Tuesday, February 08, 2011

Los editores miedosos

Los editores tienen miedo al ebook. Están tan preocupados por el futuro digital que pueden perder la oportunidad de liderar el nuevo mercado del libro. El ambiente de la jornada Los retos del negocio editorial, organizada por Expansión, parece lúgubre. Pero el pesimismo no es bueno ni para los negocios ni para la innovación. Los editores deberían ver los cambios tecnológicos como una oportunidad y liderarlos para no ser desplazados por los grandes de la tecnología como Amazon, Google o Apple, que tanto les preocupan.
La alerta de Fernando Carro, de Bertelsmann, ha sido repetida demasiadas veces: "Todo lo que se está haciendo en el sector es intentar mantener el mismo modelo de negocio y la cadena de valor que ahora existe, pero eso es inviable”.
Tanto que si los editores no crean una oferta atractiva, con estándares de formatos y respetuosa con los derechos de los lectores (copia privada, lectura en diferentes soportes), llegan a acuerdos de derechos con los autores y estimulan el cambio de las librerías, los resultados pueden ser peores de los que temen. Y no sólo para ellos. También para muchos autores y lectores.
Los primeros por falta de buenos editores para hacer el trabajo que todavía será necesario: el de ser buenos agentes literarios y editores de verdad, no distribuidores ni impresores. Editores de los que ayudan a mejorar las obras y descubren el valor de los autores.
Para los lectores porque pueden sufrir un déficit de oferta de calidad.
Como aseguró en la reunión el director general de Grup 62, Xavier Mallafré, "debemos hacer trajes a medida: hay autores que querrán que les gestionemos el márketing y otros que definamos hasta el título, la portada y el tema de la novela".
Sin oferta clara, atractiva, con usabilidad y competitiva, los editores no pararán ni la piratería ni a nuevos competidores que se harán fuertes en el mercado. Ese ha sido el error del negocio de la música y los libros pueden ir por el mismo camino.
Pero una cosa es la edición y otra la distribución y comercialización a través de empresas como Amazon o Telefónica.
La consejera delegada de Random House Mondadori, Núria Cabutí, recordó el objetivo defensivo de Libranda: "Dinamizar el mercado del libro electrónico en España y apoyar al desarrollo de los canales de venta actuales antes de la entrada de los grandes operadores”. Las quejas de los usuarios y los magros resultados obtenidos hasta ahora muestran los problemas de esa estrategia.
Los editores aún tienen tiempo. Sólo un 5,3% de de la población lee en soportes digitales. Los ereaders se calculan en 150.000, un 0,8% de la población, y otro 1,3% lee en tabletas, fundamentalmente iPad.
Otro 6,9% lee en el móvil, un dispositivo menos adecuado para la lectura de libros, pero utilizado por su penetración, polivalencia y comodidad.
El ebook en España todavía es incipiente, un 4% del mercado, muy por detrás del mercado norteamericano, pero también de otros países europeos como Gran Bretaña o Alemania, como se puede ver en los datos de un reciente estudio de AT Kearney y Book Republic.
Los editores tienen la ventaja de que la era Gutenberg todavía durará. Su dominio de los derechos y la gestión de los autores, la pervivencia de varias formas de consumo a través de diferentes soportes y su control de los mercados locales, especialmente en el caso europeo, les dan tiempo. Pero la aceleración del mercado digital es enorme y depende de factores tecnológicos y de consumo que no están bajo su control.
Entre los factores de bajo desarrollo de los ebooks en España destacan la falta de oferta atractiva, con menos títulos de los deseados -sólo 2.500 en Libranda a final de 2010, muy por debajo de los 8.000 previstos-; un proceso de compra complicado y condicionado para sostener a los canales de venta actuales (librerías y sellos); precio alto y lastrado por el IVA del 18% frente al 4% de los libros en papel; la falta de una apuesta clara por formatos y ereaders con una comercialización directa, sin el engorro de la descarga en el ordenador y la copia al lector; la discusión sobre nuevos modelos de negocio sin acuerdos beneficiosos para autores, editores y lectores, castigados con derechos reducidos frente al papel.
La falta de acuerdos en el sector, el exceso de miedo y la ausencia de un líder del mercado como Amazon en Estados Unidos o Gran Bretaña (75% del mercado de ebooks) convertidos en estrategias defensivas del viejo negocio. ¿Hasta cuándo?
La situación hoy no es demasiado diferente a la de hace casi un año, cuando se publicó el primer estudio del Observatorio de la Lectura y el Libro del Ministerio de Cultura.
El mantenimiento del precio fijo y la extensión del modelo de precios de agencia dan garantías a los autores y editores, pero desaniman la demanda y aumentan la insatisfacción de los lectores con el precio de los ebooks.
La rebaja media de precio sobre el de los libros físicos es de un 20 a un 30%, pero los consumidores perciben un coste alto por la compra de los dispositivos de lectura y la percepción de que el ebook no se compra, como el objeto de papel, sino que sólo se adquiere un derecho de pago por lectura, al estilo de la televisión o de las nuevas propuestas de alquiler y streaming de libros.
Si editores y autores quieren mantener un papel preferente en el mercado del libro digital es hora de repensar la edición centrándose en los lectores, los clientes actuales y futuros, y en mejorar la oferta para que autores y público se encuentren en la mejor situación para ambos.
Editores, autores y lectores deben despreocuparse de la tecnología.
Para eso es necesario impulsar los formatos universales o estándar y permitir la lectura en todas las plataformas. Mejorar la oferta, en ocasiones con material multimedia o de contexto y enriquecimiento de los ebooks, sobre todo de los técnicos y especializados. Pero en otras con material sobre el autor y la obra, como en el caso de muchas novelas.
La obra y el autor son lo más importante. El marketing digital y social permite poner en contacto como nunca a autores y lectores. Pero también crear relaciones entre el público a través de clubes de lectura sobre una obra, autor o integradas en las redes sociales. Un nuevo escenario para el marketing editorial.
El modelo de negocio y la cadena de valor debe ser repensado. El precio es un elemento fundamental junto a la ampliación de catálogo. Sólo esos dos factores pueden evitar una explosión de descargas no autorizadas, como ha demostrado el mercado de la música. Y es posible una combinación de oferta física y digital que enriquezca las obras y la experiencia de lectura para mantener ofertas diferenciadas de un objeto, el libro, que mantendrá su valor durante mucho tiempo, pero del que se pueden desarrollar extensiones digitales atractivas y útiles para el lector.
El libro merece una oportunidad digital que los lectores no quieren perder.

12 comments:

  1. En realidad, el IVA no es el único lastre para el elevado precio de los ebooks en España. Gran parte de culpa es de los agentes literarios, que se niegan, por cuestiones de derechos, a rebajas sustanciales respecto al papel, y ese es un elemento que, curiosamente, veo que "olvidáis" en todos los análisis que se hacen sobre el libro digital en nuestro país.
    Por lo demás, tampoco se dice, habitualmente, que en EEUU en siete años de ventas de ebooks, la cuota de mercado de estos era del 5% del total del mercado. No queramos aquí correr demasiado.

    ReplyDelete
  2. La cuota en Estados Unidos está reflejada en el gráfico y mi argumento de que hay tiempo está enfocado ha aprovechar ese tiempo, no para verlo pasar.
    Es cierto lo que dices de que en la negociación de derechos, los agentes juegan un papel a menudo olvidado o descuidado. La tensión en este sentido está en aumentar los derechos de los autores, como reclaman con el acuerdo del 25% o el modelo de la Asociación Colegial de Escritores enlazado arriba.
    Una redefinición del negocio que está frenando más el desarrollo de nueva oferta que las cuestiones propiamente tecnológicas y de distribución.

    ReplyDelete
  3. Hola Juan,

    Muy interesante lo que comentas...

    Échale un ojo a www.24symbols.com, creo que hay que ir tirando hacia soluciones de este tipo...

    Libranda es un j... desastre :(

    Un cordial saludo

    ReplyDelete
  4. Lo que a mi me molesta particularmente es que no hay oferta, y la que hay es increíblemente cara. Libranda es un horror, no es una tienda sino un portal a ellas con lo que si quires tener oferta de libros decente te tienes que registrar en veinte sitios (los 2500 libros están repartidos por todas las tiendas, muchas de ellas sin formato electrónico). Los libros digitales son caros, mucho rozando el precio de uno de papel. El problema es que si no dan una oferta pronto la única alternativa que queda es la descarga ilegal.

    Igual no son los editores los que tienen que hacer el movimiento sino los autores y publicar sus libros directamente en formato digital. Hay comunidades enteras que se dedican a editar libros electrónicos por amor al arte con resultados muy buenos. Tienen modelos de negocio ya establecidos y de éxito (amazon, barnes&noble, itunes y su app store),si solo tienen que copiarlos!!, que no esperamos que inventen nada.

    El mayor problema es que como no espabilen pronto la gente va a asociar como única alternativa aceptable el piratear los libros y una vez se asiente ese pensamiento va a ser muy difícil eliminarlo. Es triste querer pagar y no poder o sentirte engañado.

    ReplyDelete
  5. Juan,
    Totalmente de acuerdo en todo lo que dices. A mi algunas afirmaciones que se hicieron me parecen muy buenas, tanto que no puedo creerme que las dijeran algunos de los que ahí estaban porque después en sus acciones no se demuestra nada de eso.
    Creo, y es una opinión personal y sin tratar de ofender a nadie, que se dicen muchas cosas porque queda "in" pero que después seguimos manejando las cosas como siempre, que no se trata de perder el statu-quo.
    Como dices se preocupan demasiado por la tecnología y creen que contratando a un par de "frikis" el problema ya está resuelto cuando el fondo de la cuestión es más cultural que otra cosa. Dudo que algunos de los que estuvieron en la reunión esta sean los que hagan la transición, ¿no crees?

    ReplyDelete
  6. Otro aspecto importante, creo, es el del nivel de los textos que van directos de autor a punto de venta, relativamente habituales en Amazon. No creo que beneficie a nadie obviar que en general son textos que no han pasado por un proceso real de edición, y luego resultan ilegibles. Pero muy baratos, eso sí.
    En cuanto al tema de los agentes y los derechos que comenté en el anterior mensaje, por supuesto Juan que lo que frenan es el propio desarrollo del mercado.

    ReplyDelete
  7. Llevo meses intentando crear una editorial 100% digital y en mi plan de empresa como emprendedora se reflejan todas y cada una de las recomendaciones de este post, por ser las conclusiones a las q llegue tras meses de leer sobre el tema, hablar con expertos y asistir a eventos. Busco capital para ponerla en marcha, textos originales, socios, patrocinios, ideas...quisiera contribuir a esa transicion en mi pais y crear mi propio puesto de trabajo (soy una de las paradas de este pais q aun tiene empuje para no resignarse). La inversion publica d hoy dia para emprendedores dia solo esta pensada para negocios analogicos y te lo ponen imposible...y respecto a mi amigo Aitor, de 24symbols, hasta he llegado a oir q si estan negandole su catalogo algunas editoriales...hay q ser retorcido y si fuera cierto seria muy fuerte amen de esteril, pues imparable hacia donde vamos...solo q sin ayuda a emprendedores y boicot del lobby no se puede avanzar en un pais. Greta Lisman. Talisman E-Books. Greta.mcb@gmail.com y @gretalisman para lo q querais...

    ReplyDelete
  8. Como siempre, Juan, excelente análisis.

    ReplyDelete
  9. La oferta es muy reducida y muy cara. Las "empresas editoriales" pretenden con la edición digital reproducir el mismo modelo que ya ha fracasado con la música, cine, video, etc. Estamos en el 2011 y ese modelo es arcaico, toca pensar un poco..... y obrar en consecuencia.

    ReplyDelete
  10. CONFIDENCIAL

    Me comentaba un pequeño editor madrileño de larga trayectoria que Google está negociando y llegando a acuerdos una por una con cada editorial, principalmente con las independientes, porque las grandes se han cerrado en banda. También me decía que en el gremio hay mucho desconcierto y no existe una estrategia conjunta creíble respecto al libro electrónico. Viendo lo que ha y está ocurriendo con el cine y la música, hay cierta parálisis y bastante incertidumbre. Parece claro que no son tiempos para miedosos.

    ReplyDelete
  11. Señores... yo tengo un lector de ebooks y como comprarlos legalmente es una animalada de complicaciones, precio, limite de dispositivos donde leerlos, imposible compartir, etc..

    ME LOS DESCARGO. Me BAJE UN ZIP CON 8.000 LIBROS EN CASTELLANO... así les va a ir a las editoriales

    ReplyDelete
  12. Como se ve, la falta de oferta empuja a buscar alternativas de cualquier clase.
    David, yo también he percibido palabras más claras en algunos editores. De acuerdo con muchos diagnósticos, ahora se trata de ver qué se hará de verdad para enriquecer el mercado y no dejar que sea otro fracaso reducido a pelea entre negocio y descargas.
    Y, por supuesto, el problema fundamental es que cuenta Greta y sufren nuevas iniciativas como 24symbols, frenados y acotados por la renuencia a los derechos y los nuevos negocios de los grandes grupos.
    Personalmente me preocupan más las posibilidades de los independientes, los editores y autores audaces, y las lenguas no mayoritarias. Ahí es donde desarrollar nuevos mercados y nuevas fórmulas de financiación es especialmente importante para ensanchar la bibliodiversidad y no acotarla a las grandes plataformas.
    También coincido con la preocupación por el papel de los buenos editores. Imprescindibles.

    ReplyDelete