Friday, June 03, 2011

La burbuja de la TDT pincha

El sueño de la TDT se marchita. Tras el deceso de CNN+, Veo 7 pone la pausa y suprime informativos para ocupar el canal con el mínimo coste. No serán las últimas víctimas de un mercado de televisión insostenible.
La abundancia de la TDT, con más de un millar de licencias en todo el territorio y una treintena en abierto por demarcación, no tiene quien la financie. El encendido digital ha intentado convertir en gratis lo que en otros países es televisión de pago. Una burbuja digital tan anunciada como la del ladrillo, pero que nadie ha querido evitar.
La voracidad de los grupos de prensa por convertirse en multimedia pone en apuros a Unidad Editorial y otras cadenas de bajo coste y tertulias omnipresentes.
La audiencia no responde y se consolida la vieja concentración: Telecinco fagocita a Sogecable para dominar la mitad del mercado, acompañada de lejos por Antena 3 y La Sexta si consigue resistir la presión de los derechos del fútbol.
Junto a ellas, las autonómicas hasta que no se decida su privatización o el fin de su publicidad, como en RTVE.

Artículo completo en Estrella Digital

6 comments:

  1. La famosísisma transición de España a la TDT, que se nos ha vendido como un logro que nos situaba a la vanguardia de Europa. No discuto el logro técnico (aunque, por cierto, es discutible al seguir existiendo partes del territorio con cobertura deficiente o nula), discuto lo que ha supuesto en término de pluralidad, de más y mejor oferta.

    El cierre de CNN+ y su sustitución por un GH 24h fue el máximo exponente de lo que ha supuesto el modelo: un fracaso en términos económicos y de contenido. Todo el dinero público destinado a la instauración de esta TDT podía haberse destinado a dinamizar otros sectores que contribuyeran de una manera más eficiente a reducir la brecha digital y a acercarnos a la vanguardia TIC en Europa, ¿no?

    ReplyDelete
  2. El panorama no se muestra muy animado. Lo cierto es que, a nivel personal, pienso que las cadenas de televisión han entrado en una terrible decadencia de la que sólo unas pocas podrán salir, y ya no sólo estoy hablando a nivel económico. Me temo que Telecinco nunca más saldrá del terrible peso de las porteras y marujas que rigen sus programaciones.
    Saludos.

    ReplyDelete
  3. La TDT se justificó con: más oferta, mejor calidad de recepción e interactividad. A cambio, los consumidores pusieron la mayor parte de los 12.000 millones de euros “movilizados” (Industria dixit) en el proceso, en forma de renovación de sus receptores y adaptación de sus antenas.
    Finalizado el proceso: la interactividad en la TV brilla por su ausencia (cuestión de estándar), la mayor oferta se volatiliza a pasos agigantados y la calidad…
    Eso sí, a los consumidores nos han vuelto a meter la mano en el bolsillo y el Estado tiene a cambio sustanciosos anchos de banda para seguir mercadeando.
    Por cierto, ¡a ver cómo se consigue renovar de nuevo el parque de receptores para la televisión conectada, regada como está España de aparatos razonablemente nuevos!.

    ReplyDelete
  4. Juan, unas preguntas. ¿Estamos seguros de que los grandes grupos de comunicación entendieron de verdad lo que es multimedia y lo que ello implica? ¿Estamos seguros de sabían lo que hacían al dar el salto? ¿Esto que les pasa no puede ser un síntoma de lo poco que han comprendido el reto que supone la tecnología? ¿Y si el pinchazo de la TDT es el prólogo de algo peor y mucho más gordo? Porque si no han sabido entender lo que era una tecnología que ya está casi rebasada, ponernos a hablar, por ejemplo, de convergencia TV-Internet ya es como ciencia ficción...

    ReplyDelete
  5. La verdad,se veía venir.Todos los grupos de comunicación creían poder tener su pedacito de TDT y se ha visto que no es tan fácil.Quisimos ser los más modernos,dejándonos la pasta en el proceso y ya se ve el resultado:CADA VEZ MENOS VARIEDAD Y CALIDAD.Y lo de la Sexta no lo veo claro:para mí que Mediapro la acabará vendiendo por sus deudas por la guerra del fútbol.

    ReplyDelete
  6. esta vorágine se veía venir, ya que el mercado no está por la calidad e impera la vulgaridad y claro está no para tanto

    ReplyDelete