Tuesday, February 22, 2011

Kindle vs. iPad y el mercado en España


Amazon insiste: deje el pesado y reflectante iPad. Para leer, Kindle, donde además se compran los libros directamente desde Amazon. El anuncio de la compañía de Jeff Bezos escenifica las grandes dudas del mercado editorial: ¿cómo, con qué aparatos y quién dominará el mercado del ebook? Una duda que mantiene a los editores españoles y agentes literarios renuentes, junto al precio fijo, la renegociación de los derechos de autor y la supervivencia del mercado tradicional.
Con el ebook, el dispositivo importa. No se trata sólo de la lectura, sino del acceso directo a las librerías digitales y la oferta de títulos. Los dueños de las nuevas plataformas imponen su ley y sus condiciones
Amazon rehuye los estándares con su plataforma propietaria y su formato .azw. Apple ofrece a los editores sus más de 160 millones de usuarios con tarjetas de crédito registradas, pero ambos siguen luchando por conseguir contratos con los editores para ampliar su oferta.
Pero además los lectores buscan una experiencia continua de lectura. En su ebook, sus móviles y tabletas o sus ordenadores. Algo que sólo está en manos todavía de gigantes como Amazon.
El ebook es todavía un mercado mínimo en España, alrededor de un 3% de las ventas (casi el 10% en Estados Unidos), con sólo un 5,3% de la población leyendo libros en formato digital. En 2010 se publicaron en todos los soportes digitales algo más de 16.500 títulos frente a los más de 87.000 en soporte tradicional, según los datos provisionales.
Las cifras de la agencia de Carmen Balcells muestran lo irrisorio de las ventas, con Todos los cuentos de García Márquez como líder con 835 unidades vendidas, seguido por Isabel Allende con su perenne La casa de los espíritus y 694 unidades.
El reciente Nobel de Mario Vargas Llosa no llega a 700 ebooks con dos títulos en la clasificación. En total, 5.885 euros por derechos de autor en 2010.
La próxima apertura de Amazon en España y la anunciada ampliación de la oferta en el iBookstore de Apple, unidas al aumento de aplicaciones de libros y lectura de ebooks debería animar un mercado en el que la falta de una plataforma dominante y simplicidad de la oferta, sin que los lectores tengan que elucubrar sobre formatos y qué libros podrán leer en sus ereader, es determinante en un mercado incipiente.
Las cifras de Balcells parecen indicar que la mayoría de los ebooks en español se compran en las grandes librerías digitales norteamericanas. El 63% en Amazon y el 26% en Barnes&Noble. Leer-e, una de las principales librerías digitales españolas, en la que Balcells oferta a sus autores, y donde se comercializan ebooks en formatos pdf, ePub y Mobipocket, sin compatibilidad con iPad, sólo alcanza el 8% de las ventas.
¿Qué pasará cuando llegue Amazon y su integración de tienda y dispositivo? ¿Se volcarán los lectores en la nueva plataforma asociada a Kindle?
Los editores aún tienen mucho que decir. Los lectores digitales buscan un dispositivo barato y eficiente, pero también los libros que desean.
Por ahora sólo el 1,3% de los lectores leen en ereader y tabletas. El iPad está en el 0,8% de los hogares y los lectores digitales en el 1%. Un total de menos de 350.000 dispositivos de lectura a los que hay que sumar los móviles del 6,9% de los lectores que leen en la pantalla del teléfono, según el Barómetro de Lectura 2010.
Sony, el mayor distribuidor europeo de ereaders, no tiene una política de precios tan agresiva como Amazon con Kindle.

El mercado europeo de distribución del ebook es mucho más plural que el norteamericano. Frente al dominio de Amazon en Estados Unidos, donde el 45% de los lectores leen en Kindle (datos de Book Marketing LTD) o de Gran Bretaña, donde Amazon concentra el 75% del mercado de ebooks, en España hay más de 30 librerías digitales, como se puede ver en Libranda.
Defender esa pluralidad de distribuidores, tiendas y editoriales no debería estar reñida con lanzar una oferta competitiva y clara a los consumidores: más atención a los libros y menos a los dispositivos con la adopción de estándares claros para despejar las dudas de los consumidores y facilitar la lectura.
Pero el mercado sigue sin estar claro para los lectores. Ni por oferta de títulos, ni por lectores compatibles, ni por precios.
Quizá el desembarco de una gran empresa como Amazon revele otra oportunidad perdida para el mercado del libro en España.

8 comments:

  1. Yo lo tengo claro: cuando haya un dispositivo en el que aparte de leer libros pueda leer periódicos, revistas, mapas, catálogos, comics y todo lo que hoy día se sigue editando en papel, entonces y solo entonces encontraré justificado emplear un dispositivo de estos. Y yo apuesto por las tabletas, el ebook es demasiado caro y bajo de prestaciones. En el momento en que salga al mercado una tableta que habilite un "modo lectura" sin brillo en la pantalla, se acabó el ebook.

    ReplyDelete
  2. Como autora lo tengo claro y es lanzar directamente en Amazon como hace este autor al que entrevisté en mi blog:

    "Las ganancias de Fernando Trujillo han crecido mes a mes y ha acabado 2010 con tres libros y 3.000 ejemplares digitales vendidos en Kindle y otros puntos de venta electrónicos. Difícilmente hubiera alcanzado esas cifras siendo amateur en el mundo de la edición tradicional".

    Cómo se explica esto, que un autor desconocido venda más en AMazon que García Márquez. Esto indica que alguien no está haciendo bien su trabajo, no?

    http://www.anaoliva.com/fernando-trujillo-vende-3-000-ejemplares-en-el-kindle-de-amazon-i-parte/

    ReplyDelete
  3. Flashman, efectivamente, muchos están esperando ese modo sin brillo que falta en las tablets para ser más competitivas para la lectura. No es tan fácil técnicamente, parece.
    Pero mucha gente prefiere también la tranquilidad de la lectura de un libro en un dispositivo sin distracciones. Como también ha hecho The Economist con su espartana aplicación para iPhone y iPad, sin nada más que lectura y audio.
    Ante la saturación, mucha gente quiere volver a la calma de un libro. El ereader ofrece eso, las tablets son una tentación para la distracción.

    La autoedición es una de las nuevas apuestas de Amazon y una alternativa para muchos escritores. Pero los editores aún tienen mucho que decir si se dedican a editar de verdad.

    ReplyDelete
  4. Yo tengo un ereader y una tableta android y no hay color, el ereader me acompaña siempre y la tableta la toco poco. La comidad de lectura en el primero es brutal, mientras que el brillo del segundo es agotador, y para navegar, bueno, no ha conseguido vencer la rutina del PC/portatil. En cambio el ereader es hasta adictivo en mi caso, y miro de reojo algunos tochos en papel que tengo pendientes por casa mientras pienso, jo, serán más cómodos de leer en digital.

    ReplyDelete
  5. ¿Cómo cree doña Carmen Balcells que va a vender Cien años de soledad en Kindle si el libro se puede bajar gratis en la Web? El fabricante que haga una tableta que no refleje en la pantalla y pueda cargarse con libros bajados de la Web... venderá millones. La oferta de libros en español, por Amazon es ridícula. Yo tengo un Kindle y me arrepiento de haber gastado mi dinero en esa compra.

    ReplyDelete
  6. Pues yo tengo un Kindle repleto de libros en castellano y algunos en inglés, y sinceramente no he comprado ninguno en Amazon.

    Comprar un Kindle no te obliga a pasar por caja en la tienda de Amazon, que como dices no tiene casi género en español.

    Pero es que prácticamente todo lo mainstream que se publica en papel está al poco tiempo gratis en la web.

    ReplyDelete
  7. Toda la actualidad sobre el Kindle en:

    http://www.elkindlecastizo.com/

    Bitácora donde podrás encontrar noticias, consejos, fotografías, vídeos, libros y audiolibros gratuitos, curiosidades, trucos y un montón de cosas más para sacarle todo el partido a tu Kindle.

    ReplyDelete
  8. Lo bueno que tiene el Kindle es que se pueden conseguir libros buenos y baratos. Véase un ejemplo:

    LibrosKindle



    ReplyDelete