Wednesday, April 07, 2010

El Mundo publica y levanta el sumario Gürtel

ElMundo.es ha publicado el sumario del caso Gürtel y pedía la colaboración de los lectores si encuentran algo interesante. Pero poco después lo ha levantado, aunque sigue disponible en Ecodiario.es con enlaces a Megaupload, una web de descargas directas, en lugar de alojarlo en sus propios servidores y tratándolo sólo como enlaces a documentos ajenos.
No era exactamente la propuesta de utilizar el crowdsourcing y la ayuda de los lectores para desentrañar los 50.000 folios del caso, pero al menos era un paso interesante en la dirección de apoyarse en los ciudadanos para la información.
Pero ha durado poco y el diario digital ha tenido que levantar la documentación del caso debido a las amenazas de incumplimiento de la ley de protección de datos y otras garantías legales perseguibles de oficio o a instancia de cualquiera de las partes afectadas, según confirman los responsables del medio digital.
Algunas de esas garantías son una contradictoria barrera para publicar en la web documentos que están ya reflejados en las crónicas y cobertura de los medios convencionales con abuntantes detalles de los investigados, imputados y relacionados con el caso de corrupción.
A la iniciativa de El Mundo le faltaba una mejor plataforma para guiar a los ciudadanos por los miles de páginas del sumario y haber tomado algunas prevenciones sobre la protección de datos personales de los citados en la investigación.
En todo caso, la ley de protección de datos ejerce un férreo control, muy garantista con los derechos de los protegidos, pero a menudo en colisión con el interés general y el derecho a la información del público.
Además lleva a la contradicción que los mismos datos y detalles publicados en las páginas del diario como información no se pueden colgar en la web como un documento. Ahora público para las partes pero no todavía para los ciudadanos, al menos hasta que comience el juicio oral.
Ayer debatíamos en el blog si era posible o no publicar el sumario para apoyarse en los lectores. Sigo creyendo que es posible, pero es necesario tomar algunas medidas para proteger los datos personales más sensibles, especialmente de personas citadas en la investigación pero no imputadas y evitar acciones legales contra los medios.
Debe recordarse además que se trata de una investigación judicial y persiste la presunción de inocencia de todos los investigados.
Este nuevo caso vuelve a demostrar la necesidad de debatir más a fondo las garantías de publicidad del proceso y los actos judiciales y la defensa de los derechos de los acusados e investigados. Sobre todo cuando afecta a pesquisas sobre cargos públicos presuntamente implicados en delitos e irregularidades en el uso de los bienes públicos y en función de sus responsabilidades políticas.

5 comments:

  1. En previsión de que se impida su circulación, anoche me descargué el sumario entero...

    ReplyDelete
  2. Qué asco de políticos tenemos...

    ReplyDelete
  3. Juan, ¿cómo hicieron en Gran Bretaña para publicar el sumario y que la gente se implicase en su lectura e interpretación sin vulnerar la privacidad?
    Mae

    ReplyDelete
  4. Mae, era ya un documento público, no un sumario como en España

    ReplyDelete
  5. viernes 9 de abril de 2010
    la eficacia del voto en blanco.

    Tiene razón el anónimo que dice que la interpretaciòn del voto en blanco es múltiple. Puede expresar tanto el rechazo a una determinada decisiòn política, como al comportamiento de los partidos políticos o al mismo régimen democrático. Ése es su talón de Äquiles. Pero de lo que nadie puede dudar es de que se trata de una protesta política. Una protesta pacífica y silenciosa de la ciudadanía que no tiene otra forma de expresar su descontento. Y ésta es su grandeza. Su capacidad de denunciar, sin ningún género de dudas, las disfunciones de nuestro sistema político.

    Comprendo la desconfianza hacia el voto en blanco. Comprendo y comparto la sensaciòn de impotencia que genera el que sea un voto sin representaciòn, y por tanto, sin influencia formal en la elecciòn del Gobierno. Pero dados los procedimientos no democráticos de selecciòn de los dirigentes en nuestro sistema político, las posibilidades que el ciudadano de a pie tiene para influir, tanto en la elecciòn de sus gobernantes como en el sentido de las decisiones que éstos adopten, son prácticamente nulas.

    Esto es así, porque la confecciòn de las listas electorales de cada partido no se atiene a criterios democráticos, sino de cooptaciòn. Después, estas listas cerradas y bloqueadas se someten a la ratificaciòn de los electores, que no pueden seleccionar a los candidatos según sus preferencias, sino votar o no la lista presentada. Con lo cual, la única opciòn del elector es ratificar o no la lista que las jerarquias de los partidos han confeccionado, sin que pueda elegir a quien mejor le represente. De esta forma, el candidato que resulte elegido, no tendrá obligaciòn de responder de sus decisiones antes los electores que le hayan votado, sino ante quien le colocó en los primeros puestos de la lista, quedando anulada la supuesta capacidad de influencia de aquéllos.

    La creciente frustraciòn de los ciudadanos (hoy fácilmente detectable a poco que uno pregunte), es comprobar cómo, elecciòn tras elecciòn, quienes han obtenido la responsabilidad de gobierno en los distintos ámbitos institucionales, les ningunean y marginan de sus decisiones, llevando a la práctica, incluso, políticas contrarias a las que prometieron y por las que obtuvieron su apoyo. Por lo que a la discutida eficacia del voto en blanco, debemos contraponer la dudosa, o paradójica, eficacia del voto partidario. ¡Qué diferente sería el funcionamiento de nuestras instituciones, si los elegidos para un cargo público tuvieran que responder ante sus electores, y no ante el presidente o secretario general que, directa o indirectamente, los nombró. Si así fuera, el dirigente seleccionado buscaría una relaciòn de complicidad con sus votantes y meditaría las consecuencias de una práctica política indeseable para la mayoría.

    Por todo esto, el voto en blanco, lejos de ser un gesto ingenuo y bienintencionado, se nos ofrece como un eficaz y pacífico instrumento para denunciar la mala práctica política, liberarnos de la marginaciòn a la que nos quiere someter la casta política, y recuperar nuestra soberanía, tan indolente como irresponsablemente entregada.
    www.queseablancotuvoto.blogspot.com

    ReplyDelete