Monday, May 23, 2011

Refundar la socialdemocracia

El PSOE recibió ayer uno de sus peores castigos electorales. Recuerda el hundimiento del SPD alemán, la descomposición del Partido Socialista Francés o la caída del laborismo británico. El castigo electoral va más allá del impacto de la crisis económica. La ciudadanía ha protestado en el 15m, en el debate público y en las urnas.
El PP domina el poder municipal y autonómico. Aumenta el voto en blanco y crecen pequeños partidos como Izquierda Unida. UPyD y Bildu son las dos grandes irrupciones en el mapa electoral. Su crecimiento muestra la demanda de otra política y la esperanza en el fin del terrorismo, la plaga que ha lastrado la democracia desde su nacimiento.
El presidente Zapatero achacó la derrota a la crisis. Pero más allá de esa inevitable erosión está la pérdida del empuje político, la desconfianza de la ciudadanía en la gestión pública, los recelos sobre una reducción del estado del bienestar, la falta de ideas y alternativas para una sociedad abierta, eficiente y con confianza en sí misma.
Un nuevo proyecto político para reiniciar la globalización y poner a los ciudadanos en el centro del discurso y la acción política.
No se atisba respuesta en la ausencia silente de Carme Chacón y en la pervivencia del viejo aparato del partido bajo la égida de Alfredo Pérez Rubalcaba. Los dos posibles candidatos a las primarias socialistas representan además a un gobierno zombie, desde hace tiempo y más dañado a partir de ahora.
Es hora de otra política.

Algunas propuestas de base para el debate y desarrollo de una nueva socialdemocracia.

Una política más abierta y participativa. Abrir el gobierno, las instituciones y el partido a la participación ciudadana. Estructura en red para adaptarse a las exigencias y velocidad de una democracia en tiempo real. Desinstitucionalizar y desburocratizar el partido y los gobiernos. Ampliar el espacio público y las posibilidades de participación.

Socialdemocracia 3.0: gobierno y partido abierto, transparencia máxima, acceso a datos y contenidos públicos, desarrollo de la tecnología y las herramientas para hacerlos accesibles y mejorar su conocimiento y gestión. Devolver el máximo de poder y control a los ciudadanos. Evitar la concentración de poder económico, social y político.

Seis pilares para la sostenibilidad:
  1. Ecosocialismo y aumento de la gestión social de los procomunes: bienes de todos cuyo valor aumenta con su conocimiento y al compartirlos, de la cultura a la investigación a los bienes naturales.
  2. Cibersociedad: nuevos derechos de acceso y contenidos digitales, flexibilización y redistribución de la propiedad intelectual y científica. Asunción de los derechos de cuarta generación, los digitales y los individuales que expanden las capacidades personales, sociales y de conocimiento, de la genética a la sociedad de la información.
  3. Innovación social y cuarto sector: participación, educación, oportunidades, gestión social de los problemas sociales. Desarrollo de empresas sin ánimo de lucro para agilizar y mejorar la economía social. Cuarto sector: servicios y prestaciones sociales gestionadas empresarialmente pero sin ánimo de lucro económico.
  4. Educación 2.0 e I+D en el centro de todas las políticas de desarrollo.
  5. Recapitalización laboral: acabar con los contratos basura y dar al trabajador el control sobre sus prestaciones sociales. Incentivos para la movilidad interna y externa. Formación y exigencia para la formación y la productividad.
  6. Reestructuración empresarial y financiera. Control social, transparencia económica y de gestión, apoyo a la innovación y la sostenibilidad, reducción de las barreras de entrada a los mercados. Liberalización de los mercados controlados por las grandes empresas y parapetados tras una burocracia y una fiscalidad que aumentan su control y son barreras para la innovación y las nuevas empresas.
Aumentar la productividad social. Trabajar por el desarrollo de la innovación, especialmente la innovación social: desarrollo de una sociedad en red más participativa y responsable, educación 2.0, I+D desde la base, apuesta por el cuarto sector y las empresas sociales sin ánimo de lucro.

Repensar el estado del bienestar. Hacerlo más eficiente y sostenible, competitivo. Gestionado como una empresa social donde sus objetivos y estructura deben hacerlo más eficiente que las empresas privadas para conseguir objetivos sociales. Reorientar algunos de sus objetivos para pasar de lo asistencial a ser un motor de desarrollo e innovación social, económica, cultural y política.

Redefinir la igualdad. Asegurar la efectiva igualdad social y de derechos. Reducir la desigualdad extrema. Centrarse menos en el reparto de los ingresos y más en la creación del tejido y las estructuras sociales para asegurar la protección, el desarrollo y la sostenibilidad individual y social. Aumentar la progresividad en la política fiscal y la inversión social. Reducir el universalismo para centrar la acción social y los beneficios en los colectivos más necesitados.

Evitar la partitocracia. Austeridad y gobernanza. Reducción de cargos y burocracia a todos los niveles. Partido y gobernanza en red con herramientas de gestión social abierta. Reforma del sistema electoral en busca de una mayor representatividad. Propuestas para reducir y hacer más eficientes y responsables los gobiernos, parlamentos e instituciones. Redefinir el estado como una plataforma pública y social.

Estado plataforma. Reiniciar el sistema operativo de la globalización en busca de capital social, ecológico, de conocimiento y derechos con los procomunes (naturaleza, bienes públicso, conocimiento, servicios públicos) en el centro de la recapitalización social. Gobierno abierto y ampliación de la democracia participativa con gestión en red.

9 comments:

  1. Hace falta todo eso, Juan. Supongo que estas recetas (Judt-ianas?) valen para cualquier socialdemocracia que deba sobrevivir, pero en España añadiría que el PSOE debe repensar la territorialidad: no en el sentido de la circunscripción única que les dicen desde Acampadasol sino de lo que viene cociéndose de Cataluña.

    Por otro lado, en el cruce entre la transparencia y la tecnología, yo, particularmente, abogo por lo radical: IRPF público de todos (como en varios países europeos, no sólo de los "políticos" como reclaman en Sol), ampliación de registros consultables de catastros con datos de su última venta, precio de alquiler actual... La corrupción no es cosa de trajes valencianos. Es una lacra mucha mayor, y una de las causas de los deficits fiscales de España.

    ReplyDelete
  2. Juditianas, con inspiración de Daniel Innerarity, Open Left y tantos otros. Incluso de algunas reflexiones desoídas de la propia Fundación Ideas.
    Absolutamente de acuerdo en repensar la territorialidad y el mapa autonómico en un entorno cada vez más glocal.
    En la idea de gobierno abierto y estado plataforma se incluye todo lo que dices sobre registros públicos y lucha contra la corrupción.
    Discrepo del IRPF público para particulares, ni empresas, ni instituciones ni cargos públicos. Debemos tener cuidado con no reventar la privacidad cuando la telerrealidad y la falsa transparencia aumentan la censura y cercan la libertad individual con la apariencia de una identidad a menudo más inventada que real.
    Pero aumentar la transparencia es fundamental. Contra la corrupción y por una sociedad más ética.

    ReplyDelete
  3. Estoy bastante de acuerdo con tus reflexiones y propuestas, Juan, aunque eso no es noticia. :)

    Yo también hablé en mi blog sobre este tema en dos posts: http://javicrespo.blogspot.com/2011/05/la-fiesta-de-la-democracia.html y http://javicrespo.blogspot.com/2011/05/el-ruido-y-la-furia-la-indignacion.html

    Salu2

    ReplyDelete
  4. Me parace muy, muy interesante el documento, y he de añadir que sigo con interés lo que escibe Innerarity desde que hace años escribió un fantástico artículo sobre la democracia liberal.

    ¿Podrías proporcionar algunos enlaces para ampliar info sobre la génesis de las ideas?

    Por cierto, yo tampoco estoy de acuerdo con la idea de transparecia de Luistxo. Pasaría como todo: seríamos transparentes las clases medias tanto bajas como altas, pero por arriba y por abajo (un supuesto abajo en ocasiones) se escaparían muchísimas cosas. Vamos, igualito, igualito que se escapan de pagar.

    ReplyDelete
  5. Estoy deseando que se abra un debate, y me sumaré a cualquier debate, nada ni nadie me es indiferente ni lo excluyo, también tengo mis opiniones que puedo aportar.
    Ya nada será igual después de #spanishrevolution
    Personalmente creo que tiene que haber una catarsis enorme entre los socialistas para que me crea algo de ellos. Creo que se han merecido el varapalo, todos unos por acción y otros por omisión son culpables.
    Regeneración total, mientras no pueden ser creíbles por mi.

    ReplyDelete
  6. Os invito a leer mi opinión sobre el resultado de las últimas elecciones aquí:

    http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2011/05/reflexiones-post-electorales-cuanto-ha.html

    ReplyDelete
  7. Yo milito en el PSC - PSOE de una ciudad al sur de Barcelona, desde hace 8 años y he ido en las lista en puestos no preferentes para estas elecciones municipales. Comencé militando por convicción y afinidad política pero con el tiempo te das cuenta que es un Partido Politico y todos los trapicheos que hay... no me extraña que los ciudadanos critiquen a los políticos y eso que no saben ni la mitad. Igualmente yo siempre creo que es culpa de los ciudadanos que no participan y piden más explicaciones en la politica. Si quieres te puedo hacer un apunte de mi experiencia en estos años en el PSC.

    ReplyDelete
  8. Bievenidos los apuntes y las reflexiones personales.

    ReplyDelete
  9. Un interesante y coincidente artículo de @sevillajordi en El País http://www.elpais.com/articulo/opinion/horas/dificiles/elpepiopi/20110524elpepiopi_11/Tes

    ReplyDelete