Thursday, June 30, 2011

Aulas de corta y pega

Retrasados. Incapaces de navegar y encontrar de forma rápida y eficiente información útil y de calidad. Con baja comprensión y habilidad lectora. Perdidos en el ciberespacio y condenados al corta y pega. Es el desolador retrato del informe PISA-ERA sobre competencias digitales de los alumnos de 15 años. 0tra vez relegados a los pupitres del fondo entre países de la OCDE, como en lectura, matemáticas o ciencias. Un país sin nativos digitales. No formamos ciudadanos libres y críticos, sino clientes hiperconsumistas condenados a perder el tiempo, a consumir mucho, y a producir y pensar poco. Maldición de nuevos ricos.

Leer el informe es hundirse en la pintura negra de un país que grita muerte a la inteligencia y que inventen ellos. Pero esta falta de habilidades en los jóvenes, fuente de futuro, competitividad y el bienestar de mañana no ocupó una línea en el debate del Estado de la Nación. Los políticos se relamen en discursos y acusaciones mientras los padres afrontamos con más preocupación las vacaciones.

La educación muestra que no enseñamos a leer, a comprender, a navegar y a compartir. Falta inteligencia útil y crítica, y se pierde tiempo en la confusión.

La educación sigue sin ser prioridad excepto para luchas ideológicas y religiosas. Los maestros tienen escasa formación permanente, poco estímulo, bajos salarios y peor consideración social. Sólo una comunidad de entusiastas lucha contra el desencanto en las aulas de un país desagradecido. Dijo John Dewey, pedagogo y precursor 2.0, que la tecnología marca las fronteras del conocimiento y la democracia, y que enseñar a estudiantes de hoy como a los de ayer es privarles de mañana. Criamos ciudadanos de fronteras pequeñas y futuro corto. Un crimen contra las nuevas generaciones.

El Ministerio confía en los ordenadores de Escuela 2.0 para atajar brecha con el tecnodeterminismo de quienes padecen también las carencias reveladas en el informe. No son las máquinas, sino las destrezas y el cambio cultural lo que asegurará el futuro. Los expertos no dejan de proclamarlo, pero los despachos ministeriales padecen sordera del siglo XIX.

Columna en los diarios de Vocento

8 comments:

  1. Excelente articulo Resalto: La educación muestra que no enseñamos a leer, a comprender, a navegar y a compartir. Falta inteligencia útil y crítica, y se pierde tiempo en la confusión. 

    ReplyDelete
  2. Se sigue formando a gente en la cultura del cortar/pegar además, y se pierde de foco el pensamiento crítico y la construcción del saber. Ahora el gobierno dota de nuevas PCs a las escuelas, pero sólo serviran para replicar el modelo actual.

    ReplyDelete
  3. Ya es triste que el nivel académico del alumno se limite al corta y pega. Pero más sorprendente y triste es que todo un periodista (eso dice él) publique un artículo plagiado de un trabajo de un estudiante de 4º de la ESO.

    Ver en: http://www.revistatara.com/modules.php?name=News&file=article&sid=20483

    ReplyDelete
  4. No creo que sea solamente cuestión de la escuela, sino que la escuela es el espejo de algo mayor. O la punta del iceberg. Cualquier persona que haya tenido contacto con niños y adolescentes en los últimos cinco años ha notado lo que esta encuesta revela. Hay libros que han tocado el tema. Al igual que la grave crisis que atraviesan Italia y España: la gente ya lo sabía. Y por aquí empieza parte de la supuesta revolución de los periódicos y de los medios de comunicación: han perdido contacto con la realidad. Son como esos chicos que veo en el tren al que me subo cada día para ir a trabajar. Se suben, se sientan, abren su bandolera, sacan la la psp y se ponen a jugar. A veces sueltan un "oh, mira esto" o un codazo en su lugar. Mi trayecto dura 47 minutos y no los veo ni hablar ni enterarse de lo que sucede a su alrededor, parece que haya que gritarles o sacudirlos para que "despierten". Me pregunto cómo verán ellos a los indignados, fenómeno exclusivamente urbano, en los pueblos no son ni considerados. Éstos me hacen recordar a los últimos indignados que tuvimos en la historia allá por mayo del 68. Yo no estaba por allí, pero vi las fotos y la implicación social. Me lo contó la prensa que estaba cerca de la gente cuando no hacían falta los blogs.
    Hoy en día basta ser famoso para opinar, no es necesario contrarrestar y contrastar la información, cualquiera puede escribir algo sobre un blog con múltiples errores de ortografía y de información (basta ver los de la famosa cadena de Weblogs SL). ¿Para qué preocuparse si cualquiera puede hacerlo? Quizás la pregunta sea porqué en otros países la formación es más crítica (países anglosajones) si bien se dan los mismos fenómenos que por aquí en las tierras latinas. La escuela en tales países promueven la interacción y la participación de los laumnos, algo que no ocurre aquí donde siempre hemos tenido que escuchar al profe y no preguntar para no ser los molestos de turno. Muchas cosas se unen para la situación actual. No sé... pero cuando veo que ya desde los últimos años de la primaria un chico o una chica no son capaces de contar lo que han leído (los que leen que son los menos pese a Harry Potter), yo me imagino una futuro de ciencia ficción ya anunciado en la gran película Alphaville de Godard en las que las palabras se van desterrando y los argumentos son puramente formales y sin contenido. Me imagino una generación sin empatía por falta de imaginación y perfectamente maleables por cualquier poder que utilice los medios visuales. Y me da miedo.

    ReplyDelete