Sunday, September 19, 2010

Una democracia sin patillas ni ideas

"Aquí se quedan los guapos y nos marchamos los buenos". Lo dijo José Antonio Labordeta al abandonar su escaño en el Congreso. Y como en tantas cosas que sacaba de su mochila no le falta razón. Vivimos la época de los políticos prescindibles y anodinos, regidos por el cálculo homogeneizador de los asesores. Un tipo culto, concreto y cascarrabias como Labordeta no cabe en la política de la medianía. Ni tantos otros. Es sólo para guapos, canon clase media con un punto nuevo rico.
A Tomás Gómez le han rasurado las patillas. De recortar las patillas a limar las ideas va un paso.

Columna completa en Estrella Digital

3 comments:

  1. Vaya reflexión metafísica. Te has quedao agusto.

    ReplyDelete
  2. Me parece una buena reflexión. Más de una vez le sacaron de quicio. Un hombre culto, peor a la vez llano. Cierto que en la politica se necesitan más como él. Esperamos...

    http://www.laciudaddelsaber.com/

    ReplyDelete
  3. Estoy de acuerdo! en un momento en que pocos son los políticos confiables deberíamos centrar nuestro apoyo en aquellas organizaciones que actúan.. La ONG Manos Unidas ha sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2010 gracias a su importante labor humanitaria y social. Tú también puedes ayudar a mejorar las condiciones de vida de millones de personas. Anímate y sigue sus acciones solidarias aquí! http://bit.ly/aG5i9w

    ReplyDelete