  7. No es que no tengas que sacarle copias, es que no te
    dejan. Y cuando un día ese disco que te gusta deje de estar disponible te quedas sin él. O si Spotify cierra, pues te quedas sin la música que escuchabas al completo. Mi padre aún conserva y escucha vinilos, me parece que cuando nos jubilemos con el Spotify puede haber pasado cualquier cosa.

    ReplyDelete
  8. Pues ciertamente, Raul, si Spotify cierra me quedo sin servicio igual que me pasaría con los vinilos el día que vaya a por una aguja y ya no encuentre por que el que las fabricaba ha cerrado.

    Es más, veo más probable tener problemas por tener almacenadas cosas en un formato determinado que se me quede obsoleto (cintas de vídeo VHS o beta, cintas de casette, vinilos o minidisc) que por que un determinado servicio deje de existir. Alguien cogerá el relevo. El único problema te puede aparecer con el DRM (léase itunes) que si te crea una dependencia con el proveedor, pero éste no es el caso de Spotify. Ah, y si puedes tener una copia para oirla offline (óbviamente para usuarios premium).

    ReplyDelete
  9. Un negocio, antes o después, está llamado al fracaso cuando pierde la ilusión por contentar a su mercado buscando sólo cómo aumentar sus beneficios.

    ReplyDelete
  10. @raul2010

    Pero tú pagas por un servicio de streaming, no por una obra en particular. Que son dos cosas muy distintas. Si quieres que cuando Spotify desaparezca no se eliminen algunos álbumes o canciones, siempre puedes comprar un buen puñado de esas.

    El servicio de streaming nada tiene que ver con la posesión.

    Muy buen artículo como siempre Juan, pero sólo un apunte. Si no me equivoco, la IFPI lo que representa a nivel mundial es a las discográficas. De ahí que los informes que presentan año tras año quejándose de la situación estén referidos a la salud de la industria discográfica, la industria musical ya ha quedado claro que está creciendo sin parar ( http://bit.ly/bnnblL )

    Un saludo :-)

    ReplyDelete
  11. A las discográficas, por eso hablo de la patronal. En todo caso sólo se habla en el post de los gestores de derechos, que en el caso de Gran Bretaña son PRS y PPL, igual que en España, SGAE y Agedi.
    Los datos de este mercado dependen mucho de cómo se cuenten. Los utilizados por The Times no son exportables a todo el mercado.
    Para una visión más clara de cómo evoluciona el negocio, recomiendo esta panorámica
    http://periodistas21.blogspot.com/2010/02/7035-millones-en-derechos-de-autor.html

    ReplyDelete
  12. Muchas veces el problema es el contenido. Spotify da acceso a una parte muy pequeña de la musica. En youtube o el p2p puedes encontrar una mejor seleccion y dias antes de que aparezca oficialmente, de maxis de un sello angoleño del año 82 a la ultima maqueta de un grupo de gijon. Eso no lo tiene Spotify. Depende del mercado, mientras que el p2p trabaja, en algunos casos, directamente con el ripeado de los propios usuarios: New Beat, Kosmische, Jungle, etc. Discos que ya no se editan por ejemplo. Otras veces en Spotify tienes a acceso a algun disco de algun sello sea Warp o Touch. Pero no tienes todo el catalogo. Y ya si hablamos de maxis que salen semanalmente... Cualquier disco de cualquier lugar sea echospace o aquel que solo tiene tres referencias y son etiquetados como white label, estan ahi. En ningun otro lugar. Creo que Spotify ofrece muy poco. Si quiero oir a AC/DC o Lady Gaga no me voy al p2p, pero si quiero oir una remezcla realizada por zomby a Lady Gaga o un bootleg de AC/DC entonces... ¿entonces que?

    ReplyDelete
  13. ¿Por qué pagar por algo que el eMule te proporciona gratis? Sí, que pagas la conexión, y en España a precio de oro. Pero ahí no hay marcha atrás. Estamos en las manos de Telefónica and company. Spofity y las demás webs (que cada vez meten más mierda para retroalimentar a la bestia del consumismo capitalista) también necesitan de trupecientos megas por segundo para ir sin problemas. Si no podemos escapar a esa lógica al menos dejadnos bajarnos cosas gratis. El futuro del negocio cada vez se vislumbra más claramente: pagar por la conexión y que los operadores se las apañen con los propietarios de los derechos. Los demás apaños están condenados al fracaso.

    ReplyDelete
  14. Me encanta la música, diria que soy un adicto, una colección de miles de vinilos, cd´s, cassetes, mp3, dvd, pero desde hace tiempo sólo escucho música en Spotify, es el sueño de todo melomano, el google de la música, desde hace tres meses tengo una cuenta premium y sinceramente 10 euros, no es ni la mitad del precio de un cd,
    ¿Por que pagar, o por que escuchar musica en Spotify? Mi experiencia de adicto a la música, me dice que es un engorro tener miles de archivos en mp3, con calidades diferentes, con el riesgo de que te den gato por liebre, al final pasaba más tiempo pendiente de las descargas que escuchando música.

    Tortu, AC DC no están disponibles en spotify

    ReplyDelete
  15. Bueno ya casi todos los aparatos de mp3 players traen pantalla video asi que posiblemente si sea el futuro de la musica el Spotify

    ReplyDelete
  16. Vamos, Spotify va a durar lo que tarden Sony, Warner, etc en sacar su propio servicio de streaming cada una, o uno para todas... Y además filtrando qué partes de sus catálogos les interesa vender en cada momento, "qué se parece a qué" para conducir a la gente y qué grupos lanzar y promocionar en cada momento. Lo que siempre han sido las radiofórmulas, vamos. Spotify no aporta nada: ni contenido, ni tecnología, ni criterio propio. Na-da. Si las discográficas le cortan el grifo, se hunde. ¿Qué clase de negocio puede ser ese?

    ReplyDelete
  17. sin duda es interesante,pero quien sabe si alguien se le ocurre hacer una web de musica por la que no se page

    ReplyDelete
  18. "Vamos, Spotify va a durar lo que tarden Sony, Warner, etc en sacar su propio servicio de streaming cada una, o uno para todas"

    Si hubieras leído el artículo...

    "Las discográficas han apostado por la iniciativa y algunas de las más grandes como EMI, Warner, Sony-BMG y Universal tienen entre un 15 y un 18% de su capital. No sólo están en la empresa, sino que la apoyan con una rebaja importante de los derechos que cobran a los servicios digitales por la música."

    Cuando los artículos son tan buenos como este, los comentaristas deberían esforzarse en estar a su altura. Si no, mejor callarse.

    ReplyDelete
  19. Para el último Anónimo. Sí, leí el artículo de cabo a rabo, como hago con todos los de este blog. Y no me parece bueno ni de lejos. Esa frase que entrecomillas me parece que es absolutamente demagógica: que las discográficas tengan un porcentaje de capital y rebajen precios no quiere decir que "han apostado por la iniciativa". Les viene muy bien tener una plataforma a muy bajo coste (el precio que paga Spotify por sus derechos) para que cualquiera pueda escuchar el nuevo disco de Hannah Montana o tres o cuatro singles. Tener un porcentaje de la empresa no quiere decir en absoluto que se apoye esa forma de distribuir música, puede tener cientos de razones.

    Ya que me tengo que esforzar por estar a la altura de "artículos tan buenos", ponte tú también a la altura y lee el último post sobre Spotify y los cambios que ha introducido para intentar hacer su negocio rentable. Se está cayendo a pedazos porque NO ES RENTABLE y, créeme, no me extrañaría nada que esas discográficas amplíen su capital en la empresa a un coste de risa.

    ReplyDelete
  20. Echarle un vistazo a estas webs que he descubierto esta de FUTBOL y esta otraiNTERTE.com - Noticias de INTERnet, TEcnología y Marketing OnLine

    ReplyDelete