Wednesday, May 26, 2010

Manifiesto de Manchester por una ciencia abierta

La ciencia y sus beneficios para la humanidad están amenazados por una regulación de propiedad intelectual y patentes inadecuada y compleja, que ahoga la investigación y comercializa el saber. Los principios que impulsaron el fortalecimiento de la propiedad intelectual para defender la ciencia son ahora un freno en muchos casos y alejan la investigación del bien público. Es la conclusión del Manifiesto de Manchester titulado ¿Quién es dueño de la ciencia? e impulsado por los premios nobel John Sulston y Joseph Stiglitz.
El manifiesto se ha presentado en la Royal Society de Londres al hilo de la discusión sobre la vida sintética lograda por Craig Venter y su equipo.
Los científicos firmantes del manifiesto creen que los métodos actuales para gestionar la ciencia y la investigación olvidan a menudo el bien público, ahogan la investigación y tiene efectos adversos para la ciudadanía.
Por lo que proponen que la información científica "debe permanecer disponible para la ciencia y esto depende de la comunicación y difusión abierta de la información", de forma que se "añada al cuerpo de conocimiento e inteligencia de la que depende el progreso de la humanidad".
El Manifiesto de Manchester defiende el progreso y la ciencia como bien público. Un recordatorio fundamental del dominio público y los procomunes con sus tres grandes dominios: la naturaleza, lo social y la cultura.
El manifiesto vuelve sobre una idea clásica imprescindible: todos los participantes y creadores de un proceso común como la ciencia, la cultura y el conocimiento, son accionistas de su capital intelectual, y por tanto deben tener acceso al conocimiento necesario para su enriquecimiento y desarrollo.
En los procomunes la propia sociedad es el objetivo fundamental de la ciencia y uno de sus mayores accionistas por los recursos económicos, intelectuales, legales y morales que le dedica.
Una visión abierta y progresista de la ciencia.
Una orientación al bien común que Craig Venter y Daniel Gibson parecen compartir cuando en un artículo en The Wall Street Journal afirman que "la genética sintética puede ofrecer una solución" a los problemas para proveer de recursos a los 6.800 millones de habitantes del planeta.
Pero la senda elegida es distinta a la defendida por el manifiesto. Sus firmantes llaman la atención sobre que "no es sólo el sistema de propiedad intelectual el que restringe la participación en la innovación: también a menudo faltan estrategias para promover la comunicación abierta, la participación en la investigación y para compartir la información y los productos que resultan de la ciencia y la innovación".
El Manifiesto de Manchester propone varios principios y nuevos modelos de innovación para aumentar el progreso científico y su rentabilidad social.
Un documento imprescindible en un debate abierto.

The ManChester Manifesto

3 comments:

  1. La verdad es que sería un avance radical para la ciencia. Pero, poniendo como ejemplo a Creative Commons, todos sabemos que no es tan sencillo.

    Gracias por acercarnos este "Manifiesto de Manchester".

    Un saludo.

    ReplyDelete
  2. No solamente eso, la ciencia que tenemos depende de la investigación que se hace, es decir, que se financia y paga. De ahí que el desarrollo científico no sea neutral, es partidario de los intereses que la financian la investigación.
    Si se investiga un tipo de cosas y no otras es porque en las primeras hay vías de financiación. Todo ello nos debería hacer reflexionar.

    ReplyDelete
  3. Sobre ambas cosas reflexiona este manifiesto y propone modelos alternativos. Es una base.

    ReplyDelete