Thursday, March 11, 2010

Un consejo audiovisual con futuro

Otra vez el retraso. Este país lleva tiempo desoyendo las regulaciones internacionales sobre la televisión. Resultado: barra libre para las cadenas con frecuentes violaciones de las reglas sobre protección de menores, publicidad, servicio público o cumplimiento de horarios. El control político domina las televisiones públicas y los partidos tejen sus alianzas con los dueños de las cadenas. Ahora, cuando la nueva ley audiovisual propone un Consejo Estatal de Medios Audiovisuales, corremos el riesgo de volver a administrar el pasado con una propuesta ajena a internet, las telecomunicaciones y la preferencia de los ciudadanos por las ofertas de paquetes de banda ancha y móvil.
La televisión del futuro es la multiplicación de canales y la oferta por banda ancha, fija y móvil. Una regulación de la televisión ajena a la convergencia y sus efectos en las empresas y el público no es realista. No se puede regular la televisión de las ondas y las licencias gubernamentales, que pierde audiencia y mercado, y dejar a un lado el cable, la televisión bajo demanda, por internet y en el móvil.
Por eso muchos defienden una autoridad visual integrada con la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones. Y en coordinación real con los consejos autonómicos ya existentes (Cataluña, Navarra, Andalucía) y los que se crearán en el futuro, como en Alemania, por ejemplo.
Una autoridad audiovisual con miembros independientes elegidos por el Parlamento, la industria y las organizaciones sociales. Con autonomía económica garantizada con las tasas sobre las plataformas audiovisuales, sin dependencia de presupuestos gubernamentales.
La propuesta del Gobierno no garantiza la independencia ni fija con claridad las funciones, como exige Europa. La confusión es tal que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, responde al apoyo del PP de un consejo convergente afirmando que las competencias coinciden con las del ministerio y sus recursos serán transferidos. La herencia gubernamental condena a la nueva autoridad.

Columna en los medios de Vocento

8 comments:

  1. Leyendo el título pensaba que le otorgabas futuro. Leyendo el artículo pienso que falta un "Por" antecediendo al titular.

    Con todo, y más allá de la regulación del espectro como bien escaso, no termino de entender para qué debe existir tal cosa como un CEMA por mucha Europa avanzadísima que los tenga: era el siglo XX.

    Para ordenar las frecuencias, ya tenemos la CMT. Para cualquier abuso, los tribunales. Es decir, que la única función final de un Consejo Audiovisual es el control político. Más el bien indirecto de tener un aparcadero para políticos a los que hay que buscar un destino tras haber cumplido servicios más elevados.

    ReplyDelete
  2. Gonzalo, yo sí creo que hay necesidad de un Consejo Audiovisual que tenga competencias sobre temas de contenidos: servicio público en las televisiones terrestres (espectro radioeléctrico), publicidad, menores, criterios lingüísticos, contenidos de emisión obligatoria (informativos, cine, etc.)
    Una serie de regulaciones que hoy no pueden regularse desde la competencia y la tecnología, principales funciones de la CMT.
    Pero para eso llega con ampliar la CMT con un área audiovisual y unificar y reducir las imposiciones para que todos los servicios audiovisuales respondan a las mismas reglas con algunas excepciones mientras existan las licencias locales, autonómicas y nacionales.
    Desaparecerán, pero te recuerdo que hoy existen y tienen unas condiciones para sostenerse.

    ReplyDelete
  3. Esto está haciendo Crítica Digital y su editora Nerina Sturgeon con los colaboradores: http://magiacritica.wordpress.com/2010/03/11/critica-sin-magia-magia-sin-critica/

    ReplyDelete
  4. :) Ya pero es que yo creo que regular todo eso ya es prácticamente innecesario, que no lo va a ser (¿por qué en los quioscos no?) y que haya contenidos obligatorios, personalmente me da la risa: esto no es el mundo europeo de los dos canales públicos y los dos privados, es el mundo de la hiperabundancia (tres canales 24 horas de noticias solo en España). En un mundo de video distribuido, si no destruyen las redes, regular los minutos de publicidad es el absurdo intelectual más grande que se ha inventado y basta con la normativa general de la publicidad y sus sistemas de arbitraje. Los criterios linguísticos son otra forma de intervención sobre la sociedad que no hay que hacer en el texto, y el video está siendo ya como el texto.

    Si los periódicos son multimedia y no tienen consejos regulatorios de contenidos ni de publicidad, por qué las televisiones, que son ya todas y más que van a ser, multimedia, sí. Y por qué un video en entornollamémosle web (ya dicen que quieren tenernos con 100Mbs para el 50% de la población de aquí a diez años) no estará sometido a esas restricciones. Otra cosa es que lo intenten, pero será un intento de controlar la red.

    Ese supuesto "beneficio público" de esas regulaciones son puro control social y no la construcción de espacios abiertos para construir contenidos en libertad. Y, sospecho, que si la batalla por el control de las redes no la ganan los grupos de presión, será inevitable.

    ReplyDelete
  5. Its a great sharing and really informative.. will keep following ur web. thanks to you and ur great website. :)
    togel online

    ReplyDelete
  6. Del instante decisivo y el detalle etiquetado de las fotos a las pequeñas escenas. No todos nos convertiremos en Scorsese o en Alan Resnais, pero la combinación de móvil, vídeo y red social es una de las herramientas más poderosas creadas jamás para una recreación de la realidad que aún no sabemos si será la gran ficción de un mundo feliz o nos ayudará a entendernos y retratarnos mejor unos a otros.


    togel online

    ReplyDelete
  7. El grupo de sabios pide dos cambios legislativos importantes en la propiedad intelectual. Mantener una "ventana de oportunidad", el derecho a digitalizar el material huérfano y hacerlo accesible cuando los propietarios no lo explotan privada o colectivamente. Y modificar el Convenio de Berna para evitar más obras públicas en el futuro. La solución está en un


    togel singapura

    ReplyDelete
  8. Garantizar esos objetivos es tarea suficiente para un regulador profesional y no sujeto a intereses políticos ni económicos.

    togel online

    ReplyDelete