Monday, January 24, 2011

Una propuesta para el canon y la ley Sinde

El tiempo para aceptar o rechazar la ley Sinde acaba. Ni los partidos ni los implicados se ponen de acuerdo. En el origen del desacuerdo está la obsesión por no reconocer la inevitabilidad del cambio en el acceso a los contenidos digitales; la necesidad de nuevos modelos de negocio y garantías legales para autores, distribuidores, comercializadores y consumidores; y un nuevo contrato entre todos con nuevos derechos y obligaciones que no invada ni pisotee los derechos y libertades fundamentales.

¿Hay solución? Es posible si una perspectiva comercial y de ampliación de derechos sustituye a la obsesión por imponer restricciones de acceso, consumo y negocio superadas por la tecnología, los hábitos y la oferta alternativa.

Los principios deberían ser garantizar el acceso a los contenidos como un bien público (ampliar el procomún), asegurar la compensación y los ingresos de los creadores por su trabajo, evitar abusos sobre los consumidores y no invadir las libertades.

Junto a ellos, dejar de perseguir el enlace, base de la arquitectura de internet y el acceso e intercambio de información, y desregular la copia para centrarse hacer útiles, accesibles y rentables los contenidos cuando están en la nube, en streaming o en servidores P2P.

Para lograrlo es necesario abordar el problema de las descargas y la distribución no autorizada de contenidos como un problema comercial, sin judicialización ni una estrategia punitiva amenazante e inservible, como se ha demostrado hasta ahora.

Una propuesta de solución para discutir puede pasar por:

  • La ampliación de las excepciones (Directiva 2001/29/CE) y límites (LPI) de los derechos de autor para introducir un derecho o licencia de distribución digital que cubra las descargas y el P2P.
  • La reforma del canon digital o compensación por copia privada para eliminarla y sustituirla por una licencia –solución comercial- o tasa –alternativa pública- sobre la distribución, intercambio y descarga de contenidos digitales.
    No sustituye a las licencias comerciales, pero garantiza el cobro por los contenidos subidos por usuarios y con comercialización irregular.
  • Reformar las sociedades de gestión colectiva de derechos para hacerlas transparentes e implementar un sistema de reparto de los derechos recaudados por una agencia estatal en el caso de la solución pública o para la coordinación en la recaudación y reparto de las licencias en la alternativa comercial.
  • Gravar con el canon sobre los contenidos digitales a los distribuidores y comercializadores, tanto servidores de internet (ISP) como proveedores de descargas y webs dedicadas principalmente a la redistribución con ánimo de lucro de esos contenidos en función de sus ingresos y del volumen de contenidos distribuidos.
  • Sustituir el control de la Sección Segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual por la supervisión de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones y el futuro Consejo Audiovisual (CEMA) para ejercer una supervisión efectiva del negocio de los contenidos digitales en cualquiera de sus formatos y proveedores, al estilo de la Ofcom británica, sin distinción de audiovisual, internet, telefonía, etc. como tampoco distingue ya el consumo ni el negocio.
    Un control técnico y comercial de la distribución y comercialización de contenidos digitales con los principios de máxima libertad y mínima intervención -light touch- seguidos hasta ahora por los reguladores de telecomunicaciones e impulsados por la Unión Europea.

Para los interesados en ahondar en la discusión y propuestas recomiendo las ideas de William Fisher (explicadas aquí junto a las de Richard Stallman), las propuestas de Bennett Lincoff o las de Neil Netanel, en parte recogidas en la propuesta de licencia voluntaria para las descargas de la Electronic Frontier Foundation.

En Europa destacan la licencia global propuesta por la Alliance Public-Artistes en Francia -basada en un estudio de la Universidad de Nantes-, la idea de licencias colectivas extendidas del Centro para Internet y la Sociedad de la Politécnica de Turín, la contribución creativa francesa alternativa a la ley Hadopi e impulsada por Philippe Aigrain, o la iniciativa de Flattr intentado aprovechar las donaciones y los micropagos.

El objetivo es garantizar el acceso, disponibilidad y rentabilidad de los contenidos digitales en un sistema de distribución descentralizado, social y viral. La demanda por contenidos al instante invalida modelos de negocio anteriores como la explotación con diferencias temporales por ventanas audiovisuales o el sostenimiento de un negocio basado en la venta de copias. Los consumidores quieren los contenidos al instante, en cualquier dispositivo y soporte, y los buscan allá donde los encuentran.

La salvaguarda para la oferta comercial es mejorar la calidad, accesibilidad, funcionalidades y experiencia de usuario, y hacerlo a un precio atractivo y considerado justo por el mercado, tanto por los consumidores finales como por los intermediarios y comercializadores.

Sin persecuciones penales o civiles. Sólo control de quienes negocian con los contenidos para imponer una compensación económica adecuada, igual que se cobra el IVA. Los ciudadanos ampliarán su acceso a los contenidos, aumentará la oferta legal, con calidad y sin engorros de contenidos digitales, y la industria de los contenidos tendrá que abrirse a una transformación obligada e irrefrenable.

El reparto de la recaudación debería hacerse entre las obras protegidas por derechos de autor, y un fondo para la financiación de los contenidos digitales que podría sustituir bastantes de las subvenciones que ahora otorgan gobierno y autonomías. Además de una línea de promoción para las de dominio público.

Seguirá habiendo quien encuentre la forma de burlar al sistema, pero disminuye su atractivo y justificación frente a la oferta legal.

21 comments:

  1. Es inaceptable la existencia de un cánon indiscriminado, como el que llevamos años padeciendo. La distribución, intercambio y descarga de contenidos digitales, y los medios tecnológicos y soportes físicos empleados para ello, sólo pueden estar gravados con un cánon (llámese tasa, licencia o como quiera) si dichos contenidos digitales están sujetos a Propiedad Intelectual.

    Basta ya de proponer una tasa a todas las líneas ADSL "por si acaso" se usan para el P2P, basta ya de cobrar un cánon por los CD's "por si acaso" se usan para grabar las canciones de un tipo que, para más INRI, ni siquiera paga sus impuestos en España.

    Y por supuesto, el cánon que se ha cobrado ilegalmente a PYMES y autónomos, se devuelve por parte de la SGAE antes de sentarnos a hablar de nada de todo esto. "Si es ilegal, es ilegal". O no??

    ReplyDelete
  2. Servidor P2P? Es una interpretación amplia del concepto "de igual a igual" sin servidores o "servidores no centralizados"?

    El resto me parece muy adecuado a la realidad. Felicidades

    Gracias

    ReplyDelete
  3. La CMT encargada de controlar? madre mía no sabes lo que dices, menudo desastre, se alargarían en meses, para tener que acabar en la AN, ante la incompetencia de ellos. Vía judicial siempre!! desde el principio y en todo caso que se acorten los plazos.

    ReplyDelete
  4. Si no se fian ni entre ellos, ¿cómo van a dejar que un webmaster de enlaces les diga qué obras son más populares y que les corresponde un tanto por ciento de sus ingresos a tales creadores? Que no... lo que quieren, desgraciadamente, es seguir exprimiendo al autor y conservar el monopolio.

    Me parece fantástica tu propuesta y apuntes, pero ya ves...

    ReplyDelete
  5. Es inaceptable un canon indiscriminado, de acuerdo. Por eso la licencia o tasa que propongo sólo se aplica a los contenidos digitales efectivamente distribuidos. En la documentación adjunta hay varia propuestas de modelos de valoración, que habría que desarrollar legalmente.
    Lo mejor sería la identificación única de los contenidos. Mientras siguen trabajando el desarrollo tecnológico tanto industria como desarrolladores, habría que aplicar baremos como las licencias, sobre volumen de contenidos o ingresos. Nunca indiscriminadamente y sólo por la distribución comercial de contenidos.
    La alternativa de otros son las licencias universales, yo las veo más problemáticas.

    ReplyDelete
  6. La confianza y los métodos de control son imprescindibles para cualquier mercado. Ccuanto más confianza mútua, menos problemas.
    Para eso se necesita más apertura en ambos lados y que todos renuncien un poco:
    Los propietarios de los contenidos, para hacerlos más accesibles a precios justos y arbitrados colectivamente, uno de los problemas del sistema de gestión colectiva actual.
    Los otros que efectivamente se reconozca que se lucran con la distribución de contenidos y que por tanto compensen a los titulares de los derechos.

    ReplyDelete
  7. En mi opinión judicializar este asunto es lo peor que puede ocurrir. Así andamos hasta ahora con los resultados ya vistos.
    Una regulación efectiva, con principios de transparencia, participación, arbitraje y compensación de los diferentes derechos, siempre en la línea de asegurar acceso a los contenidos como un bien público y compensación equitativa (como dicen las leyes) a los tenedores de los derechos, es más práctico y no limita los derechos de nadie, sólo intenta solucionar el problema económico.

    ReplyDelete
  8. Los jueces deberían quedar sólo cuando hay que intervenir ante los abusos de unos y otros. Las leyes ya existen para que llegado ese caso se respeten las garantías y derechos de todos.

    ReplyDelete
  9. Una propuesta inteligente sobre el futuro del "copyright":
    http://www.communia-project.eu/communiafiles/conf2008p_Copyright_Policy_for_digital_libraries_in_the_context_of_the_i2010_strategy.pdf

    ReplyDelete
  10. Si convenimos que es inaceptable un cánon indiscriminado, no creo que debamos seguir debatiendo el tema mientras esté en vigor, que lo está.

    Por último, copio de aquí (http://www.nacionred.com/default/el-pp-tiene-tanta-prisa-como-sinde-serrano-zapatero-la-sgae-el-embajador-olcese-y-rubalcaba) algo que comparto plenamente:

    "El PP se debería haber plantado, podía. Puede hacerlo. Es precisamente en Génova donde contaban, hace mucho, antes de WikiLeaks, que les llamaban los de la embajada casi todos los días. También los productores de Espe (Pedro Pérez) y sobre todo Lara al que ya slo le falta decir aquello del “único pirata bueno es el pirata sin patas” o pedir la ilegalización de Google. Digo esto porque cuentan que sus llamadas a algunos despachos son de antología.

    Todas estas presiones las había sufrido ya el PP. Alguno que las ha sufrido en persona propia elogiaba la resistencia de Mariano que verdaderamente se alzaba (en sueños) como un digno representante de ese centro-derecha que en algunos momentos de la historia de Europa ha compaginado prudencia, sensatez e independencia de los grupos de presión; modernidad y moderación, un punto de equilibrio, en definitiva, entre su conservadurismo – “no le pidas un programa libertario a Mariano” – y las nuevas corrientes de pensamiento. Es posible que algunos no lo recuerden (ni habrían nacido) pero el magnífico Eduard Punset era un hombre de UCD. ¿Por qué ya no hay gente así en el centro-derecha español?.

    No era mucho, pero el 21 de diciembre en el Congreso de los Diputados el PP parecía hacerse fuerte del lado de los que no se dejan presionar. Esa tarde-noche, por cierto, diputados de la FAES presionaron para apoyar a Serrano (la ley Sinde, perdón). Ni Rajoy, ni Soraya, ni Pons, ni Lassalle cedieron. ¿Lo harán hoy?.

    Desde el 21 de diciembre el PP, visto que convergentes y nacionalistas vascos no apoyarían “solos” al PSOE, ha tenido en sus manos cerrar el capítulo Sinde. Es verdad que alguien les fue en el último minuto con el cuento de “un documento muy asumible que han enviado los internautas”. El PP rogaba por ese milagro y llegó. Era San Álex de la Iglesia el que ofrecía el bálsamo con el que el PP podía pasar el mal trago de apoyar a Zapatero “en lo de Internet”.

    Aunque no gustó en la red, se vendía como “positivo acercamiento de los internautas” entre las élites políticas y empresariales. El PP al principio se lo creyó, ¿ahora se siente engañado?. ¿Quién le anunció al PP, que estaba de sevillanas, un pacto con los internautas?.

    Sobre el fondo de la cuestión (...) ¿Por qué el PP ha tenido tanta prisa como Sinde, Pedro Pérez, Serrano, Zapatero, Rubalcaba…?, cuando podía haber propuesto comenzar de cero, como en un país libre y moderno. Para el gobierno todo esto, claro, es irrelevante. Lo importante es que “entre los partidos políticos hay una manifiesta coincidencia en el objetivo, que es acabar de una vez con la piratería”, aseguran fuentes del Ejecutivo a El País. Lo importante, para el gobierno, es que esto se convierta en noticia y no en deseo.

    Nos dicen, por el contrario, que algunos en el PP están ahora mismo sugiriendo salir de de este entuerto con dignidad: dar carpetazo a la Ley Sinde y comenzar de cero en el ámbito de un gran debate sobre la Ley de la Propiedad Intelectual. Eso es lo mínimo para recuperar la cordura. Lo que se merece una nación de ciudadanos, no la provincia del embajador."


    Y remarco ya por mi cuenta:

    ¿Quién le anunció al PP, que estaba de sevillanas, un pacto con los internautas? ¿Quién ha intentado engañar al PP? ¿A quién tiene Olcese a su servicio, dentro incluso del PP? ¿Y en qué otros sitios tiene también Aldo Olcese gente a su servicio?

    ReplyDelete
  11. La cmt no es solución, creer el problema es la judicialización es un error. Eligir a la cmt es complicarlo aun mas, se judicializara igualmente. Todas las resoluciones son recurribles ante la AN, y terminan en el TS despues de años de proceso. Es lo mismo, la diferencia que los consejos de estas comisiones están politizados los elige el gobierno (cmt, cnmv etc..). Mejor el juez acortando plazos desde el primer momento.

    ReplyDelete
  12. No se hacen a la idea de la infinidad de sentencias de la AN y del TS que le han quitado la razón a la CMT. Un consejo politizado no es la solución, cuando hay un ministerio de cultura y en definitiva un gobierno con una posición firme en este conflicto, no puede dejarse a expensas de personas no neutrales en definitiva que no sean jueces.Después cuando pasen los años la AN y TS volverá a darle la razón a P2p etc...

    ReplyDelete
  13. Estoy hasta el gorro del Canon, de Sinde y de todos los que quieren sacar partido de la cultura digital.

    Hoy vengo tambien para invitarte a ti y a tus lectores a participar en un sorteo que he organizado del DVD "El Último Samurai". Espero os podais pasar y participar.
    SORTEO "El Ultimo Samurai"

    Besos a todos¡

    ReplyDelete
  14. Si empezáis con la premisa falsa de que el tiempo se acaba, ¿hay que leer lo que sigue?
    El tiempo se acaba para introducirla de tapadillo como una cola de la Ley de Economía Sostenible, en el trámite en el Senado. Ni los Derechos de Autor, ni los de Propiedad Intelectual, ni, sobre todo, los ciudadanos se merecen que dicha ley vaya de esa forma y con ese trámite/modus operandi parlamentario, sin debate alguno.
    Lo demás son falsedades.
    Gracias por dejar abierto el blog a los comentarios

    ReplyDelete
  15. No olvides la Carta por la innovación, la Creatividad y el Acceso al Conocimiento que aglutina todo lo que has anteriormente expluesto y lo ha consensuado a nivel internacional: http://fcforum.net/es/

    ReplyDelete
  16. Interesante propuesta, con un problema radical y fundamental, que ignora algunos articulos de la Constitucion, la declaración universal de los derechos humanos, etc.: Verás, yo soy director, productor, guionista, músico, y no estoy dispuesto a renunciar a los derechos sobre lo que hago. Creo que soy el único con derecho a escoger que se hace con ello. Y si no quiero que nadie lo descargue, no veo quien me puede quitar mis derechos fundamentales y sobre todo no entiendo en base a que.¡Si ni siquiera soy judio!

    No es una decisión necesariamente económica y no me preocupa el tema de la retribución (que es siempre escasa cuando no inexistente). Por ejemplo, no me voy a pasar meses trabajando en el color, la musica y el ritmo para que luego un incompetente que no sabe lo que hace destroce la pelicula con subtitulos absurdos, la machaque con compresiones calamitosas y lo cuelgue para que la gente vea un simulacro repulsivo en una pantalla de mierda.

    Tal como lo plantea la ley y el sentido comuna, los espectadores tienen derecho a escoger aceptar o no lo que les ofrezca y nada mas. Es MI derecho, fundamental, como el del libertad de expresión o de libertad de circulación. Con mi trabajo se hace lo que yo quiera, en los términos en que yo quiera.

    No es fácil decidir si es aceptable que otros regalen lo que yo vendo, por un lado es su derecho, por otra parte no son mas que gente que compite tirando precios sin sentido de clase. En cualquier caso, tampoco nadie puede decidir por ellos.

    Triste que tantos siglos de lucha acaben en estas discusiones con gente que se cree con derecho quitarle a los demas los suyos.

    ReplyDelete
  17. Acabo de volver de la web de la EFF de leer la propuesta que citas, sin repara en que ya la habia leido. Me rei mucho la primera vez y sigue teniendo su chiste.

    Propone, literalmente un canon global por el P2P que pagarian los usuarios que quisieran, solo los que quisieran... Hay un canon -3%, entre 3 y 16 dólares, si no me equivoco, ya en vigor para las grabaciones de audio. Dicen:

    The vast majority of file sharers would be willing to pay a reasonable fee for the freedom and peace of mind to download whatever they like, using whatever software suits them.

    Para descojonarse. Si hombre, como el canon. la mayoria estaria dispuesta. Igualo.

    ReplyDelete
  18. Mfl, la cuestión no es que nadie te obligue a renunciar a tus derechos. Debes conservarlos. Pero el problema es que sólo lo puedes hacer hasta cierto punto. Si haces música en directo, teatro o recitas, no hay demasiado problema, más allá de que alguien lo grabe sin autorización, lo que siempre hará perder calidad al contenido.
    Pero cuando tu obra es digital se distribuye a través de las redes, y tampoco puedes frenar los derechos de los demás, como la copia privada o el de la libertad de enlazar.
    Entonces las opciones para quien pone los contenidos digitales en circulación es luchar contra la distribución ilegal, porque pararla, como demuestra la realidad, es poco factible.
    Hacia ahí se encamina mi propuesta y las que cito, con independencia de que algunas sean mejores que otras.
    La mía se centra en que tú puedas conseguir una rentabilidad por las obras que se están distribuyendo, con autorización o sin ella, y que esa compensación acerque las condiciones de la oferta legal con la irregular, para que al final el consumidor opte por las que ofrecen mayor calidad y no destrozan las obra, como bien dices.

    ReplyDelete
  19. Juan, lo siento, tu argumento me parece irrelevante. No quiero que mi obra se distribuya fuera de mi control y sin mi permiso y tienes que plantearte que lo que estas proponiendo es eliminar mis derechos fundamentales, y, la comparación es grosera y probablemente demasiado exagerada, y pido perdón, pero eso es una propuesta un poco nazi...

    Se te escapa el fondo del asunto.

    Los demas no tienen derechos sobre mi obra/trabajo/comolellames. Desde luego no tienen derecho a distribuirlo ni a subirlo a internet sin autorización y por tanto, tampoco a enlazarlo, tienen derecho a hacer una copia para su uso personal suponiendo que hayan tenido acceso legal al original y que me compensen adecuadamente. Eso excluye cualquier difusion por internet, y por ejemplo, si uso mis videos en una instalacion en el Reina, es imposible.

    El problema de remuneración no es el único ni el mas importante para mi. Y tengo claro que se resuelve en un rato cuando los operadores quieran. Y el sentido comun que demuestras estaria bien que fuera contagioso.

    Pero el fondo del asunto, para mi, es otro, que tiene que ver con derechos fundamentales y una lucha resuelta hace 200 años. Eliminarlos es como volver a otras instituciones de la época, prácticas y que entretienen y tambien satisfacen a la mayoria y homogeinizan la sociedad, como la inquisicion o la esclavitud.

    ReplyDelete
  20. Juan, tu propuesta es una de las mejores que he conocido. Pero, como Mfl, no estoy de acuerdo en legalizar/permitir que cualquiera distribuya/difunda una obra sin el permiso de su autor. Como bien dice él, se trata de derechos que han costado mucho de ganar. No se pueden retirar solo por el hecho de que ciertos trabajos/obras se puedan digitalizar. Lo digital es una vía de difusión más.
    Yo soy autora y vivo de ello. Yo decido con quién publico/difundo y qué es lo que publico/difundo. Es un tema sacrosanto para mí. Como cualquier trabajador yo decido con/para quién trabajo.
    La era digital no debe significar una pérdida de derechos fundamentales --derechos no solo como autores, sino como trabajadores.
    En este debate tan interesante a menudo me digo "¡Qué bueno, qué interesante vivir en la era de las comunicaciones! Pero ¿estos tiempos van a hacer que el derecho a la comunicación esté por encima de otros tan básicos como duramente ganados a los siglos?
    Ahora que se ha abierto semejante puerta (la red) a los contenidos culturales, ¿¡tan emocionados y ávidos estamos que no vemos que detrás hay una persona que se los ha currado y que decide sobre su trabajo, como cualquier otro trabajador occidental del siglo xxi?!!
    Es una clase de trabajo, por cierto, bastante vocacional, que emplea mucha energía, tiempo y dedicación, y que no deja de ser una apuesta. Se cobra un tanto por cierto ¡por éxito! ¿Qué trabajos funcionan así? ¿Cuánto ganaría la gente si cobrara en función de su producción o por el rendimiento exitoso de lo que hace en sus horas de trabajo?! ¡¡Por favor, que NO se recorten más derechos a los autores!!

    ReplyDelete
  21. ¿tú eres periodista, verdad? Jo, que bien lo has arreglado. Se nota que tienes estudios. Felicidades. Recuerdos a Escolar.

    ReplyDelete